15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal https://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2022-02-17
1080 Views

Guadalajara y el peso del narco

HASTA AHORA NO HAY UN ESTUDIO QUE ANALICE Y PONGA EN PERSPECTIVA EL PAPEL Y LA IMPORTANCIA QUE EL NARCOTRÁFICO HA TENIDO EN LA HISTÓRIA DE LA CIUDAD EN LOS PASADOS CINCUENTA AÑOS...

Ahora que Guadalajara cumplió 480 años de su fundación y se acerca al medio milenio de creada, seguramente aumentarán los estudios historiográficos sobre el origen y evolución del asentamiento que se ha convertido en el nodo de acumulación de capital del Occidente, antes colonial, y ahora mexicano.

Guadalajara y su región han sido estudiadas amplia y consistentemente por historiadores, humanistas y científicos sociales tanto mexicanos como extranjeros. No está de más recordar que varios académicos foráneos se han especializado en el estudio de Guadalajara y su región como el historiador estadounidense Eric Van Young, y otros que deben su fama académica a estudios regionales como Jean Meyer con su monumental estudio sobre la Guerra Cristera que tuvo su epicentro en Jalisco. 

Guadalajara y su región tienen estudios de casi todos sus principales conflictos o aspectos sociales, desde el geográfico, poblacional, sanitario, cultural, sindical, feminista, y por supuesto el político por señalar algunos de las esferas más relevantes de la vida social de la región.

 

Pero hasta ahora no hay un estudio histórico, sociológico, económico, cultural o antropológico de profundidad que analice y ponga en perspectiva el papel y la importancia que el narcotráfico ha tenido en la historia de la ciudad en los pasados 50 años. Y sin duda hace falta pues no podemos pasar por alto que Guadalajara ha sido capital de varias organizaciones criminales que acumulan capital mediante sus actividades consideradas ilegales. 

El papel que el narcotráfico ha jugado en la vida económica, política y cultural de Guadalajara lo conocemos a partir de la nota roja o policiales de los medios de información locales, por versiones parciales e incompletas de los gobiernos, por narcocorridos, por chimes y leyendas urbanas, o recientemente por series producidas y alojadas en sitios de streaming como Netflix. Pero todas estas fuentes son incompletas e imparciales para admitir el peso que las actividades que conlleva una práctica social como el narcotráfico tienen tanto en las esferas económicas, sociales y políticas.

LOS RELATOS INCOMPLETOS QUE TENEMOS DEL NARCOTRÁFICO EN GUADALAJARA NOS INDICAN QUE ESTA CIUDAD HA SIDO LA SEDE O LA CAPITAL DE LAS PRINCIPALES ORGANIZACIONES DEL NARCOTRÁFICO EN MÉXICO

El relato incompleto y parcial que tenemos de la presencia del narco en Guadalajara, nos dice que esta ciudad se convirtió tanto en el epicentro de esta actividad del capitalismo ilegal, como santuario de las familias que dirigían esa actividad a mediados de la década de 1970, cuando el gobierno del presidente Luis Echeverría Álvarez lanzó el operativo Cóndor en Sinaloa. Los capos, que todavía no eran llamados así de este negocio, se trasladaron a Guadalajara y aparentemente acordaron que se podían matar entre ellos, pero no tocar a sus familias. 

Fue el tiempo del que a posteriori se identificó como el Cártel de Guadalajara, liderado por Miguel Ángel Félix Gallardo y tenía como subalternos cercanos a Ernesto “Don Neto” Fonseca y al carismático Rafael Caro Quintero, liberado de prisión en 2013 y buscado nuevamente por Estados Unidos acusado del asesinato de Enrique Camarena, agente de la DEA, en febrero de 1985. 

Tras este episodio el Cártel de Guadalajara fue perseguido y sus líderes encarcelados. Los relatos nos dicen que entonces ganó peso lo que posteriormente se denominó como Cártel de Sinaloa. El representante de ese consorcio económico-criminal en Jalisco era Ignacio Coronel, muerto en un operativo militar en julio de 2010 en Zapopan.

Tras la muerte de Nacho Coronel, dos brazos de este grupo se disputaron la plaza hasta que nació y se consolidó el Cartel Jalisco Nueva Generación, dirigido por Nemesio Oceguera Cervantes hace una década. Desde entonces este consorcio económico-criminal controla los negocios del narcotráfico en el estado, y se considera que es el de mayor crecimiento en México y en varios países del mundo. 

­­ EL NARCOTRÁFICO ES EN LOS PASADOS CINCUENTA AÑOS UNA DE LAS PRINCIPALES DINÁMICAS DE ACUMULACIÓN DE CAPITAL EN GUADALAJARA Y EN EL ESTADO

Los relatos incompletos que tenemos del narcotráfico en Guadalajara nos indican que esta ciudad ha sido la sede o la capital de las principales organizaciones del narcotráfico en México.

¿Qué consecuencias tiene esta evidencia para la historia de la ciudad? Algunas de la mayor relevancia. Que estas organizaciones llamadas cárteles u organizaciones del crimen organizado, son en realidad empresas orientadas a conseguir ganancias (como todas las empresas) pero a partir de actividades calificadas por el Estado de ilegales. Las principales actividades que les generan ingresos económicos son el tráfico de drogas, armas, personas, y las extorsiones, todas evidentemente calificadas de ilegales. Pero la ilegalidad de estas actividades no impide que las organizaciones que llevan a cabo estas actividades sean algunas de las empresas con mayores ganancias y empleadores de Guadalajara y su región. 

Si bien los ingresos económicos que obtiene el narcotráfico son considerados ilegales, mediante distintos movimientos financieros logran lavar sus capitales y así ingresarlos a la economía formal. Con esto podemos admitir que el narcotráfico es en los pasados 50 años una de las principales dinámicas de acumulación de capital en Guadalajara y en el estado, junto a las actividades inmobiliarias, industriales orientadas a la exportación (maquila e industria electrónica), así como las actividades agro-ganaderas, especialmente los monocultivos como el agave, aguacate y caña de azúcar. 

A la vez, debemos admitir que el enorme peso económico que obtienen estas organizaciones criminales les da un enorme peso político, biopolítico o necropolítico: en la mayoría de los municipios de Jalisco es el narcotráfico el que decide quién vive y quien muere. 

La enorme acumulación de capital y de decisión necropolítica le da al narcotráfico un peso político que, obviamente, no es ignorado por los actores legales del sistema político: partidos, clase política y gobernantes. Llegado a este punto, es necesario reconocer que las organizaciones del narcotráfico han sido actores centrales de la política en Guadalajara en los pasados 50 años. 

Los jefes del narcotráfico han pagado innumerables campañas y, mejor aún, han engordado los bolsillos y cuentas bancarias de una larga lista de profesionales de la clase política. A estas alturas del partido es necesario admitir que el narcotráfico en Jalisco ha formado parte del bloque en el poder estatal.

Como se sabe, este negocio del capitalismo ilegal necesita y usa la violencia como dispositivo para afirmar su control monopólico de mercado o control territorial. Y esta es, sin duda, la consecuencia más nefasta del narcotráfico en Guadalajara y en su región. El uso consustancial de la violencia organizada por parte de los cárteles ha convertido a Jalisco en el epicentro de guerra informal que vive el país, con sus caras más dolorosas y dañinas como son las masacres, asesinatos, desapariciones forzadas, desmembramiento o disolución de cuerpos entre otros dispositivos violentos. 

El asentamiento del narcotráfico en Guadalajara ha dejado más consecuencias que una dictadura como la de Chile que dejó 3,000 desaparecidos cuando en Jalisco estamos a punto de registrar 16 mil desapariciones. 

Este breve recuento devela la importancia del narcotráfico como un actor de relevancia en los pasados 50 años de Guadalajara, pero a la vez como la clase empresarial y la clase política se han beneficiado de sus actividades y, por lo tanto, la han tolerado y protegido mediante la impunidad. El resultado está a la vista: la conjunción de los intereses económicos y políticos y criminales han convertido a Guadalajara en el epicentro de la guerra informal que vive México.

Periodista independiente. Conductor de @CosaPublica2 en @RadioUdeG. Al pendiente de las resistencias vs el despojo y las luchas sociales