15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2021-02-18
1319 Views

La alianza del pasado

MÁS ALLÁ DE LOS ROSTROS DE LOS POLÍTICOS DEL PASADO, LA INCONGRUENCIA DE LA ALIANZA VA POR MÉXICO SE REFLEJA EN EL PROYECTO POLÍTICO QUE INTENTAN VENDER

Como ocurre cada tres años, el ritual electoral vuelve a irrumpir en el escenario público con toda su parafernalia y reyertas partisanas que despilfarran recursos públicos y tiempo para atender lo realmente esencial y relevante que ocupa y preocupa a la sociedad mexicana.

En medio de la peor crisis sanitaria, económica y social que atraviesa México probablemente desde la Revolución hace más de un siglo, las campañas electorales, los partidos y la clase política profesional vienen a ocupar tiempo y recursos del espacio público tratando de ofrecer el mejor programa político, prometiendo las perlas de la virgen, cuando en realidad lo que buscan es una tajada de poder que les permita seguir viviendo del presupuesto público. Los partidos quieren su financiamiento y los candidatos quieren sueldos jugosos y oportunidades de hacer negocios, legales o ilegales.

El juego electoral de este trienio está definido por dos bandos: el de los partidos gobernantes (Movimiento de Regeneración Nacional a escala federal, y Movimiento Ciudadano en Jalisco) y el de las oposiciones. En este bando se conjugó una peculiar alianza entre los tres partidos de la partidocracia tradicional.

Como se sabe los partidos Revolucionario Institucional (PRI), Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD) conformaron la Alianza Va por México que a nivel nacional competirá en 231 distritos (de los 300 de mayoría relativa en competencia) y en los 20 distritos de la elección federal en Jalisco.

La conformación de esta alianza ha generado múltiples cuestionamientos. El primero de ellos es cómo los partidos que dominaron la competencia electoral a lo largo del siglo XX y las primeras décadas del siglo XXI ahora hagan a un lado sus diferencias que dividieron a la sociedad mexicana durante y que son corresponsables de los principales males y de los grandes problemas nacionales, ahora se presenten como un frente unido que propone solucionar los problemas del presente. Es insostenible.

EL OTRO CUESTIONAMIENTO ES QUE LAS CARAS Y LIDERAZGOS DE LA ALIANZA VA POR MÉXICO SON LAS DE LOS MISMOS POLÍTICOS QUE HUNDIERON AL PAÍS Y A JALISCO EN LOS PROBLEMAS QUE AHORA PADECE.

Basta ver la lista de los 20 candidatos y de los coordinadores políticos que la alianza Va por México presentó en Jalisco para cuestionar a un proyecto electoral que ofrece cambiar el futuro para corroborar que representan lo peor del pasado.

Entre los 20 candidatos a diputados federales se encuentran políticos como el ex gobernador Francisco Ramírez Acuña del PAN, el ex alcalde de Tonalá y ex candidato a la gubernatura Jorge Arana Arana del PRI, o el ex priista y ahora perredista Leobardo Alcalá Padilla.

Estos tres políticos que en las décadas anteriores jugaban a ser adversarios y responsabilizaban al otro de los males que padecía el estado, resulta que ahora son los coordinadores de este proyecto político incongruente.

Se presentan como los liderazgos y caras de un proyecto político que ofrece cambio, cuando son responsables de buena parte de los problemas que aquejan a la sociedad. Ramírez Acuña se presentará como candidato al distrito 10 de Zapopan que alguna vez fue el granero de votos del PAN a escala nacional. Cree que su presencia levantará a un panismo dormido y a un electorado conservador, cuando lo que la mayoría recuerda es que es responsable de la represión contra la juventud en su gobierno con casos como la detención de cientos de jóvenes que asistían a una fiesta rave en Tlajomulco o la brutal represión contra decenas de personas el 28 de mayo de 2004. Además de encabezar un gobierno que despilfarró los recursos excedentes del petróleo y totalmente opaco en obras públicas en el estado.

Jorge Arana, designado por el PRI como coordinador electoral por la Alianza, representa lo peor de los gobiernos de ese partido que se convirtieron en sinónimo de corrupción, control corporativo de la sociedad y sumisión a políticas presidenciales que privatizaron y concesionaron los bienes públicos a corporaciones privadas.

Leobardo Alcalá, antes priista, es el coordinador electoral designado por el PRD, un partido a punto de la extinción debido a su aburguesamiento y a plegarse a las reformas estructurales de Enrique Peña Nieto.

El objetivo que anima a la Alianza va por México es el regreso al poder, pero lo venden como un proyecto que busca el equilibrio de poderes desde la Cámara de Diputados y la protección de la democracia. ¿De qué democracia hablan en esta alianza? ¿De la democracia que el PRI se robó sistemáticamente mediante fraudes electorales y represiones masivas al pueblo; de la “democracia” que impulsaron Vicente Fox y Felipe Calderón?

Con qué calidad moral hablan de cuidar la democracia y renovar la vida pública del país políticos que antes se acusaban de corruptos y roba-votos y que ahora hacen ruedas de prensa y campaña juntos como si nada hubiera pasado, como si su discurso de décadas no importara.

Esta profunda incongruencia entre lo que decían en el pasado y lo que ofrecen ahora a los electores reprueba éticamente a los políticos de esta alianza. No tienen calidad moral para pedir el voto y presentarse como opción viable al desastre de lo actuales partidos gobernantes. Se presentan como salvadores cuando representan a los gobiernos y las políticas públicas que hundieron al país en la crisis en la que se encuentra ahora.

Ya lo he escrito antes y lo reitero: mi crítica contra esta alianza de lo que peor de la vieja partidocracia no es un alegato a favor de los actuales partidos gobernantes. Morena y MC que van a pasos apresurados a convertirse en el viejo PRI y PAN.

MÁS ALLÁ DE LOS ROSTROS DE LOS POLÍTICOS DEL PASADO, LA INCONGRUENCIA DE LA ALIANZA VA POR MÉXICO SE REFLEJA EN EL PROYECTO POLÍTICO QUE INTENTAN VENDER.

Postulan que los principios básicos de esta alianza son: restituir la democracia, recuperar la seguridad, desterrar la corrupción, lograr una economía inclusiva con oportunidades para todos, rescatar del olvido a los trabajadores del campo, tener justicia social apoyando a la población pobre y vulnerable, dotar de salud con dignidad para todas y todos, contar con educación de calidad para la niñez y juventud, que exista igualdad sustantiva de género y prevención de la discriminación, así como que se dé la protección y aprovechamiento responsable del medio ambiente.

¿No son justamente estos partidos quienes negaron la democracia en México, llevaron al país a esta guerra sangrienta, lo saquearon y corrompieron, propiciaron la desigualdad y la pobreza, destruyeron los incipientes sistemas de salud y educación pública que existía, y promovieron el patriarcado y la violencia machista al mismo tiempo que provocaron los infiernos ambientales que ahora asolan al país?

Esta alianza que representa lo peor del pasado no tiene futuro.

Periodista independiente. Conductor de @CosaPublica2 en @RadioUdeG. Al pendiente de las resistencias vs el despojo y las luchas sociales