15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal https://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2021-08-25
593 Views

AMLO y Esquivel, con los guantes puestos

ESTE CONFLICTO ENTRE LÓPEZ OBRADOR Y ESQUIVEL, DEJA EN UNA SITUACIÓN INCÓMODA AL SECRETARIO DE HACIENDA...

Dicen que para que haya pelea se necesitan dos, y lo que prácticamente hizo el subgobernador del Banco de México, (Banxico), Gerardo Esquivel, fue dejar con los guantes puestos a su retador, que resultó ser nada menos que el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien al puro estilo de boxeador bravucón le espetó un golpe bajo antes de subir al ring al calificarlo de “ultra tecnócrata”, pero inteligentemente, o cobardemente, según la óptica, el funcionario atajó el golpe y decidió no subir al cuadrilátero.

El enojo del presidente derivó de un comentario de Esquivel en redes sociales, cuando advirtió que no habría posibilidad alguna de que el gobierno federal dispusiera de las reservas internacionales para el pago de deuda pública como es la intención de López Obrador.

«Los derechos especiales de giro (DEGs) no son una moneda, son un activo de reserva internacional. En México, por mandato de ley, los activos de reserva internacional no se pueden usar para pagar deuda”, escribió en Twitter el 11 de agosto pasado.

El mensaje desde el Banco Central fue muy claro para el Presidente Andrés Manuel López Obrador: las reservas internacionales no pueden ser tocadas para el uso de la deuda pública, luego de que ese mismo día en la conferencia matutina se deslizara la posibilidad de usar recursos del Fondo Monetario Internacional FMI que se destinan originalmente para estas reservas.

Una semana después, el miércoles 18, durante la conferencia Mañanera, el presidente no pudo ni quiso contener su furia y arremetió en contra del mencionado especialista al que calificó de “ultra tecnócrata”, por no querer que se toquen las reservas.

«Estos economistas están formados en escuelas en donde les enseñan a proteger a grupos de intereses, en este caso, a financieros». Sobre Esquivel, que originalmente fue propuesto para ser el subsecretario de Hacienda de este gobierno, refirió: «Ya se volvió ultra tecnócrata», refiriéndose a su dicho de que no se puede lo planteado. «¡No se puede porque no se quiere!», criticó.

En ese sentido adelantó que se haría un planteamiento formal a Banxico para que «se beneficie la Hacienda Pública y se beneficie al pueblo». Y amplió el llamado a su interior: «No deben de olvidar los del Banco de México, que son servidores públicos, que eso que se atesora en Banxico es dinero del pueblo y de la nación».

El argumento del Presidente es que ha habido un fuerte crecimiento de las reservas por alrededor de 20 mil millones de dólares durante su gobierno. «Si llegan 12 mil a Banxico y resulta que se van a colocar en el mercado financiero y vamos a recibir 1% por el manejo de ese dinero y el gobierno de México, la hacienda de México tiene que pagar interese por su deuda del 4%, ¿por qué no se utiliza ese dinero para pagar deuda y nos ahorramos intereses?», justificó.

Este conflicto entre López Obrador y Esquivel, deja en una situación incómoda al secretario de Hacienda, Rogelio Ramírez de la O, en un momento delicado: ya se trazan los principales pilares del Presupuesto 2022.

Ramírez no tiene relación con Esquivel y en diversos aspectos técnicos los considera un economista «elemental» pero sobre la polémica, en privado, cierra filas con el subgobernador del Banxico. Así lo dijeron a La Política Online (LPO) fuentes de la Secretaría de Hacienda.

El secretario cree que una nueva legislación que le permita al Gobierno decidir sobre esos recursos extra puede generar inestabilidad y afectar las expectativas que los inversores tengan sobre el país. Es algo elemental porque Ramírez tiene como meta que ni el Tesoro ni Pemex sufran nuevas rebajas en sus calificaciones crediticias.

A ESTO SE SUMA UNA COYUNTURA EN LA CUAL LA INFLACIÓN DEMUESTRA NO SER UN FENÓMENO TAN ESTACIONAL COMO A COMIENZOS DE AÑO ESTIMABA LA RESERVA FEDERAL Y EN ESE PLANO, LA INDEPENDENCIA Y EL NIVEL DE RESERVAS DE BANXICO SE VUELVEN CRUCIALES.

Pero más allá del tema de fondo, que ya se verá qué curso sigue por las vías conducentes, no deja de llamar la atención ese reaccionar de Andrés Manuel a todo aquello que no le guste, que le suponga un obstáculo o que simplemente le parezca incómodo. El ceño fruncido, la agresión verbal, el insulto, la exposición, la burla, el descrédito, y hasta la calumnia, se han convertido en cosa de todos los días durante las conferencias mañaneras. Su rival puede ser cualquiera, según el humor que amanezca; desde ex presidentes, ex candidatos, científicos, empresarios, maestros, arquitectos, médicos, la clase media, los neoliberales, y muchos más etcéteras.

En el caso particular del contrapunto público entre Esquivel y AMLO tiene antecedentes de perfil más bajo pero ineludibles. En la campaña de 2018 el subgobernador fue un enlace determinante del tabasqueño con el empresario, incluso más decisivo que Alfonso Romo. Pero en la transición no compartió las ideas macroeconómicas de AMLO.

Esquivel había sido elegido como futuro subsecretario de Egresos. Y en pleno armado del Paquete Presupuestal, el economista le corrigió varias ideas a López Obrador. Le explicó que no tenía sentido destinar tantos recursos del presupuesto a sólo tres o cuatro obras emblemáticas, porque paralizaría el resto de la inversión pública. Y además sería imposible ejercer todo ese dinero con proyectos cuyos arranques son difíciles. «Este muchacho es muy soberbio», se quejó el Presidente con Urzúa. Terminó en Banxico.

Tampoco gustan en Palacio Nacional ciertas conversaciones privadas que Esquivel tiene desde su posición actual con actores del mercado que rechazan a la 4T. Sobre este aspecto también hay un antecedente: apenas unas semanas antes del inicio de la campaña presidencial de 2018, LPO publicó los elogios que había dado Gerardo Esquivel a las reformas de Peña Nieto.

«La Reforma Educativa sin duda va en la dirección correcta», soltó Esquivel en una charla íntima organizada el New York Times, a puertas cerradas, y en una mesa que compartió con Paul Krugman. Quizás ese ambiente relajado le hizo olvidar que una de las principales banderas del líder de Morena era cancelar esa reforma.

Esquivel se refería a las cuentas pendientes que había dejado la apertura comercial en los 80 y 90. «Las cosas que se plantearon en su momento con el TLCAN no han tenido el impacto deseado por la ausencia de otras políticas, que no hemos hecho en su momento y que seguimos sin hacer. Algunas ya las hemos hecho, como la Reforma Educativa, que sin duda va en la dirección correcta. Pero hay otras cosas pendientes por hacer», fue su frase completa.

No fueron las únicas palabras polémicas de Esquivel. En ese mismo evento, el economista también contradijo al tabasqueño respecto a la relación de corrupción con crecimiento económico. «La corrupción tiene implicaciones muy importantes. Pero no es muy clara la relación entre la corrupción y crecimiento, por ejemplo. Hay países extremadamente corruptos y con elevados niveles de crecimiento. Ahí está el caso de China. Por lo tanto, no es inmediato que bajar la corrupción tenga efectos positivos en el crecimiento económico». En este último punto, parece que el tiempo le dio la razón.

El pasado 22 de mayo, Esquivel declaró: “A mí ni me apunten. Yo estoy bien de Sub. Ya saben que le voy al Cruz Azul”, esto luego de que el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, descartara proponer para un nuevo periodo al actual titular del banco central, Alejandro Díaz de León.

El miércoles pasado, Gerardo Esquivel atajó por la misma vía del Twitter, el golpe bajo que le había lanzado minutos antes el presidente llamándolo “ultra tecnócrata”: “En democracia, el disenso no siempre es confrontación. La deliberación pública siempre será bienvenida”, escribió, descartando la posibilidad de subir al ring, y dejando con los guantes puestos al presidente, que deberá descargar su furia con otro de los muchos oponentes que ataca a diario; uno que sí esté dispuesto a pactar una pelea a 10 rounds.

opinion.salcosga@hotmail.com 

@salvadorcosio1

Doctor en Derecho y Notario; Analista y Columnista Sociopolítico; Consultor en Admon. y Políticas Publicas; Pdte. de Conciencia Cívica, A.C. y JALISCOenPLENO, A.C.