15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2021-01-07
464 Views

Trump, derrotado y solo

TRUMP ES EL ÚNICO RESPONSABLE DE CONVOCAR LOS DISTURBIOS EN EL CAPITOLIO


Donald Trump se ha quedado solo, sus correligionarios no se han mostrado dispuestos a seguirlo en su última locura,
la cual lo ha llevado a colocarse en una situación de riesgo tanto de ser removido anticipadamente como presidente de la Casa Blanca como de terminar tras las rejas luego de los desmanes suscitados durante el miércoles 6 de enero en Washington DC., derivado de su llamado a protestar lo que -sin fundamentos- ha repetido como un fraude electoral en las elecciones del pasado 3 de noviembre cuando fue derrotado en las urnas por el demócrata Joe Biden. Múltiples voces se han pronunciado en las últimas horas por su remoción y no se descarta que se pueda invocar la Vigésimo Quinta enmienda para proceder a su destitución.

El polémico aún presidente de los Estados Unidos de América, aparece como el único responsable y convocante a la violencia que detonó los disturbios en el Capitolio durante los cuales falleció una persona, lo que implicaría un juicio en su contra que puede conducirlo a la cárcel.

Que Donald Trump sea removido invocando la Enmienda 25 de Estados Unidos, ha sido la petición de empresarios, medios de comunicación, congresistas y ciudadanos.

Dicha figura, habla acerca de la sucesión del presidente y esta puede ser aplicada en diversas condiciones: si el mandatario estadunidense muere, si renuncia o si es cesado de su cargo o incapaz por alguna razón de poder de cumplir sus funciones. La norma contiene cuatro disposiciones: la primera establece que el vicepresidente se hará cargo del gobierno si el jefe de Estad muere, renuncia o es destituido. La segunda que si se produce una vacante, el presidente de Estados Unidos debe nombrar un reemplazo que debe ser confirmado por una mayoría en ambas cámaras del Congreso. La tercera permite al presidente, en este caso Donald Trump, delegar sus funciones en el vicepresidente de forma temporal. Mientras que la cuarta y la más importante en este caso, es que se crea un mecanismo mediante el cual el vicepresidente y la mayoría de los miembros del gabinete pueden declarar que el presidente no es capaz de desempeñar sus funciones y obligaciones de su cargo.

Entre esas voces que sugieren la destitución se encuentra la junta de The Washington Post, uno de los principales diarios estadounidenses, quien urgió en un editorial a la remoción del Presidente tras la violencia desatada en el Capitolio.

Asimismo, importantes grupos empresariales estadounidenses instaron a las altas esferas del gobierno a considerar la destitución de Donald Trump como Presidente, después de que partidarios del republicano irrumpieran en el Capitolio.

En ese mismo sentido se pronunciaron varias voces en la Cámara de Representantes quienes han solicitado al vicepresidente Mike Pence, tome la decisión de destituir al presidente antes del 20 de enero, fecha en que oficialmente debe concretarse la sucesión presidencial y entregar la Casa Blanca a Joe Biden.

Lo ocurrido durante la jornada del miércoles en Washington, cuando simpatizantes de Trump intentaron tomar con uso de violencia el Capitolio, constituyó un acto que no se registraba en Estados Unidos desde el siglo XIX. El saldo fue una mujer muerta a causa de un disparo, un toque de queda, y muy posiblemente la remoción del polémico presidente de la Casa Blanca, quien de proceder la invocación de la Enmienda 25, podría terminar antes su período como presidente.

EL CAPITOLIO VIVIÓ ESCENAS DE CAOS, CON REPRESENTANTES DEL CONGRESO TIRÁNDOSE AL SUELO, EVACUANDO EL LUGAR Y PONIÉNDOSE MÁSCARAS ANTIGAS.

El profesor de gobernabilidad de la Universidad de Harvard, Steven Levitsky, describió lo sucedido como la respuesta a «cuatro años de desacreditar y deslegitimar la democracia», por parte del Partido Republicano y del presidente.

Levitsky es coautor del libro de 2018 How Democracies Die («Cómo mueren las democracias»), en el que expuso «las señales alarmantes que ponen en riesgo la democracia liberal de Estados Unidos».

Estudioso también de los procesos democráticos y presidenciales en Latinoamérica, Levitsky describió la toma del miércoles del Capitolio de Washington D.C. por parte de partidarios de Donald Trump como «un intento de autogolpe». Según su análisis, «la democracia sobrevivirá a este día», pero lo que se plantea a futuro para Estados Unidos es incierto y un periodo llevado por la crisis.

Por su parte, el presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, calificó lo ocurrido en Washington DC como «Un asalto a una ciudad de libertad, el Capitolio en sí mismo. Un asalto a los representantes de la gente, a la policía del Capitolio, a los servidores públicos (…) No es una protesta, es una insurrección», dijo Biden en una declaración televisada.

«En este momento, nuestra democracia está bajo un asalto sin precedentes, como no habíamos visto en tiempos modernos», dijo.

El demócrata, cuya victoria estaba siendo certificada en el Congreso antes de la irrupción de los simpatizantes de Trump, hizo un llamado al presidente estadounidense para que apareciera en televisión nacional para pedirles que detuvieran el asalto. «¡Debe terminar ya!», expresó.

Y es que no hay manera de que Trump evada su responsabilidad como convocante a la violencia, siendo que ese mismo miércoles encabezó un mitin con miles de sus partidarios frente a la Casa Blanca desde donde denunció que era víctima de un fraude electoral -del que por cierto no hay pruebas-.

De ahí, cientos de sus simpatizantes se dirigieron al Capitolio con la consigna de tomarlo. Sus seguidores irrumpieron en la sede del Congreso mientras se llevaba a cabo el proceso de certificación de la victoria de Biden en las elecciones de noviembre de 2020; logrando ingresar al recinto, donde se manifestaron en el hemiciclo del Senado, oficinas de legisladores y algunos salones. Miles más se mantuvieron en las escalinatas del edificio, en el exterior.

Las dos cámaras del Congreso estadounidense estaban sesionando para certificar los votos emitidos por el Colegio Electoral el pasado 14 de diciembre, que proclamaron a Biden presidente electo.

Durante los disturbios al interior del Capitolio, una mujer partidaria del presidente Trump recibió un disparo y posteriormente se informó que había perdido la vida.

Minutos después Donald Trump apareció en Twitter, su red social favorita y llamó a la paz, no sin antes insistir en que le habían robado la elección.

Los disturbios en el Capitolio.

“Esta fue una elección fraudulenta, pero no podemos hacerle el juego a esta gente. Necesitamos paz, así que vayan a casa. Los queremos, son muy especiales”, dijo el presidente, después de que el mandatario electo, Joe Biden, compareciera y pidiera a Trump llamar al cese de la violencia.

Sin embargo, Twitter bloqueó la cuenta del presidente saliente de los Estados Unidos, luego de remover sus últimos tres mensajes.

En ellos, el mandatario saliente instaba a sus seguidores a dejar las inmediaciones del Congreso, pero los llamó patriotas y volvió a rechazar sin pruebas su derrota en las elecciones presidenciales.

Ante ello, la red social informó que debió eliminar los tres mensajes y que la cuenta permanecerá bloqueada durante 12 horas. “Si no sucede, la cuenta permanecerá bloqueada”, informó la compañía fundada por Jack Dorsey, siendo la primera vez que la compañía toma una decisión de esta naturaleza. También las cuentas en Facebook y You Tube le fueron bloqueadas al polémico presidente.

Por la noche, se reanudó la sesión y se ratificó el triunfo de Biden, quien habrá de tomar posesión el próximo 20 de enero.

Por otro lado, es de mencionar que luego de sus triunfos en la segunda vuelta electoral, los demócratas tomarán el control del Senado de Estados Unidos por primera vez en seis años después de que Jon Ossoff derrocara al republicano David Perdue en Georgia.

La victoria de Ossoff, junto con la derrota de Raphael Warnock al republicano Kelly Loeffler, divide el Senado 50-50 entre los dos partidos, pero inclina el poder en la cámara a los demócratas porque la vicepresidenta electa, Kamala Harris, tiene el voto de desempate.

Los demócratas tienen la mayoría en la Cámara de Representantes y ahora podrán controlar la agenda en el Senado, incluidas las nominaciones para ocupar el gabinete del presidente electo Joe Biden y el poder judicial. Sin embargo, con un margen tan pequeño, los demócratas aún necesitarán depender de los votos republicanos para la mayoría de las leyes importantes.

Por lo pronto, habrá de recordarse este 6 de enero como una jornada insólita e inédita en Washington, pero que también habrá qué decirlo, no comenzó la mañana del miércoles cuando el todavía presidente Donald Trump convocó a un mitin para insistir -sin fundamentos- en que le habrían robado el triunfo electoral en las elecciones del pasado 3 de noviembre, siendo que durante cuatro años, e incluso antes, se dedicó a dividir a los estadounidenses y a construir y alentar un odio que como lo vimos, terminó por derivar en violencia. Aunque no se descarta quizá también tenga consecuencias funestas para su persona, pues no se descarta una remoción anticipada y hasta un juicio que lo podría conducir a prisión.

 

 

Doctor en Derecho y Notario; Analista y Columnista Sociopolítico; Consultor en Admon. y Políticas Publicas; Pdte. de Conciencia Cívica, A.C. y JALISCOenPLENO, A.C.