15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2021-03-16
891 Views

AMLO, con un tiro en el pie

AMLO DECIDIÓ QUE ERA BUENA IDEA DEFENDER A UN PRESUNTO VIOLADOR Y DAR LA ESPALDA A QUIENES LE PEDÍAN “ROMPER EL PACTO DEL PATRIARCADO”...

Andrés Manuel López Obrador y su gobierno auto denominado como La Cuarta Transformación ha incurrido en múltiples decisiones que han sido polémicas, criticadas, que han generado enojo, decepción, y muy pocas que le han sido aplaudidas, y pese a que derivado de esas acciones se han perdido vidas de niños y de mujeres, ha incrementado la violencia, la delincuencia, el caos, se ha afectado las economías de las familias, se han perdido empleos, se ha derrochado mucho dinero para pagar programas clientelares, se han despilfarrado miles de millones de pesos en impulsar proyectos y en destruir otros, a casi dos años y medio de su administración, con toda seguridad se puede afirmar que ninguna de esas decisiones le ha implicado un descalabro tan grande  a su régimen, como lo ha sido la postura que asumió tanto frente a la solicitud que le expresó el movimiento de mujeres para “romper el pacto del patriarcado”, como la falta de empatía, desdén y confrontación que mostró en torno a la conmemoración por el Día Internacional de la Mujer.  

A casi una semana de distancia de aquel 8 de marzo, no resulta ocioso recapitular la serie de tropiezos en que incurrió el gobierno de Andrés Manuel, comenzando por la posición que tomó el propio mandatario respecto al caso del candidato a la gubernatura de Guerrero, Félix Salgado Macedonio.  

Hay que recordar que a finales de febrero pasado, colectivos feministas plantearon al presidente impedir la candidatura de Salgado Macedonio debido a las acusaciones que pesan en su contra por violación y abuso sexual. Pero Andrés Manuel hizo oídos sordos y decidió brindar su apoyo al inculpado. 

Escritoras, periodistas, legisladoras, activistas, y actrices entre otras mujeres, hicieron un llamado al mandatario para «romper el pacto patriarcal» y retirar su apoyo al controvertido personaje, advirtiendo “Un violador no será gobernador”, pero en respuesta, el presidente comentó en tono burlón que ya había roto el “Pacto por México”, y comentó que su esposa Beatriz le explicó que “romper el pacto del patriarcado” eran “expresiones importadas”.  

“Ya chole”, fue otra desafortunada respuesta que dio AMLO a feministas que insistían en su exigencia con el tema Salgado, la cual se sumaría a las descalificaciones que ha usado para referirse al movimiento de mujeres, tales como: “simulación”, y “conservadores disfrazados”. 

Y si bien ya ese descrédito había hecho mella en el ánimo de las feministas, el muro que ordenó instalar en torno a Palacio Nacional, fue el punto de quiebre para terminar de fracturar la relación que el mandatario no pudo, no quiso o no entendió que debía construir con las mujeres. 

 Así es, un muro, decenas de vallas rodeando su palacio y otras más para impedir que la manifestación anunciada para el lunes 8 accediera al Zócalo de la Ciudad de México a fin de evitar pintas y desmanes.

 Las damas le respondieron con guante blanco convirtiendo el muro en un Memorial a las miles de mujeres víctimas de feminicidio, escribiendo sus nombres en cada espacio y colocando flores sobre las vallas de tres metros de altura que el indiferente presidente mandó colocar.

 “FALTAN MUROS Y SOBRAN NOMBRES”, ALGUIEN DIJO POR AHÍ; Y ES UNA TRISTE REALIDAD DE NUESTRO MÉXICO DONDE EN PROMEDIO CADA DOS HORAS UNA MUJER ES ASESINADA. 

Al día siguiente de aquel enorme gesto de las féminas, la marea morada se hizo presente en la marcha llegando de nuevo hasta el muro de la ignominia -como ya se le conoce-, tras el cual se resguardaba el presidente, el mismo que en no pocas ocasiones encabezó marchas y manifestaciones sin preocuparse si sus movimientos causaban daño a negocios, a empleados, transeúntes, o automovilistas, con tal de perseguir sus propios intereses.  

Lo que ocurre es que el presidente no ha sido capaz de entender que el movimiento y la lucha de las mujeres es genuina, y que no se trata de una conspiración de la oposición en su contra. Antes de él ya existían las quejas y las expresiones de mujeres exigiendo sus derechos y cuando él no esté continuarán, porque en tanto no encuentren respuesta a sus demandas, ellas insistirán hasta conseguir lo que buscan.  

AMLO tuvo la oportunidad de abrazar la causa de las mujeres, –muchas de las cuales lo llevaron a ocupar la silla presidencial-. Solo tenía que haber sido empático, mostrar una actitud diferente, hablar como él sabe y le funciona; engañar y fingir, como lo hace en Las Mañaneras. Mostrar un poco de interés y humildad, pero hizo justo todo lo contrario.  

Decidió que era buena idea defender a un presunto violador y dar la espalda a quienes le pedían “romper el pacto del patriarcado”. 

Instaló un muro para dividir, para impedir el diálogo, para esconderse, para limitar su espacio. 

Además, a través de la red de amlovers en redes sociales, gente de su gobierno instruyó una violenta embestida dirigida a ofender, descalificar y agraviar a las mujeres. 

Pero ellas no olvidarán que durante la marcha, fueron empleados petardos, balas de pintura, algún tipo de explosivos, gas lacrimógeno, y polvo de extintores para intentar replegarlas.   

Muy seguramente también recordarán que hombres disfrazados de francotiradores fueron colocados en la azotea de Palacio para supuestamente derivar drones, aunque con sus rifles inhibidores era a ellas a quienes apuntaban.   

Y que infiltraron mandos de la policía capitalina vestidos de civiles, que además de dirigir las acciones de las mujeres policías, se dedicaron a intimidar y atacar física y verbalmente a  las manifestantes, llamándolas “pinches perras”, y ordenando agredirlas  “Denle en la madre a ésta”, decían.  

Lo que no se entiende del todo, es en qué momento Andrés Manuel perdió el timing político, siendo un viejo lobo de Mar que por encima de todo tiene en su cabeza el tema electoral, no cuadra que decidiera confrontarlas, aun sabiendo que ellas representan en este país el 51 por ciento de la población.  

Pareciere pues que López perdió una gran oportunidad de acarrear votos femeninos a la elección del 6 de junio, la más grande de la historia. Quizá le apuesta al olvido, a que en los próximos 85 días funcione la estrategia de vacunación ya más cerca de las elecciones, y las votantes le perdonen la afrenta y le agradezcan la vacuna. Ya veremos qué ocurre, porque al día de hoy, todo parece indicar que el presidente se ha dado un tiro en el pie.   

Doctor en Derecho y Notario; Analista y Columnista Sociopolítico; Consultor en Admon. y Políticas Publicas; Pdte. de Conciencia Cívica, A.C. y JALISCOenPLENO, A.C.