15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2021-03-25
2740 Views

Una lección de Ismael del Toro, el amigo…

COMO PERSONA, SON NUESTROS ACTOS LOS QUE NOS DEFINEN...

Por Luis Cisneros Quirarte

Hace algún tiempo, durante una comida, la plática derivó en las reminiscencias de los años estudiantiles. Alguien le preguntó a Ismael si había sido presidente de la preparatoria cinco, a propósito de aquel grupo político que desde entonces se conformó y que entre otros lo incluía a él, al actual gobernador Enrique Alfaro, a su jefe de gabinete Hugo Luna, y al dirigente nacional de Movimiento Ciudadano, Clemente Castañeda.

Ismael nos platicó que, en su último año, él era el candidato del grupo y estaba listo para contender. Uno de sus padres tuvo entonces un infarto, afortunadamente sin consecuencias fatales, pero que lo obligaba a mantenerse en reposo y sin alteraciones. Corrían los años de enfrentamiento entre la FEG y la FEU, incluso a balazos como ya había ocurrido en la Preparatoria 1 y en la Vocacional.

Ismael, a pesar de tener todas las condiciones para ganar, decidió hacerse a un lado para no ser motivo de preocupación para sus padres y permitirles la tranquilidad necesaria para recuperar la salud. En cambio, Ismael se sumó a la fórmula como vicepresidente, desde una posición menos expuesta, y ganaron.

HE PENSADO EN ELLO ESTOS DÍAS.

Transcurridos los años universitarios, después de una exitosa trayectoria en la política estudiantil en la facultad de Derecho, Ismael se reencontró con Enrique Alfaro y ambos hicieron equipo en el PRI, donde enfrentaron sucesivos reveses apoyando el proyecto de Enrique Ibarra, primero en la búsqueda de la candidatura priísta a la gubernatura y después a la alcaldía tapatía y la dirigencia del partido en Jalisco.

Una traición de Roberto Madrazo en agravio de Enrique Ibarra provocó la salida de Ismael y Alfaro, así como del propio Ibarra, del PRI, y vendrían ahora sí una sucesión de triunfos junto a Hugo Luna y Clemente Castañeda que los llevó primero a lograr la primera alcaldía metropolitana por una coalición de partidos distintos al PRI y al PAN, en Tlajomulco, y después a lograr la presidencia municipal de Guadalajara y el Gobierno del Estado.

Ismael fue presidente municipal de Tlajomulco, fue coordinador de la bancada mayoritaria en el Congreso del Estado y hace unos días era aún presidente municipal de Guadalajara con licencia, registrado ya con el respaldo unánime de su partido por la reelección a la alcaldía tapatía, en lo que es considerada por muchos la antesala a la gubernatura jalisciense.

Ismael tiene una bella familia. Su esposa le ha acompañado desde aquellos años en los que las derrotas se acumulaban y tiene dos hermosas hijas que lo idolatran, y a quien él ama intensamente.

Ismael vive con intensidad la política. Es su otra pasión. Su inalterada vocación.

PERO PUESTOS A ELEGIR ENTRE LA POLÍTICA Y SUS AFECTOS -SU ESPOSA, SUS HIJAS, COMO ENTONCES SUS PADRES-, ISMAEL NO TIENE ESPACIO PARA LA DUDA.

Pablo Lemus ha narrado cómo fue el propio Ismael quien acudió a su casa para pedirle que lo sustituya como candidato a Guadalajara, y poder dedicarse de tiempo completo a su pequeña hija y su familia en estos días en que lo necesitan tanto.

Como personaje público, como gobernante, el juicio está siempre abierto y se podrá tener la valoración que se quiera de su gestión y trayectoria pública.

Como persona, son nuestros actos los que nos definen.

Actos como éste engrandecen a Ismael. Y así como en aquella ocasión la vida le retribuyó el pequeño sacrificio que hizo por sus padres, estoy seguro que así habrá de ser ahora, en que deja de lado su proyecto político personal, trabajado durante años, por amor a su familia. 

 

SOBRE EL AUTOR
Regidor en Guadalajara por Movimiento Ciudadano, politólogo, autor de los libros “Las entrañas del león negro” y “La cuarta transformación y la refundación de Jalisco”.

Sigue a Cisneros en Twitter: @luiscisnerosq