15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal https://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2021-09-18
970 Views

El PAN y el VOX: la pelea por la batalla cultural en México

EN EL CASO MEXICANO, SABEMOS QUE LOS EJES DERECHA-IZQUIERDA, ESTÁN DIFUMINADOS, Y LO QUE IMPERA ES UNA DIFERENCIACIÓN ENTRE CONTINUIDAD Y CAMBIO...

La invitación al líder de la extrema derecha española, Santiago Abascal, por parte de algunos senadores del PAN a nuestro país es un episodio significativo. Y ahora que el agua removida se asentó, podemos analizar los motivos de la visita. Aunque la intención oficial de la reunión se enmarcó en la Firma de “La Carta de Madrid”, para “frenar el avance del comunismo” a ambos lados del Atlántico, la intención tiene otros tonos además del azul. Y esta es: posicionarse en la batalla cultural.

La carta impulsada por Abascal, es un documento nutrido por el ideario del partido político VOX. Conocido por abanderar un conservadurismo rabioso en contra de la inmigración, el aborto y el matrimonio igualitario.

La presencia de Abascal provocó divisiones tajantes, incluso la dirigencia del panismo se deslindó de la firma de sus senadores, argumentando que su socio institucional en España es el Partido Popular (PP) y no VOX.

Para entender la aparición de VOX en terreno mexicano, hay que partir de la definición misma de la agrupación.

Generalmente, se les califica como fascistas o neofascistas. Sin embargo, su talante es posfascista. Lo distintivo de este, como ha mostrado el historiador italiano Enzo Traverso, consiste en la revitalización de los valores fascistas, pero adaptados al marco formal de la democracia representativa liberal.

El efecto de adaptar los valores fascistas, como hace ver el profesor en teoría política, Javier Franzé, no consiste en terminar con la existencia de la democracia, como pretendía el fascismo europeo, sino que obliga a la democracia a mostrar sus costuras y debilitar su superioridad ético-política, en relación con otros órdenes, como los autoritarismos o totalitarismos.

La estrategia posfascista de VOX no beneficia al PAN. Y esto no va simplemente de reavivar el discurso embalsamado de la guerra fría. Tampoco se trata de sólo invocar al fantasma comunista en la arena pública, como hizo Gilberto Lozano, líder de FRENA.  

La asistencia de Abascal a nuestro país apunta a ocupar espacio en la batalla cultural de Iberoamérica, o la Iberoesfera, como ha comenzado a referirle VOX en su discurso. El nombre lo han estado impulsando desde el 12 de octubre de 2020, con el lanzamiento del periódico digital La Gaceta de la Iberosfera. La gaceta es un producto de la fundación Disenso  (un ‘think thank’ del grupo VOX), y tuvo un gesto claro con el día de su divulgación, un simbolismo que enmarca su perspectiva colonial sobre Latinoamérica, bajo la noción del “día de la Hispanidad”.

Basta recordar el tweet del pasado 13 de agosto de 2021 para capturar su visión de España y de nuestra región. Ahí decían: “Tal día como hoy de hace 500 años, una tropa de españoles encabezada por Hernán Cortés y aliados nativos consiguieron la rendición de Tenochtitlán. España logró liberar a millones de personas del régimen sanguinario y de terror de los aztecas. Orgullosos de nuestra Historia 💪🇪🇸”

La batalla cultural, es una disputa por construir verdad desde ciertos valores. Esto lo entiende VOX y a eso apelan. En su congreso, es común escucharles hacer referencia a gobiernos latinoamericanos usando expresiones como: narcodictadura, filodictadura o narcosocialismo. Estos calificativos forman parte del glosario para atacar al gobierno de coalición entre el Partido Socialista Obrero Español (PSOE), junto a UNIDAS PODEMOS, a quienes no han cesado de asociar con el chavismo.

La estrategia de ubicar personajes o gobiernos con relación al chavismo, funciona a la manera en que, en su momento, se utilizó al comunismo,. Esta equiparación se ha vuelto muy rentable para desacreditar figuras potentes de la izquierda. Pero, ¿qué representa esta iniciativa para la región y particularmente al contexto mexicano?

La reunión del VOX con el PAN.

En el caso mexicano, sabemos que los ejes derecha-izquierda, están difuminados, y lo que impera es una diferenciación entre continuidad y cambio. De ahí que la posibilidad de adjetivar al país dentro del pantanoso terreno del comunismo en lo local, sea infructuosa. Aunque, para la batalla cultural, necesitan establecer interlocutores de relevancia, como es el caso del presidente de México, y eso puede ser un primer paso.

Es posible que el enfoque futuro apunte a golpear la moral política encarnada en AMLO, como en su momento pasó con personajes como: Rafael Correa en Ecuador, Lula da Silva en Brasil, los Kirchner en Argentina y Evo Morales en Bolivia.

La batalla cultural que pretende la construcción de la “Iberoesfera”, al enfrentarse con las izquierdas latinoamericanas, no se reduce a la activación de ciertos conceptos, como es el caso del comunismo, sino a ser reconocidos y alcanzar el estatus de adversario. En pocas palabras, que la frontera de lo político se marque con relación a ellos, para que sus valores antidemocráticos puedan colarse en las democracias, y de no hacerlo, denunciar la intolerancia hacia su modo de existir.

 

Sigue a Roberto Partida en Twitter 👉🏼 @Roberttpa

Corresponsal Madrid, España. Maestro en Ciencia Política por la UdeG y doctorante en Ciencias Políticas y de la Administración y Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid.