15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2021-01-04
537 Views

Covid: desorden y riesgo

El semáforo de riesgo epidémico COVID-19 tendrá a casi todo el país pintado de naranja, con 22 estados en ese color, de acuerdo con información del Gobierno de México actualizada hasta este sábado. Rojo: Baja California, Guanajuato, Ciudad de México, Estado de México y Morelos. Naranja: Aguascalientes, Baja California Sur, Chihuahua, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato,... Read More

El semáforo de riesgo epidémico COVID-19 tendrá a casi todo el país pintado de naranja, con 22 estados en ese color, de acuerdo con información del Gobierno de México actualizada hasta este sábado.

Rojo: Baja California, Guanajuato, Ciudad de México, Estado de México y Morelos.

Naranja: Aguascalientes, Baja California Sur, Chihuahua, Coahuila, Colima, Durango, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Jalisco, Michoacán, Nayarit, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, Quintana Roo, San Luis Potosí, Sonora, Tabasco, Tlaxcala, Yucatán y Zacatecas.

Amarillo: Sinaloa, Tamaulipas y Veracruz.

Verde: Campeche y Chiapas.

El nivel rojo del semáforo significa riesgo máximo de contagio; el naranja, riesgo alto; el amarillo, riesgo medio; y el verde, riesgo bajo.

Autoridades sanitarias han señalado que aunque se llegue al semáforo verde, el riesgo continúa y es necesario seguir las recomendaciones básicas para disminuir contagios: sana distancia, uso de cubrebocas, estornudo de etiqueta y lavado constante de manos.

El número de casos confirmados de COVID-19 en México subió a un millón 437 mil 185 el viernes al inicio de 2021, informó la Secretaría de Salud.

El dato representa un aumento de 11 mil 91 casos con respecto al último informe publicado en 2020.

En lo que se refiere a los fallecimientos, la dependencia reportó que el total se colocó en 126 mil 507, un alza de 700 muertes en comparación con el reporte previo.

En tanto, el 5 de enero llegarán a México 50 mil dosis más de la vacuna contra COVID-19, y en las tres semanas posteriores a esa fecha, se contará con un millón 400 mil dosis en el país.

Estas vacunas están destinadas para todo el personal que está atendiendo COVID, «calculamos es de alrededor de 750 mil médicos, enfermeras, trabajadores de la salud «, puntualizaron las autoridades.

«Somos el primer país de América Latina en que se está aplicando la vacuna contra COVID», señaló el titular del Ejecutivo, y según información, dijo, «hemos recibido 53 mil 625 dosis y se han aplicado hasta ahora 32 mil 824 al personal médico que está en hospitales COVID (…) primero proteger a los que están salvando vidas».

Vamos a salir adelante y vamos a enfrentar las dos crisis en México, aseguraron las autoridades sanitarias, «vamos a mejorar la situación sanitaria y económica en nuestro país. En cuanto a la pandemia, vamos enfrentándola, vamos a seguir manteniendo el propósito de que nadie se quede sin ser atendido que no falten, las camas, los equipos, los médicos «.

LAS AUTORIDADES ENFATIZARON EN EL CUIDADO INDIVIDUAL QUE CADA PERSONA DEBE TENER CON LAS MEDIDAS SANITARIAS ACTUALES.

En este contexto, médicos y enfermeras del Hospital La Raza, y también de otros nosocomios, realizaron este 1 de enero del 2021 una protesta sobre calzada Vallejo para demandar al gobierno federal que les apliquen la vacuna contra Covid-19 antes que a los directivos, y también para demandar su bono especial que anunció el gobierno federal.

La concentración de médicos y enfermeras se registró sobre calzada Vallejo, casi esquina con Circuito Interior, frente a las instalaciones del Hospital La Raza.

Enfermeros resaltaron que en ese hospital comenzaron en marzo del año pasado los primeros casos de contagios entre personal de salud, debido a que no tuvieron los insumos necesarios para su protección.

Por ello, demandaron al director del IMSS, Zoé Robledo, equipar a médicos y enfermeras, así como priorizar la vacuna de Pfizer para el personal que verdaderamente se encuentra en la primera línea contra el coronavirus.

Los cerca de 200 médicos y enfermeras dijeron que continuarán con las movilizaciones hasta ser atendidos por las autoridades del IMSS y en general del gobierno federal.

Por separado, la doctora Ana Paola de Cosio Farías, pediatra y endocrinólogo, denunció a través de un video posteado en redes sociales, que fue obligada a laborar en el área Covid-19 en el Centro Médico Nacional Siglo XXI del IMSS, a pesar de que otros médicos ya recibieron la vacuna de Pfizer. Indicó que directivos del nosocomio le dijeron que en caso de no aceptar sería acusada de abandono de empleo.

“Ahora resulta que no aparecemos en las listas de vacunación cuando hay personal administrativo que está recibiendo la vacuna argumentando que están a cargo de equipos Covid, pero nunca se meten (a las áreas) y nunca están expuestos”, aseguró.

Dijo que decidió renunciar a su cargo ante el “influyentismo” que prevalece en ese hospital, en la aplicación de la vacuna, además de que sólo en una ocasión recibió el bono Covid que anunció el gobierno a mediados del año pasado.

El director general del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), Zoé Robledo, afirmó que los trabajadores de la salud en los hospitales Covid-19 son los primeros en vacunarse.

“Hay que poner al frente a los que están en la primera línea de atención; no se permitirán arbitrariedades ni influyentismo”, sostuvo el pasado jueves.

En conferencia de prensa virtual, el titular del Seguro Social informó que enviará una carta a los directores normativos, directores de hospitales y Representantes del IMSS en los estados para exponerles de manera “clara y enfática” que en esta primera etapa de vacunación el personal de la salud que atienden la pandemia es prioridad en este momento.

Ahora bien, en otras latitudes, el organismo sanitario británico Public Health England (PHE) desaconsejó este sábado la “mezcla” de vacunas contra la covid-19 procedentes de distintos distribuidores salvo en “raras ocasiones”.

La advertencia llega a dos días de que el Reino Unido acelere su programa nacional de inmunización este lunes, con la introducción de un segundo preparado contra el coronavirus, el desarrollado por la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca, aprobado recientemente por los reguladores de este país.

Esa vacuna se podrá empezar a utilizar junto con la anteriormente autorizada de Pfizer/BioNTech, que empezó a administrarse entre la población británica el pasado diciembre.

En una serie de pautas dadas en víspera de Año Nuevo por el Gobierno a los profesionales del servicio público sanitario -NHS- se indicaba entonces que si una persona que ya había recibido una primera inyección -de las dos dosis requeridas- acudía a ponerse la segunda y esta no estaba disponible -o se desconocía de qué clase era la primera-, es “razonable” ofrecer una dosis de otra vacuna.

Se explica que “esta opción es preferible si es probable que el individuo vaya a estar expuesto a un riesgo alto inmediato o se considera poco probable que vuelve a acudir”. Tras plantearse nuevos interrogantes sobre los riesgos de esa opción, la responsable del programa de inmunizaciones en el PHE, Mary Ramsay, aclaró hoy al canal británico Sky News que “mezclar” tipos de vacunas no es recomendable y solo debería hacerse “en raras ocasiones”.

“No recomendamos mezclar las vacunas de covid-19. Si tu primera dosis es de la vacuna de Pfizer, no se le debería dar la de AstraZeneca en la segunda dosis y viceversa”, remarcó la experta.

Admitió que “podría haber ocasiones extremadamente raras donde no esté disponible el mismo tipo de vacuna, o donde no se conozca qué vacuna se empleó en el paciente”.

Sin embargo, precisó en este sentido que “deberían realizarse todos los esfuerzos posibles para administrar la misma vacuna pero en los casos en que esto no sea posible, es mejor dar una segunda dosis de una vacuna diferente que no dar ninguna”.

El preparado de Oxford/AstraZeneca -dos dosis completas con un intervalo de entre 4 y 12 semanas- precisa de una refrigeración normal, de entre 2 y 8 grados centígrados, y se transporta con facilidad frente a la complicación logística que plantea la de Pfizer, que ha de ser conservada a 70 grados bajo cero.

Funcionarios de salud británicos reactivaron los hospitales de emergencia que se levantaron al comienzo de la pandemia para hacer frente al aumento de los casos de coronavirus que está poniendo a las salas existentes bajo una presión extrema, particularmente en Londres.

Reino Unido ha registrado más de 50,000 nuevos contagios diarios de COVID-19 durante los últimos cuatro días, impulsados en gran parte por una nueva variante del virus que es mucho más infecciosa.

Los médicos han advertido que se encuentran luchando para sobrellevar la situación, especialmente cuando una gran cantidad colegas se enferman o tienen que aislarse, mientras que los paramédicos y enfermeras han tenido que tratar a los pacientes en ambulancias debido a la escasez de camas disponibles.

Es entendible que algunas personas pueden sentirse preocupadas acerca de vacunarse, ahora que las vacunas contra el COVID-19 están disponibles paulatinamente en nuestro país. Si bien hay más vacunas contra el COVID-19 que se están desarrollando lo más rápido posible, siguen estando vigentes los procesos y procedimientos de rutina que garantizan la seguridad de cualquier vacuna que reciba autorización o aprobación de uso. La seguridad es la principal prioridad, y hay muchos motivos para vacunarse. La vacunación contra el COVID-19 ayudará a evitar que contraiga la enfermedad

Está demostrado que todas las vacunas contra el COVID-19 disponibles en la actualidad son altamente efectivas para prevenir el COVID-19. Todas las vacunas contra el COVID-19 en proceso de desarrollo están siendo evaluadas exhaustivamente en ensayos clínicos y serán autorizadas o aprobadas solo si pueden reducir de manera sustancial su probabilidad de contagiarse.

Con base en lo que sabemos acerca de las vacunas para otras enfermedades y los primeros datos de los ensayos clínicos, los expertos creen que vacunarse contra el COVID-19 podría evitar que se enferme gravemente incluso si se contagia COVID-19.

Vacunarse también puede proteger a las personas a su alrededor, en especial aquellas con mayor riesgo de enfermarse gravemente a causa del COVID-19..

Los expertos siguen llevando adelante estudios para evaluar el efecto de la vacuna contra el COVID-19 sobre la gravedad de la enfermedad en los casos de COVID-19, así como su capacidad de evitar que las personas propaguen el virus que causa el COVID-19.

El COVID-19 puede acarrear complicaciones graves que ponen en riesgo la vida, y no hay forma de saber cómo lo afectará el COVID-19 a la poblacion en particular. Además, si alguien se enferma podría contagiar la enfermedad a amigos, familiares y a otras personas de su entorno.

Los ensayos clínicos de todas las vacunas primero deben demostrar que son seguras y efectivas antes de que se pueda autorizar o aprobar el uso de una vacuna específica, incluidas las vacunas contra el COVID-19. Los beneficios conocidos y posibles de una vacuna deben superar los riesgos conocidos y posibles de la vacuna para que se utilice en virtud de lo que se conoce como Autorización para Uso de Emergencia (EUA, por sus siglas en inglés). Contagiarse de COVID-19 podría generar algo de protección natural, conocida como inmunidad. La evidencia actual sugiere que la reinfección por el virus que causa el COVID-19 es poco frecuente en los 90 días posteriores a la infección inicial.

Las vacunas contra el COVID-19 ayudarán a protegerlo al crear una respuesta de generación de anticuerpos (sistema inmunitario) sin que deba sufrir la enfermedad.

Tanto la inmunidad natural como la producida por una vacuna son aspectos importantes del COVID-19 que los expertos están buscando conocer en mayor profundidad.

Usar mascarillas y respetar el distanciamiento social son prácticas que ayudan a reducir la probabilidad de exposición al virus o de propagarlo a otras personas, pero estas medidas no son suficientes. Las vacunas actuarán sobre su sistema inmunitario para que esté en condiciones de combatir el virus si se ve expuesto al mismo.

Vacunarse y seguir las recomendaciones para protegerse y proteger a otras personas ofrecerán la mejor protección contra el COVID-19.

Detener una pandemia exige usar todas las herramientas a nuestra disposición. En la medida que los expertos aprendan más acerca de cómo una vacuna contra el COVID-19 podría ayudar a reducir la propagación de la enfermedad en las comunidades, las autoridades seguirán actualizando las recomendaciones con la última evidencia científica disponible para proteger a las comunidades. En la medida que las vacunas contra el COVID-19 sean autorizadas y luego se recomiende su uso, será importante tener información acerca de lo que sabemos sobre cada vacuna.

Por el momento, hay dos vacunas autorizadas y recomendadas para la prevención del COVID-19:

​​​​La vacuna contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech

La vacuna contra el COVID-19 de Moderna​​

Y es que todo esto, cobra más importancia luego de haberse conocido que tras aplicarse la vacuna de Pfizer contra el COVID-19, una doctora en Coahuila, presentó reacciones adversas, por lo que tuvo que ser trasladada a un hospital de Monterrey.

HASTA EL MOMENTO SU ESTADO DE SALUD ES ESTABLE, AUNQUE FAMILIARES AFIRMARON QUE LLEGÓ A PRESENTAR CONVULSIONES Y PARÁLISIS EN SUS EXTREMIDADES.

Fue el 30 de diciembre que la médico se aplicó la vacuna como cientos de colegas para protegerse del coronavirus ante su labor al frente de la pandemia, sin embargo 12 horas después comenzó a presentar síntomas adversos. La doctora, de 32 años, se desempeña como médico internista en el Hospital General de Zona No. 7, en el municipio de Monclova y en un principio sus familiares suplicaron que fuera trasladada a un nosocomio de especialidad para que fuera atendida correctamente.

“Los efectos adversos: parálisis de brazos y piernas, además de convulsiones frecuentes. Por favor ella se encuentra grave, estuvo brindando ayuda en esta pandemia, no podemos dejarla sola, necesita ayuda”, señala la publicación de familiares.

La información señaló que la doctora fue valorada por un neurólogo y se le detectó mielitis transversa, por lo que horas después se determinó trasladarla a la Unidad Médica de Alta Especialidad No. 25 del IMSS, en Monterrey, Nuevo León. Ante el caso, el IMSS dio a conocer en un comunicado que el traslado de la doctora a Monterrey fue por razones de seguridad y que su estado de salud es bueno, por lo que solo se sigue el protocolo de seguimiento y atención en tercer nivel.

“El #IMSSCoahuila informa que tras la aplicación de la #VacunaCOVID19, una doctora del HGZ No. 7 de #Monclova presentó una reacción adversa y por seguridad fue trasladada a una UMAE de Nuevo León para seguimiento; su estado de salud es bueno, es FALSO que haya sido intubada”. Se publicó en twitter.

Sin embargo, familiares sostienen por su parte que el estado de salud de la doctora es reservado. Ella fue posteriormente trasladada a la Unidad Médica de Alta Especialidad No. 25 del IMSS, en Monterrey, Nuevo León Foto.

En el comunicado, el IMSS también informó que desde el inicio de la vacunación contra el COVID-19 en Coahuila el pasado lunes, se han aplicado 1,609 dosis a personal del IMSS en la entidad y han presentado dos casos de reacciones adversasleves”, el de la doctora y otro de una especialista del Hospital General de Zona No. 1, quien estuvo en vigilancia por una hora y fue dada de alta, permaneciendo en buenas condiciones.

La doctora internista oriunda de Orizaba, fue la primera médico del país en presentar una reacción negativa grave a la vacuna de Pfizer que comenzó a aplicarse en Coahuila.

Una de sus primas pidió apoyo en Facebook al director del IMSS, Zoe Robledo, a través de las redes sociales para que la doctora fuera atendida correctamente. La familiar declaró que no buscan desacreditar la vacuna ni al IMSS, que sólo quería difundir su petición de ayuda. Recordemos que la vacuna sigue siendo investigada y se estima que podría generar reacciones adversas en 1 de cada 100,000 personas; las reacciones pueden ser muy leves a graves, dependiendo de múltiples factores de alergias en los pacientes. La noche de este viernes 1 de enero, la Secretaría de Salud emitió un comunicado donde explicó la evolución de la doctora.

Detalló que presentó erupción cutánea, crisis convulsivas, disminución de la fuerza muscular y dificultad respiratoria, en la siguiente media hora a la aplicación. La reacción se detectó dentro del área de observación específica de la célula de vacunación en la que la doctora recibió su vacuna. Al respecto, “la Secretaría da a conocer que ya estudia el caso para conocer la causa directa del cuadro que presenta la doctora. El diagnóstico inicial es encefalomielitis en estudio, se reporta estable, sin presencia de crisis convulsivas en las últimas horas”.

La doctora cuenta con antecedente de alergia al Trimetroprim con sulfametoxazol, misma que puede ocasionar cuadros graves e inclusive la muerte y se caracteriza, entre otras cosas, por erupciones cutáneas, angioedema y reacción anafiláctica.

Con la evidencia científica disponible de los ensayos clínicos de la vacuna Pfizer-BioNTech BNT162b2 contra el virus SARS-CoV-2, ninguna persona había presentado antes encefalitis luego de la aplicación de la vacuna.

Autoridades de salud representadas por la Dirección General de Epidemiología y el Centro Nacional para la Salud de la Infancia y Adolescencia (Censia) se encuentran investigando el caso junto con el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), bajo el protocolo ESAVI: Eventos Supuestamente Atribuibles a la Vacunación e Inmunización, establecido por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

La doctora se encuentra bajo observación y tratamiento por parte de especialistas en medicina crítica para disminuir la inflamación cerebral presentada. Se continuará tratamiento especializado intensivo con base en esteroides y anticonvulsivos para disminuir el riesgo de que presente secuelas.

Doctor en Derecho y Notario; Analista y Columnista Sociopolítico; Consultor en Admon. y Políticas Publicas; Pdte. de Conciencia Cívica, A.C. y JALISCOenPLENO, A.C.