15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal https://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2016-06-19
50006 Views

La familia de Raúl Padilla

El seriado de nepotismo en la Universidad de Guadalajara cumple con esta una cuarta y definitiva entrega porque parece el cuento de Las mil y una noches, lo que ha terminado por fastidiarme un poco por más anti periodística y anti literaria que parezca tal aseveración.   Y es que, como en la nómina de... Read More
Juan Carlos Partida-03-03El seriado de nepotismo en la Universidad de Guadalajara cumple con esta una cuarta y definitiva entrega porque parece el cuento de Las mil y una noches, lo que ha terminado por fastidiarme un poco por más anti periodística y anti literaria que parezca tal aseveración.
 
Y es que, como en la nómina de la casa de estudio, si uno le rasca un poquito en la nómina de cualquier institución pública (elija la que desee) salen con descaro los nombres de tíos, espos@s, hij@s, sobrin@s, prim@s, cuñad@s, yernos, nueras, padres, madres, amantes…
Ya sé que en el recuento faltan los consanguíneos o parientes políticos ligados a los apellidos Fausto Lizaola, Vargas López, Correa Ceseña y otros del círculo más cercano al factótum universitario. Pero como dije antes, sería el cuento de nunca acabar.
 
Pero lo que queda claro es el uso impune del erario a discreción para favorecer con los mejores cargos y salarios a los familiares de quienes ostentan el poder. ¿Escalafón, sindicato, méritos académicos? Jajaja.
 
Obvio estas cuatro entregas requieren de protagonista en el último acto al jeque de jeques -cuyas iniciales son Raúl Padilla López-, hombre galardonado por el gobierno francés virtud su labor a favor de la cultura y uno de los que tiene en la nómina udegeísta -o pública como parte de algún intercambio político- a casi todo el clan familiar. Pero a ver, díganle algo.
 
RPL No gana mucho en realidad (ajá), pero es uno de los pocos profesores e investigadores C del campus de Humanidades de la UdeG que sin posgrado tiene ese nombramiento académico, lo cual le permite obtener unos 32 mil pesos mensuales en promedio.
 
Trinidad Padilla López.

Trinidad Padilla López.

Su hermano, el ex rector José Trinidad Padilla López, ha sido heredero en vida de ese privilegio consanguíneo. RPL no sólo le legó la FEG, sino la rectoría. Le hizo diputado local y federal, casi candidato en Guadalajara. Y lo consintió en nómina.

 
Trino terminó su periodo como rector en marzo de 2007, cargo por el que devengaba unos 85 mil pesos mensuales. A partir de abril quedó con su salario como profesor (lo es desde 1979 cuando aún estudiaba Sociología) e investigador C, que en los siguientes dos meses le hizo ganar 110 mil pesos, algo raro por cierto porque en esos dos meses recibió ocho diferentes cheques para justificar tal ingreso.
 
Para junio de 2007 Trino hizo honor a su apócope y se puso muy contento al ser nombrado director académico del Instituto de Innovación y Gobernanza, lo que significó 60 mil pesos mensuales en promedio de la nómina de la UdeG.
 
Llegó 2009 y con él las elecciones. Obtuvo la diputación federal por el PRI y por ello a partir de febrero de ese año dejó su cargo en el instituto de Innovación, aunque conservó su salario como profesor e investigador C en promedio de 25 mil pesos mensuales sin importar sus ocupaciones legislativas en la ciudad de México
 
Siguió conservando ese sueldo de la UdeG entre 2012 y 2015 que fungió como diputado local y, por supuesto, hasta la fecha cobra -ahora casi 30 mil pesos mensuales- de la casa de estudios, sumados a su nombramiento el pasado 3 de marzo como procurador de Desarrollo Urbano del gobierno estatal, un premio de consolación tardío luego de perder el año pasado la diputación federal que volvió a buscar por el distrito 13.
 
Pero Trino es la punta del iceberg de los consanguíneos de RPL. Otra de sus hermanas, Laura Padilla López, recién se jubiló con su sueldo de profesor e investigador C en la prepa 7, donde ganaba 30 mil pesos mensuales y ahora, su primer cheque en el retiro correspondiente a la segunda quincena de mayo, le llegó por 19 mil.
 
También los medio hermanos cuentan. Es el caso de Adriana Padilla Montes, quien con el nombramiento de jefe operativo especializado en la Coordinación de Servicios Universitarios, cobra 15 mil pesos mensuales en promedio.
 
Luis Gustavo Padilla Montes.

Luis Gustavo Padilla Montes.

O su otro medio hermano, Luis Gustavo Padilla Montes, todo un privilegiado del poder que ha sido secretario técnico de la Secretaría General, coordinador de Estudios Incorporados, secretario técnico de la Rectoría General, jefe de la Unidad de Estudios y Proyectos Especiales de la Vicerrectoría Ejecutiva y coordinador ejecutivo del proyecto de apertura de la sede de la UdeG en Los Ángeles, California.

 
Más conocido por sus dotes de presentador en eventos de la UdeG que por su desempeño académico, Luis Gustavo sigue cobrando como profesor e investigador B asignado al departamento de Políticas Públicas y en mayo pasado recibió al menos 20 mil pesos por ese nombramiento, sumados a los 70 mil que obtiene como director de Educación Superior, Investigación y Posgrado en la Secretaría de Innovación del gobierno aristotélico (nunca filosófico).
 
Leobardo Alcalá.

Leobardo Alcalá.

¿Quién no conoce a Leobardo Alcalá Padilla, el primo hermano de RPL y médico del clan? Bueno, pues este ex diputado, ex regidor, ex director del Hospital Civil y hoy polémico delegado del CEN del PRI en Baja California, nunca ha dejado de cobrar a la par su sueldo como profesor (¿de telepatía?) e investigador titular A en la clínica de Reproducción Humana de la UdeG, un promedio de 25 mil pesos mensuales.

 
Sumemos a otras dos primas hermanas: Paula y Abril Alcalá Padilla, hermanas de Leobardo. La primera gana unos 60 mil pesos mensuales como directora de la prepa 10 y la segunda recién este mes de mayo fue nombrada jefe de Unidad D en el Centro de Estudios Estratégicos para que obtenga 30 mil al mes, tras su fallido intento por ser diputada federal del PRI el año pasado.
 
Hay más, la familia es tan grande como lo permite una nómina del tamaño de la UdeG. También son primos de RPL y sus apellidos son López Taylor. La mujer se llama Rosa Vesta quien entre su estímulo académico y salario como profesor e investigador B del departamento de Historia recibe poco más de 30 mil pesos mensuales.
 
Otro de los primos es Franklyn Leonardo, jefe operativo especializado en la oficina de coordinación, vinculación y servicio social, a quien le paga(mos) unos 25 mil pesos mensuales por su trabajo.
 
El tercero de los López Taylor es Jaime Gilberto, quien asignado al departamento de Clínicas Quirúrgicas obtiene entre estímulos económicos y sueldo como profesor investigador B un promedio también de 25 mil pesos mensuales.
 
Eso sin contar otras formas de nepotismo que poco tienen que ver con la nómina pero sí con el uso de recursos públicos, como lo documentó el pasado 6 de marzo el diario Mural al revelar que el hijo de RPL, Raúl Padilla Padilla, obtuvo en 2015 una beca completa de 1.4 millones de pesos para cursar la maestría en Derecho en la Universidad de Georgetown, en Estados Unidos.
Con esas libertades para favorecer a la familia y a los amigos que muestran el cacicazgo que priva sin oposición, está claro por qué la UdeG como institución y sus académicos como gremio, no dicen ni pío y muestran una domesticación patética -histórica además- en un tema tan crucial como la represión al magisterio disidente por el gobierno federal, contrario a lo que si han hecho otras universidades del país iniciando por la UNAM o locales como el Iteso, además de intelectuales y artistas de renombre internacional que repudian la barbarie de las armas contra las ideas.
 
@jcgpartida
Periodista con experiencia en prensa escrita, radio y televisión. Corresponsal en Jalisco del diario La Jornada
0 Comment

Leave a Reply