15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2021-08-30
731 Views

Pollito en fuga

QUEDA CLARO QUE ANAYA ES UN CÍNICO TAL COMO LE DIJERON EN LA CAMPAÑA PRESIDENCIAL, MIENTE AL ASEVERAR QUE NUNCA HA REALIZADO ALGÚN ACTO IMPROPIO O DELINCUENCIAL O CRIMINAL...

 

Ricardo Anaya ha dejado nuevamente muestras de su nula solvencia moral y falta de ética en general. A raíz de lo que se ha ventilado inherente a las operaciones criminales en las que se envuelve la participación de Emilio Lozoya Austin, quien fuera Director General de Petróleos Mexicanos (PEMEX) durante la administración del presidente Enrique Peña Nieto, surgen datos claros en cuanto a la forma en que de diversas maneras se involucró en dichos actos delictivos a Ricardo Anaya, y a partir de esto hay una declaración de este personaje ex candidato a la presidencia de la República por el Partido Acción Nacional  (PAN) en la que se pronuncia inocente de los delitos que se le imputan y se declara perseguido político por lo que anuncia su determinación de salir huyendo del país.  

Ante ello es importante precisar que sí, entre otras cosas y más allá de lo que las pesquisas inherentes le pueda establecer la Fiscalía General de la República (FGR) o algunas otras instancias ministeriales locales en el país relativos a los asuntos que se ventilan sobre el escándalo de Odebrecht y de otras actividades diversas se han inculpado a Emilio Lozoya o algunos otros personajes diversos es que existe el asunto en el que se le involucró formalmente por la entonces Procuraduría General de la República (PGR) en la investigación criminal sobre el presunto uso ilegal de recursos para la compra-venta de una nave industrial en la que participó Anaya y en complicidad con otros sujetos, entre ellos un personaje de nombre Manuel Barreiro. 

El tema aquí, para dejarlo claramente expuesto, es que se pretendió urdir una estrategia legal para hacer ver como realizado en fecha previa una operación de compraventa de acciones de la compañía que tuvo que ver con estas acciones fraudulentas financieras sacando de las sociedades a Anaya a través de sus prestanombres y para ello en una investigación que inició la PGR en octubre de 2017 no obstante que las primeras pesquisas se efectuaron desde la Secretaría de Hacienda a finales de 2016, en la carpeta de investigación correspondiente se establece por quienes fueron los abogados de Anaya y de Manuel Barreiro de nombres Alberto Galindo y Daniel Rodríguez, quienes presentaron la información a cambio de acogerse a la figura jurídica de “criterio de oportunidad” con lo cual pueden reconocer su participación en un acto ilícito de hacer el daño y no ser juzgados, explicaron cómo fue el proceso ordenado por Barreiro y Anaya para que mediante una estructura financiera y corporativa se perdiera el rastro del dinero como el que se habría pagado, una suma cercana a los 3 millones de dólares, a una empresa denominada Manhattan Materplan que fue la empresa que compró Ricardo Anaya a través de la compañía Unisierra cuyo administrador único es el suegro del entonces candidato presidencial.

 En esa investigación los abogados citados declararon que se les indicó que deberían de hacer todo lo posible para que no se relacionase el tema con Anaya, y el propósito de la operación era ocultar precisamente el origen de los recursos así como su destinatario final, y simularon una compraventa para pagarle el precio a Unisierra utilizando para ello un valor que no correspondía al verdadero precio de inmueble y hacerle llegar así los recursos a Ricardo Anaya por conducto de la citada empresa. 

Para ello, estos abogados tramitaron un cambio de accionistas de la empresa Manhattan Masterplan con fecha retroactiva a la conformación original de la empresa y presentaron estos documentos a las autoridades de la PGR queriendo pasarlos como veraces con una fecha cierta anterior y presentaron copias certificadas de estas actas de asamblea en las que aseguraban que como notario, con mi calidad de fedatario,  habría yo certificado las copias y con esto darle la veracidad y la certidumbre a la fecha. 

«Cuando me di cuenta de esto acudí de motu propio a la PGR y me dispuse a ver los documentos; acto seguido dejé claro que no era mi firma, ni mi sello, y que hacían falta otros elementos que deben tener las certificaciones notariales como hologramas y el papel, y ante ello incoé en febrero de 2018 la correspondiente denuncia penal derivada de la pesquisa misma que ya tenía, y tiene, espero todavía, en proceso la autoridad ministerial federal».

 ASÍ LAS COSAS, LUEGO ENTONCES QUEDA CLARO QUE ANAYA ES UN CÍNICO TAL COMO LE DIJERON EN LA CAMPAÑA PRESIDENCIAL, MIENTE AL ASEVERAR QUE NUNCA HA REALIZADO ALGÚN ACTO IMPROPIO, DELINCUENCIAL O CRIMINAL, PORQUE AHÍ ESTÁ EL BOTÓN DE MUESTRA. 

En tanto, la autoridad ministerial federal ha sido omisa, tuvo que ver quizá el cambio; la transformación de PGR a la actual Fiscalía General de la República, pero el caso es que la denuncia no se ha terminado de integrar a pesar de estar ratificada y contar con todos los elementos de convicción para que sea turnada, consignada ante un juez penal que corresponda y que se pueda seguir adelante con los procedimientos a que tengan lugar para que haya la sanción que corresponda al deslinde previo a la responsabilidad que sea relativo a ello.

 Es menester pues hacer la exigencia, se habrá de realizar la acción legal que corresponda para exhortar a que así se realice, y que se siga el curso que la ley procedimental penal vigente determine en relación a ese asunto de falsificación de firma y sellos de notario en documentos con los que se intentó realizar, además, una simulación de actos jurídicos también penado por la ley.

 Luego entonces, a reserva de lo que la Fiscalía le pueda comprobar por los delitos que se le imputan respecto a su participación en una red delictiva entre los cuales se configuraría lavado de dinero, cohecho, y asociación delictuosa, en lo que a mí concierne, puedo probar los actos crimínales en que incurrió.

 Así las cosas, solo quedaría por ver qué tan serio y sólido es el deseo del actual régimen porque Ricardo Anaya pague por sus delitos. Por lo pronto, el llamado Ricky, Rickin, Canallin, ha puesto pies en polvorosa y hoy por hoy, se encuentra en calidad de Pollito en fuga. 

 

opinion.salcosga@hotmail.com

@salvadorcosio1 

Doctor en Derecho y Notario; Analista y Columnista Sociopolítico; Consultor en Admon. y Políticas Publicas; Pdte. de Conciencia Cívica, A.C. y JALISCOenPLENO, A.C.