15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal https://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2022-05-12
657 Views

Alfaro, en declive

ALFARO PRETENDIÓ POSICIONARSE COMO UNO DE LOS LÍDERES POLÍTICOS MÁS VISIBLES DE LA OPOSICIÓN AL PROYECTO DE LA CUARTA TRANSFORMACIÓN...

No puede ser coincidencia que tres encuestas sobre popularidad de gobernadores de México, coloquen a Enrique Alfaro Ramírez entre los mandatarios con menos tasas de aprobación de todo el país. El gobernador que llegó al Poder Ejecutivo de Jalisco postulado por el partido Movimiento Ciudadano (MC) aparece entre los diez mandatarios con menos aprobación de sus gobernados.

De las tres encuestas, el mejor lugar para Enrique Alfaro lo conceder la revista C&E (Campaigns & Elections México) donde aparece en el número 22 de entre los 32 gobernadores del país, con 48 por ciento de aprobación.

La medición de popularidad de Consulta Mitofsky de Roy Campos, concede a Alfaro el lugar 27 con 40.4 de aprobación y empatado con Miguel Barbosa, gobernador de Puebla del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena).

Por su parte, El Financiero Bloomberg presentó el 11 de mayo su ranking de gobernadores y Alfaro aparece hasta el fondo en el lugar 30 con 35 por ciento de aprobación. Debajo del mandatario de Jalisco aparecen Cuauhtémoc Blanco (Partido Encuentro Social) de Morelos con 30 por ciento de aprobación y al fondo David Monreal (Morena) con 28 por ciento.

En los tres estudios sobre popularidad de gobernadores aparece Mauricio Vila, gobernador de Yucatán del Partido Acción Nacional (PAN) entre los primeros lugares. Tanto en la encuesta de C&E y de El Financiero Bloomberg, el panista Vila ocupa el primer lugar y en la encuesta de Consulta Mitofsky, aparece en el segundo sitio, debajo de Miguel Riquelme, gobernador priista de Coahuila. Los otros mandatarios mejor posicionados son Rubén Rocha de Sinaloa de Morena y el panista Mauricio Kuri, mandatario de Querétaro.

Como sea, Alfaro está muy lejos de esos primeros lugares donde los gobernadores aparecen con aprobación de dos tercios de los encuestados. Alfaro obtiene entre 48 por ciento (C&E) hasta 35 por ciento (El Financiero), es decir, con la aprobación de menos de la mitad o hasta un tercio de los gobernados.

Estos indicadores revelan un declive político del gobernador de Jalisco, pues al empezar su administración tenía mayores tasas de aprobación e incluso al comenzar la pandemia, llegó a aumentar sus niveles de popularidad gracias a las medidas anunciadas para enfrentar la contingencia en el estado. Pero ese bono de uso político de las medidas sanitarias ha pasado y ahora está en el grupo de mandatarios estatales con menores niveles de popularidad.

En abril de 2021 Enrique Alfaro tenía 48.2 por ciento de aprobación en la encuesta de Consulta Mitofsky, y aparecía en el lugar 15 de 32 gobernadores del país; desde entonces ha descendido 12 puestos en el listado nacional de mandatarios mejor aprobados.

ESTE DECLIVE, COMO CABE ESPERAR, TIENE CONSECUENCIAS PARA LAS ASPIRACIONES Y EL PROYECTO POLÍTICO QUE ENRIQUE ALFARO SE HABÍA DISEÑADO PARA ÉL, SU GRUPO CERCANO Y PARA MOVIMIENTO CIUDADANO.

Hay que recordar que al arrancar su administración, Alfaro pretendió posicionarse como uno de los líderes políticos más visibles de la oposición al proyecto de la Cuarta Transformación que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador y para ello utilizó ciertos temas para desmarcarse del gobierno federal y a veces incluso para contrastar su gobierno con el federal. Fue el caso de las medidas para enfrentar la pandemia por Covid.19 y el tema del pacto fiscal que incluyó la apuesta por una consulta popular en Jalisco, que no tuvo mayor relevancia.

La otra estrategia de Enrique Alfaro para convertirse en referente opositor nacional fue la apuesta por la Alianza Federalista que impulsó y que pretendió encabezar junto con otros nueve mandatarios estatales. Hoy sólo cenizas quedan de esas apuestas políticas y a la luz de la relación con el gobierno federal, podría afirmarse que Alfaro perdió su apuesta en la confrontación con López Obrador, pues el presidente aparece con tasas de aprobación más alta que el gobernador de Jalisco, en el país y en el estado.

Las estrategias equivocadas o derrotadas para intentar posicionarse como figura unificadora de la oposición a la Cuarta Transformación, la derrota de su proyecto político para Refundar la vida pública de Jalisco y los enormes pasivos sociales, políticos y económicos que su gobierno ha dejado a la sociedad de Jalisco explican el declive político de Enrique Alfaro, como demuestran las encuestas citadas. Y esto hace que su aspiración para convertirse en candidato presidencial o en un factor que influya decisivamente en la sucesión presidencial como ha declarado, estén más lejos que nunca. Alfaro es un proyecto político en declive.

Periodista independiente. Conductor de @CosaPublica2 en @RadioUdeG. Al pendiente de las resistencias vs el despojo y las luchas sociales