15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal https://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2021-09-06
372 Views

Covid-19 y sus variantes letales

LOS CASOS DE COVID-19 ESTÁN AUMENTANDO UNA VEZ MÁS EL MUNDO, POR EJEMPLO, EN ESTADOS UNIDOS HAY CERCA DE 100,000 NUEVAS INFECCIONES REPORTADAS DIARIAMENTE...

En muy poco tiempo, la variante Delta del COVID se ha vuelto predominante en diversas partes del mundo. Esto se debe a que las personas infectadas con esta producen una carga viral mil veces mayor que con la cepa del SARS-CoV-2 original, lo que facilita su propagación. 

De acuerdo con los datos disponibles hasta ahora, Delta, la variante identificada por primera vez en India a finales del 2020, cuenta con una mayor transmisibilidad respecto a otras variantes del nuevo coronavirus. 

Para averiguar la razón, investigadores del Centro Provincial de Control y Prevención de Enfermedades de Guangdong en Guangzhou, China, analizaron a 62 personas infectadas con la variante Delta, primeras registradas con esta cepa en dicho país y puestas en cuarentena. 

Los científicos evaluaron la carga viral (una medida de la densidad de las partículas virales en el cuerpo) de los participantes todos los días durante el curso de la infección para ver cómo cambiaba con el tiempo. Luego, compararon los patrones de infección de los participantes con personas que contrajeron la cepa original del SARS-CoV-2. 

Descubrieron que el virus fue detectable en las personas con la variante de Delta cuatro días después de la exposición, en comparación con un promedio de seis días entre las personas contagiadas con la cepa original, lo que sugiere que Delta se replica mucho más rápido. 

Las personas infectadas con Delta también tenían cargas virales hasta mil 260 veces más altas que las de las personas infectadas con la cepa original, de acuerdo con la revista científica Nature. 

Lo anterior significa que dicha variante genera una gran carga de virus en un corto periodo de incubación, por lo que las personas, al tener una gran cantidad de virus en el tracto respiratorio, pueden infectar a más individuos tan solo unos pocos momentos después de haberse infectado. 

Por otro lado, la breve incubación también hace que el rastreo de contactos se vuelva más difícil. 

Los casos de COVID-19 están aumentando una vez más el mundo, para ejemplo basta mencionar que en nuestro vecino país del norte, EE.UU., con cerca de 100,000 nuevas infecciones reportadas diariamente. Este aumento de verano se debe a la nueva cepa del coronavirus. 

Todos los virus mutan, y lo hacen con frecuencia, pero cuando una mutación hace que un virus cambie su comportamiento —tal vez el virus se vuelve más contagioso o más letal que las versiones anteriores— se clasifica como una variante. 

Una cosa que distingue a la variante delta de otras cepas de coronavirus es la velocidad a la que se propaga. En tan solo unos meses, la variante delta pasó de no existir a constituir la gran mayoría (alrededor del 83%) de los nuevos casos de COVID-19, según datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos de América. 

Es un patrón que también se ha desarrollado en otros países, especialmente en India, donde se identificó la variante por primera vez, y en el Reino Unido. “Tan pronto como [la variante delta] llega a un país, comienza una trayectoria ascendente y eventualmente se convierte en el virus dominante, o al menos entre la mayoría de los que circulan en ese país”. “Eso nos dice que hay algo en este virus que hace que se transmita más fácilmente en la población, porque les ha dado ventaja [a otras variantes], y aun así puede alcanzarlas y superarlas en términos de la cantidad de personas infectadas”. 

Algunos informes sugieren que la cepa delta podría causar síntomas diferentes a otras variantes. Un estudio del Reino Unido que rastrea los síntomas de la COVID-19 a través de una aplicación, por ejemplo, informó de un cambio en los síntomas más frecuentes desde que la delta comenzó a dominar. 

Los síntomas similares al resfriado, que incluyen dolor de cabeza, secreción nasal y dolor de garganta, ahora encabezan la lista en el estudio en curso, mientras que los síntomas más tradicionales de la COVID-19 —pérdida del olfato, dificultad para respirar, fiebre y tos persistente— se han reducido desde entonces. Y los médicos en Estados Unidos están notando una tendencia similar, especialmente en áreas que tienen algunas de las tasas más altas de casos de la delta. 

Una posible explicación para el cambio en los síntomas: las personas más jóvenes tienen menos probabilidades de contraer una enfermedad grave a causa de una infección por coronavirus que los adultos mayores.También es menos probable que se vacunen. Alrededor del 80% de las personas de 65 años o más en Estados Unidos están completamente vacunadas, mientras que alrededor del 8% de las personas de 18 a 24 años y alrededor del 20% de las personas de 25 a 39 años están completamente vacunadas. 

LUEGO, ESTÁ EL ASUNTO DE SI EL NUEVO CONJUNTO DE SÍNTOMAS ES «ALGO MÁS INTRÍNSECO A ESTA VARIANTE QUE ESTÁ EN AUMENTO». NO CREO QUE TENGAMOS SUFICIENTE INFORMACIÓN PARA SABER ESO TODAVÍA». 

No hay evidencia sólida que sugiera que la variante delta sea más letal que otras cepas de coronavirus. Algunas investigaciones sugieren que podría ser así, incluido un estudio de Escocia que descubrió que el riesgo de hospitalizaciones relacionadas con la COVID por una infección de delta era casi el doble en comparación con una infección de la variante alfa en individuos no vacunados. Y en Estados Unidos y nuestro país, las hospitalizaciones y las muertes están aumentando en las comunidades no vacunadas, impulsadas en gran medida por la propagación de la variante delta. Aun así, la investigación continúa.  

La variante delta evade un poco la respuesta inmunitaria que se genera tras la vacunación. Pero los expertos dicen que las vacunas autorizadas aún ofrecen un alto nivel de protección contra contra enfermedades graves causadas por la delta y otras variantes que circulan en el país. Hasta ahora, menos del 1% de las personas completamente vacunadas han sido hospitalizadas o han muerto a causa de la COVID-19. 

Señalando algunos estudios en una conferencia de prensa reciente, Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas, dijo que después de ambas dosis, la vacuna ARNm de Pfizer-BioNTech es aproximadamente un 80% eficaz para prevenir una infección de la variante delta, un 88% eficaz para prevenir la enfermedad sintomática y un 96% eficaz para prevenir la hospitalización causada por la variante. Sin embargo, nuevos datos procedentes de Israel muestran unos índices de eficacia más bajos: alrededor de un 64% de protección contra infecciones y un 93% de protección contra enfermedades graves y hospitalizaciones. (La vacuna de Moderna también usa tecnología de ARNm y ha mostrado tasas de eficacia general similares a las de Pfizer-BioNTech en estudios anteriores). 

Johnson & Johnson emitió un comunicado el 1.º de julio señalando que su vacuna de una sola dósis «generó una actividad fuerte y persistente contra la variante delta de rápida propagación y otras variantes virales del SARS-CoV-2 altamente prevalentes». Los estudios que contienen estos datos se están enviando actualmente para su publicación. Horas antes del anuncio de J&J, Fauci dijo que es razonable asumir que la eficacia de la vacuna de J&J está a la par con la de AstraZeneca, que utiliza la misma tecnología de vectores virales. Se ha demostrado que la vacuna de AstraZeneca, cuyo uso no está autorizado en EE.UU., es un 60% eficaz para prevenir la infección y un 92% para prevenir la hospitalización causada por la variante delta. 

Los expertos vigilarán de cerca la potencia y la duración de estas vacunas —especialmente en las poblaciones más vulnerables—. Si bien todavía no se recomienda, a las poblaciones muy vulnerables se les podría pedir que reciban una dosis de refuerzo que consiste en la variante delta o en la próxima variante que surja, solo para asegurarse de que mantengan ese nivel de inmunidad. 

Las investigaciones emergentes demuestran que, aunque todavía son poco comunes, es posible que las personas vacunadas contraigan COVID-19. Y si están infectadas con la variante delta, pueden portar tanto virus como una persona no vacunada. Esta alta carga viral sugiere “un mayor riesgo de transmisión”. Es decir, si bien una persona completamente vacunada con una infección por delta puede no presentar síntomas de enfermedad, podría transmitir el virus a otras, incluidas las poblaciones más vulnerables.  

Un punto clave, dicen los expertos, es prestar atención a lo que está sucediendo en tu zona. Si las tasas de vacunación son altas en el lugar donde te encuentras, el riesgo es menor. Cuanto más te expongas a personas que no están vacunadas, aumenta la posibilidad de infectarte. 

opinion.salcosga@hotmail.com

@salvadorcosio1 

 

Doctor en Derecho y Notario; Analista y Columnista Sociopolítico; Consultor en Admon. y Políticas Publicas; Pdte. de Conciencia Cívica, A.C. y JALISCOenPLENO, A.C.