15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2021-08-31
616 Views

Weren, el peón del mecanismo de la incomunicación

CARLOS DELGADO FUE, PARADÓJICAMENTE, UN HOMBRE QUE A SU PASO POR EL GOBIERNO ROMPIÓ LA COMUNICACIÓN CON LOS MEDIOS Y TEJIÓ UNA RED DE PRESIONES CON PREMIOS Y CASTIGOS...

En días recientes el gobernador Enrique Alfaro confirmó la salida de Carlos Delgado Padilla de la coordinación general de Comunicación Social de su gobierno. El anuncio se hizo después de varias semanas de rumores sobre su salida, que fueron cubiertos con unas “vacaciones”, según su recibo de nómina de la quincena anterior.

Carlos Delgado fue, paradójicamente, un hombre que a su paso por el gobierno rompió la comunicación con los medios de información, dinamitó el diálogo entre su jefe y los trabajadores de los medios y tejió una red de presiones con premios y castigos utilizando el dinero público con las empresas informativas. Su salida fue sin información, tal y como fue su trabajo.

Su principal labor en el gobierno fue, en realidad, garantizar una política de comunicación unidireccional, que a su vez permitiera a las empresas EuZen, La Covacha e Indatcom, así como algunas que se han derivado de estas, asegurar bolsas millonarias sin transparencia, fiscalización ni rendición de cuentas, sin planeación y, por ende, sin indicadores que permitieran medir la eficiencia de la labor que realizan.

En el más reciente recuento hecho por el periódico NTR Guadalajara, esas tres empresas habían recibido del gobierno de Enrique Alfaro casi 113 millones de pesos durante la pandemia.

En la política de comunicación, Carlos Delgado era el amarre entre esas empresas y el Gobierno del estado. De él dependía que el dinero fluyera y, a su vez, definir que esa era la vía que se eligió desde el gobierno actual para hablar con los ciudadanos. Para lograrlo, tenía a su disposición toda la estructura de comunicación del Ejecutivo estatal y sus organismos públicos descentralizados, así como de los ayuntamientos gobernados por Movimiento Ciudadano, donde no se podía tomar ni una decisión que no fuera avalada por él.

Ese esquema no fue suficiente, pues no les permitía tener el control sobre los medios tradicionales, por lo que se abrió la chequera pero con un alto costo para los medios que a cambio de publicidad con dinero público enfrentan control, agresiones y presiones.

Por todo esto, su salida tendría que ser un alivio. Sin embargo, es casi seguro que él solo era un peón del mecanismo.

Periodista especializada en temas políticos. Ha cubierto esta fuente para Grupo Milenio, y ahora para el diario NTR. Conductora de un noticiario televisivo en Canal 44