15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2020-12-14
539 Views

Tren Maya, un capricho en marcha

ESTE TEMA HA ESCALADO A NIVEL JUDICIAL Y, A RESERVA DE LAS ACCIONES QUE PUEDA TOMAR LÓPEZ OBRADOR, SI LA SUPREMA CORTE ACEPTA ATRAER EL ASUNTO, SERÍA EL PRIMER AMPARO CONTRA ESTE POLÉMICO PROYECTO QUE LLEGA A ESTA INSTANCIA

Para nadie es un secreto que el proyecto del Tren Maya es un capricho más de Andrés Manuel López Obrador y que mientras más resistencias encuentra, el presidente más se empecina en no detener su marcha. “El Tren va porque va”, y al tratarse de uno de los proyectos emblemáticos de la Cuarta Transformación, con el que AMLO esperaría estar algún día en los billetes mexicanos, no se ve posibilidad alguna de que se detenga su construcción pese a que ha sido altamente criticada.  

En días pasados, en un acto más de soberbia y desdén hacia otros Poderes de la Nación diversos al que encabeza, el titular del Ejecutivo se jactó que su gobierno ya se ha vuelto “experto en la carrera de obstáculos”, luego de conocer que comunidades indígenas obtuvieron un amparo para frenar obras del Tren Maya en Campeche.  

Su desafío no solo va en contra de las autoridades judiciales, y de los pueblos indígenas, sino de los organismos y asociaciones que los apoyan y de los defensores del medio ambiente que también se han pronunciado en contra del proyecto. Sin embargo, habrá que poner atención a lo que puede surgir en los próximos días, pues el asunto ya escaló a la Suprema Corte de Justicia de la Nación. 

 El presidente acusó “hay intereses político-electorales” que se mueven en su contra después de que el pasado lunes, comunidades  de Campeche, Yucatán, Quintana Roo y organizaciones de la sociedad civil anunciaron la obtención de una suspensión a obras del Tren Maya en uno de sus tramos, siendo que días antes, la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), había otorgado la autorización del impacto ambiental de la Fase 1 del proyecto que permite la tala de 800 hectáreas de selva (“afectación de masa forestal que contribuirá a la emisión de carbono, considerado uno de los causantes del cambio climático”). 

“La suspensión definitiva tiene por efectos detener cualquier actividad relativa a la implementación del proyecto, salvo la relacionada al mantenimiento de las vías, hasta en tanto el juicio de amparo no sea resuelto de manera definitiva”, señala el resolutivo provisional ordenado por la Juez Segundo de Distrito de Amparo y Juicios Penales Federales del estado de Chiapas, quien concedió, el 22 de junio pasado, la suspensión definitiva a un grupo de personas pertenecientes al pueblo Maya-Ch’ol, de las comunidades de Palenque, Salto de Agua y Ocosingo, quienes se ampararon frente a dicho proyecto.

 Colectivos de Campeche y Quintana Roo, informaron que con estos proyectos se viola el derecho humano al acceso a un medio ambiente sano, ya que hay información de que se generarán grandes impactos sociales y ambientales, no sólo es el ferrocarril, sino que son grandes polos de desarrollo. 

Indicaron que no se han presentado en su integridad los efectos en las manifestaciones de impacto ambiental, se fragmentan con lo que no se visualiza el impacto que habrá, además promueve la especulación de la tierra. 

Xavier Martinez, director operativo del Cemda, dijo que fue incorrecto que el proyecto del Tren Maya sea dividido para su evaluación, ya que la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) debe ser integral para prever todos los impactos que se puedan dar, la Semarnat no evaluó en conjunto el proyecto.

 La suspensión definitiva está relacionada con el amparo presentado en julio del 2020 en contra del proyecto Tren Maya. Además, incide en la Fase 1, cuya MIA fue autorizada la semana pasada, ya que no se podrán realizar obras de esa fase pues se trataría de nuevas obras del tramo 2 de Escarcega a Calkiní. 

El martes, en su conferencia de prensa matutina, el titular del Ejecutivo federal reconoció que no sabe con detalle acerca de este amparo, pero desde su óptica se trata de una acción político-Electoral. 

“Acuérdense de cuántos amparos promovió la organización de Claudio X. González para que no se construyera el Aeropuerto Felipe Ángeles, cientos de amparos, lo mismo en el caso del Tren Maya, hay varios amparos (…) no conozco el fondo del asuntos, pero es probable que esté vinculado con propósitos político-electorales. 

“TENEMOS QUE ESTAR BRINCADO OBSTÁCULOS, YA SOMOS EXPERTOS EN  LA CARRERA DE OBSTÁCULOS, PERO SE CUMPLE CON LA LEGALIDAD, VAMOS A VER DE QUÉ SE TRATA Y VAMOS A RESOLVER”, DIJO LÓPEZ OBRADOR.

 Ese amague, desafío, burla, o cualquier cosa que el presidente haya querido expresar con su declaración, es una mala señal, tanto porque demuestra que no le quita el sueño una imposición de una autoridad Judicial, como porque no está dispuesto a que se detenga la construcción de uno de sus caprichos que más caro costará a los mexicanos ya sea por su elevado costo y por el daño ecológico que provocará. 

Sin embargo, el miércoles un Tribunal Colegiado en materias Civil y Administrativa del Décimo Cuarto Circuito solicitó a la Corte atraer el amparo promovido por el colectivo de comunidades Chuun t’aan porque consideró que el caso es novedoso y reviste la trascendencia y relevancia necesarias para que el Máximo Tribunal se pronuncie.

 Este amparo indirecto 746/2020, que representa el primero en llegar a la Corte, busca determinar la afectación a los derechos fundamentales a disfrutar de un medio ambiente sano. De igual forma la participación informada de las comunidades indígenas afectadas, a garantizar su identidad cultural, costumbres, tradiciones, la libertad de decisión sobre su territorio, al respeto y preservación de zonas y vestigios arqueológicos.

 La agrupación Chuun t’aan argumentó en su demanda que el proyecto del Tren Maya se inició sin una consulta previa con pueblos indígenas que habitan la región, así como sin informarles sobre el impacto ambiental y los daños al patrimonio cultural que esta obra podría ocasionar. 

En tanto, El Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) aseguró que no había recibido notificación alguna que le ordene suspender las obras del segundo tramo del Tren Maya, por lo que continúa con los trabajos del tramo que va de Escárcega a Calkini, en Campeche. 

“Hasta el momento no se han suspendido los trabajos que se realizan en el trayecto referido”, confirmó. 

La realidad es que este tema relacionado con el Tren Maya ha escalado a nivel judicial y, a reserva de las acciones que pueda tomar López Obrador, si la Suprema Corte acepta atraer el asunto, será el primer amparo contra este polémico proyecto que llega a esta instancia, y habrá que estar muy atentos a lo que pueda proseguir, porque el presidente no está dispuesto a detener su marcha.

Doctor en Derecho y Notario; Analista y Columnista Sociopolítico; Consultor en Admon. y Políticas Publicas; Pdte. de Conciencia Cívica, A.C. y JALISCOenPLENO, A.C.