15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal https://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2021-11-02
1303 Views

Manoseo electoral en Tlaquepaque

LOS MAGISTRADOS PARECEN TENER YA UN FRENTE BIEN DEFINIDO EN EL TEMA TLAQUEPAQUE, LO QUE CONTRARÍA Y PONE EN DUDA LA CALIDAD DE IMPARCIALIDAD...

{«source»:»other»,»uid»:»9833BF6B-0C7A-4A0D-A8FF-AB2943C143C6_1635869537984″,»origin»:»gallery»,»fte_sources»:[],»used_premium_tools»:false,»used_sources»:»{«version»:1,»sources»:[]}»,»premium_sources»:[],»is_remix»:false}

La relevancia que ha cobrado el tema de las elecciones extraordinarias en Tlaquepaque permitirá, en muchas formas, que el próximo 21 de noviembre muchos ojos se enfoquen para vigilar la honestidad o las posibles trampas en las que se incurra durante el proceso del que saldrá, ahora sí, el próximo presidente municipal de ese municipio, el cuarto más poblado de Jalisco.

Eso por un lado garantizará que las movilizaciones de funcionarios públicos en horarios laborales y los cuantiosos recursos que se movieron a favor de Citlalli Amaya, de MC, con todo el aparato oficial apoyando su campaña, puedan ser ahora fácilmente detectados ante el amplio número de observadores que estarán buscando el prietito en el arroz.

También por supuesto permitirá que la fiscalización no sólo sea para Amaya, sino también para los otros candidatos incluido el propio Beto Maldonado, quien como representante de Morena fue el artífice de las impugnaciones, primero contra la burda intervención del cardenal Juan Sandoval Íñiguez violando no sólo el estado laico sino la veda electoral y después contra el atropello gestado desde el Congreso del Estado para, bajo pretextos más que argumentos, emitir una convocatoria dictada desde la cúpula del poder estatal para que sólo pudieran competir mujeres.

Maldonado se registró como candidato minutos antes del límite legal la noche del domingo confiando en que su impugnación iba a prosperar ante el máximo tribunal electoral del país, como finalmente sucedió. Y mientras tecleo sigue abierto el registro, ampliado por el Instituto Electoral hasta la medianoche de este lunes por si algún otro partido desea aprovechar que también puede inscribir un candidato varón.

En su resolución, los magistrados que votaron a favor de la impugnación promovida por Morena consideraron que entre las facultades del Congreso de Jalisco no estaba la de modificar una convocatoria previa, ni se justificaba bajo el argumento de medida afirmativa a favor del género, sino que permitía que candidatas que ya habían participado tuvieran clara ventaja ante otras que apenas se registrarían y por tanto serían menos conocidas entre el electorado.

Por cierto la decisión de los magistrados de la sala superior del TEPJF para permitir la participación de candidatos hombres es exactamente la misma, con los mismos votos y los mismos votantes a favor y en contra, que la que se tomó el 30 de septiembre cuando se anuló la elección de junio que favoreció, de panzazo, a Citlalli Amaya.

Habría que hacer hincapié en el sentido del voto, no tanto de las argumentaciones, porque es muy notorio que los magistrados parecen tener ya un frente bien definido en el tema Tlaquepaque, lo que contraría y pone en duda la calidad de imparcialidad que se le debe atribuir a quienes imparten justicia, en este caso electoral.

Y si no recordemos que el 30 de septiembre la más activa para impedir la anulación de las elecciones fue la magistrada Mónica Arali Soto. Y este 1 de noviembre, Soto fue la ponente que buscó avalar la restricción, usando hora y media de la sesión para -con apoyo hasta de imágenes, mapas y gráficos- exponer sus razonamientos respecto a por qué se debía impedir la participación de hombres en las extraordinarias por razones, dijo, de equidad de género.

A su ponencia se unieron Indalfer Infante y José Luis Vargas, quienes el 30 de septiembre también votaron contra la anulación de las elecciones señalando que la intervención del cardenal Sandoval, pese a violar el estado laico, no podía ligarse a Tlaquepaque ni a Morena, sin tomar en cuenta que el purpurado vive en la casona con alberca climatizada y animales exóticos a dos cuadras de la presidencia de ese municipio y que su arenga fue en época de veda electoral, haciendo un llamado para no votar por “el partido en el poder” ya que eso, dijo, llevaría al país a una dictadura de izquierda.

A favor de la impugnación de Maldonado y Morena votaron tanto el 30 de septiembre como el 1 de noviembre el magistrado presidente Reyes Rodríguez, Felipe de la Mata, Felipe Alfredo Fuentes Barrera y Janine M. Otálora.

Reyes Rodríguez dijo que en materia electoral se tiene que buscar el equilibrio entre la perspectiva de género promovida y la integridad electoral, ya que avalar la participación exclusiva a mujeres permitiría que algunas -como Amaya- que ya hicieron campaña para las elecciones de junio, ahora tuvieran ventaja porque los partidos que postularon antes a hombres ahora tendrían que inscribir mujeres y por tanto “no todos los contendientes iniciarían en el kilómetro cero”.

Fuentes Barrera dijo que votó en contra porque “existe una vinculación” entre la elección ordinaria y la extraordinaria, y aseguró que el Congreso jalisciense se extralimitó en sus atribuciones al modificar la convocatoria electoral. 

Más clara fue la magistrada Otálora, quien dijo que los diputados jaliscienses alfaristas excedieron sus atribuciones porque dentro de estas “no se encuentra la de alterar los procedimientos y formalidades” previos, también porque constitucional y legalmente “las únicas personas que no pueden participar en una elección extraordinaria son aquellas que fueron sancionadas” y que avalar que sólo compitan mujeres “altera la posibilidad de que en la elección extraordinaria se den las mismas condiciones de competencia que se presentaron en la elección ordinaria”.

Lo que queda en evidencia es el manoseo electoral de Tlaquepaque, el cual es de tal magnitud que hasta el magistrado José Luis Vargas, durante la sesión en que se dio piso a la convocatoria restrictiva, reconoció en una de sus intervenciones que “algo pasa en Tlaquepaque en la forma en que este asunto se está tratando”.
   
Pero también queda el voto ciudadano, ese que ojalá sin alteraciones ni intervenciones, sea el que defina finalmente quién gobernará un municipio que es un caos en servicios públicos, en feminicidios y en seguridad.
Periodista con experiencia en prensa escrita, radio y televisión. Corresponsal en Jalisco del diario La Jornada