15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal https://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2021-09-17
641 Views

El PAN, un partido de derecha

EN LOS HECHOS, EL PAN HACE UNA POLÍTICA BASADA EN EL ANTAGONISMO A LÓPEZ OBRADOR...

El 14 de septiembre el Partido Acción Nacional (PAN) cumplió 82 años de fundación. Su nacimiento, en 1939, ocurre en un contexto en el que diversas corrientes conservadoras y liberales se mostraban preocupadas por la radicalización del gobierno de Lázaro Cárdenas, uno de los gobiernos posrevolucionarios que más se apoyó en las masas populares. Desde su nacimiento, dos corrientes han coincido al interior de Acción Nacional: una corriente liberal y otra corriente más conservadora, procatólica y en ocasiones francamente derechista.

Acción Nacional fue durante varias décadas, el único partido legalizado realmente opositor al Partido Revolucionario Institucional (PRI), que entonces controlaba todos los puestos públicos del país, controlaba a amplias masas de votantes a través de los sectores corporativos y que cuando todo fallaba, echaba mano de su control del proceso electoral para hacer fraude y violentar la voluntad popular.

Si bien había otros partidos opositores al PRI, como el Partido Comunista Mexicano (PCM), este no tuvo registro legal sino hasta después de la reforma política que impulsó Jesús Reyes Heroles en 1978.

Había otros partidos registrados en México, como el Partido Popular Socialista (PPS) o el Partido Auténtico de la Revolución Mexicana (PARM) pero siempre fueron satélites del PRI. De este modo, durante varias décadas el único espacio de oposición real al PRI, en la política electoral, lo jugaba Acción Nacional.

En esas décadas se consolidó como un partido con una sólida formación ideológica a sus militantes y que participaban políticamente por convicciones y por un proyecto político para la nación (o el municipio o estado) y no para buscar un sueldo, o una chamba o un contrato de obra pública. Miles de panistas se formaron y actuaron por convicción y no por conveniencia. Una prueba de ello es que durante muchos año el PAN renunció al subsidio público que daba el gobierno federal para el mantenimiento de las actividades partidarias.

Como les ocurre a todos los partidos cuando llegan al poder, el PAN se transformó de esa organización política, con militantes formados y que luchaban por convicción, en una organización para buscar sueldos, chambas, contratos y en no pocas ocasiones, la oportunidad para robar del erario. Los panistas se convirtieron en todo lo que luchaban contra los gobiernos del PRI.

UNA RADIOGRAFÍA EN LO QUE SE CONVIRTIÓ EL PANISMO SE PUDO OBSERVAR MUY RÁPIDAMENTE EN JALISCO.

Tras ganar las elecciones por la gubernatura en 1995, los panistas pasaron de ganar asambleas por proferir el mejor discurso político, a ganar asambleas gracias a la compra de votos de delegados que hacían los candidatos en turno.

Más allá de esos cambios pragmáticos, ¿qué es ahora el PAN al adentrarse en su novena década de existencia? ¿qué identidad política e ideológica mantiene esta organización?

Como dije al principio, desde su origen han tratado de converger dos corrientes, una más liberal y tolerante con las creencias ideológicas y otra más conservadora y de derecha. En una fugaz parte de su existencia, una corriente trató de constituir en su interior una corriente de centro-izquierda, pero no prosperó.

Ahora que se ha revelado las preferencias de una corriente panista por posturas de extrema derecha, como se reveló con la invitación al líder del partido derechista español Vox, Santiago Abascal, conviene recordar que desde siempre, las corrientes más derechistas del país han participado y usado a el PAN como su vehículo de hacer política en México.

No está de más recordar que la corriente cristera en la política nacional, los extintos Unión Nacional Sinarquista (UNS) y el Partido Demócrata Mexicano (PDM), se diluyeron de la vida pública y decidieron utilizar al PAN como su canal de participación política. Uno de ellos llegó a ser gobernador de Jalisco: Emilio González Márquez.

Pero unas décadas atrás, desde los años 80’s, una organización ciudadana, financiada por empresarios, se infiltró al PAN. Se trató de la agrupación Desarrollo Humano Integral y Acción Ciudadana (DHIAC) que organizaba cursos y talleres de “resistencias civil” contra la dictadura priista, con tácticas utilizadas por otros movimientos civiles, como los que luchaban contra la dictadura de Marcos en Filipinas y otras partes del mundo. Esos que impartieron cursos contra la “dictadura priista” ahora forman alianza con el PRI.

¿Qué es ahora, entonces el PAN? Luego de su derrota en las elecciones de 2012 y 2018, el panismo es un partido debilitado pero que aspira a convertirse en la organización clave de la oposición a Andrés Manuel López Obrador y el gobierno de la Cuarta Transformación.

Pero, como siempre, los hechos dicen más que las acciones. El PAN pretende venderse como el partido democrático, defensor de las libertades políticas y de mercado y como un partido responsable.

En los hechos, el PAN hace una política basada en el antagonismo e incluso en el odio y desprecio de los seguidores de López Obrador, y para ello han desempolvado su viejo y desgastado discurso anticomunista. En los hechos, el PAN es el partido que acoge a las corrientes conservadoras que se oponen a los derechos conquistados por mujeres, corrientes de la diversidad sexual, contra la explotación y el despojo.

En los hechos, el PAN es un partido de derecha radical, semejante a Vox, que acoge a los provida, católicos recalcitrantes que quieren imponer su visión del mundo a los otros que no piensan como ellos. Esto es el PAN, un partido más cercano a la ultraderecha de México.

Periodista independiente. Conductor de @CosaPublica2 en @RadioUdeG. Al pendiente de las resistencias vs el despojo y las luchas sociales