15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal https://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2021-08-15
1024 Views

La criminalización de la protesta

EN PROTESTA FRENTE A LA SEJ, LA ESCASA PRESENCIA DE FEMINISTAS CONTRASTÓ CON LAS DECENAS DE POLICÍAS ESTATALES ANTIMOTINES Y POLICÍAS MUNICIPALES...
La vinculación a proceso de siete de las diez mujeres que fueron detenidas el viernes 9 de julio, cuando protestaban a las afueras del edificio central de la Secretaría de Educación Jalisco (SEJ) exigiendo terminar con la impunidad que priva en el caso de dos niñas menores de edad violentadas sexualmente en una primaria de Zapopan desde 2019, es una muestra más del mundo al revés que vivimos.

A ellas se les impuso una multa de 200 mil pesos por concepto de reparación del daño y se les dejó el sábado en libertad bajo reservas de ley.

Las otras tres detenidas fueron liberadas el viernes, una de 31 años quien también participó en la protesta pero cargaba a su hijo lactante y a quien liberaron “atendiendo al interés superior de la niñez” y tras la intervención de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.

La restantes dos, al ser menores de edad, quedaron a disposición de la Unidad de Investigación de Delitos cometidos por Adolescentes y fueron liberadas como estipula la ley si bien “se continúa con la integración de su carpeta”.

En el caso de las siete que sí fueron vinculadas a proceso, el juez vigésimo Miguel Ángel Galván Esparza las dejó en libertad bajo condición de no acercarse a menos de 500 metros de algún edificio público y el pago en un plazo no mayor a seis meses de 200 mil pesos.

Originalmente la Fiscalía del Estado, celosa de la legalidad seguramente, trató de imputarlas por “daño a las cosas, pandillerismo, lesiones y delitos contra representantes de la autoridad”, pero en la audiencia realizada la mañana de este sábado el juez consideró que sólo eran imputables por pandillerismo y daño a las cosas.

Pero en una manifestación realizada la tarde del sábado frente a palacio de gobierno, mujeres integrantes del Frente Feminista de Jalisco denunciaron que aunque las autoridades han insistido que se actuó bajo los protocolos de ley para evitar violación a los derechos humanos a sus compañeras, la realidad es que sí fueron golpeadas en partes de su anatomía donde no dejaron huellas visibles de las agresiones.

“LAS ‘ATENEAS’ (GRUPO DE POLICÍAS MUJERES QUE LAS DETUVO) SABEN MUY BIEN DÓNDE GOLPEAR. LA COMANDANTA DIJO CUANDO LAS TRASLADABAN QUE YA LAS TENÍAN HARTAS CON SUS MANIFESTACIONES”, DIJO UNA DE LAS INTEGRANTES DEL FRENTE.

El efecto de terror y paranoia causado por las detenciones de un día antes y el proceso penal a que son sometidas -hechos que han sido condenados por diversos organismos civiles incluido Amnistía Internacional-, surtió efecto y provocó que la manifestación tuviera la participación apenas de una treintena de mujeres.

La escasa presencia de feministas contrastó con las decenas de policías estatales antimotines, el mismo grupo de “Ateneas”, policías municipales de Guadalajara y policías viales, mientras palacio de gobierno fue rodeado de vallas metálicas.

  El grupo de diez feministas fue detenido luego de causar destrozos en los vidrios de la torre centra de la SEJ el viernes, realizar pintas y mostrar su indignación luego que desde enero de 2020 fueron presentadas denuncias por abuso sexual infantil en la escuela primaria Montes de Oca, en Zapopan, contra dos niñas.

Pese al tiempo transcurrido desde la denuncia (año y medio), las autoridades tanto de la SEJ como de la Fiscalía no han resuelto el tema ni ha sido iniciado un proceso y mucho menos vinculación a los docentes que presuntamente toleraron que ocurrieran los abusos en la escuela, como han denunciado las víctimas.

Por este caso hay también una recomendación emitida hace siete meses por la CEDHJ, solicitando castigo a los responsables y reparación integral del daño a las víctimas, recomendación que tampoco ha sido atendida por la SEJ ni por la Fiscalía.

Es decir, de nuevo, como en el caso de las manifestaciones de junio del año pasado tras el asesinato por policías municipales de Ixtlahuacán de los Membrillos en contra de Giovanni López, la falta de acción de la Fiscalía para actuar -de ambos casos fue informada y se presentaron denuncias en forma y tiempo para que actuara con prontitud-, propicia que haya gente que salga a protestar, molesta por la falta de resultados y los “carpetazos” en que se convierte cada en los hechos la mayoría de las investigaciones, en particular si involucran a funcionarios públicos como fue el caso de los policías o en este caso a la SEJ.

Pero el fiscal Gerardo Octavio Solís, en un estado donde los feminicidios, las fosas clandestinas, los levantones, las desapariciones forzadas y los homicidios en general o tan escandalosos como los del ex gobernador Jorge Aristóteles se mantienen siempre en aumento, sigue ahí firme en su cargo, felicitado por su jefe el gobernador Enrique Alfaro, quien anunció eventuales remociones en su gabinete que han quedado en el vacío como si no hubiera tanto que ajustar en su gobierno.

Periodista con experiencia en prensa escrita, radio y televisión. Corresponsal en Jalisco del diario La Jornada