15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2020-11-10
2417 Views

Más youtuberos menos chayoteros

TRAS LAS LISONJAS DE CUERPO PRESENTE EN REDES SOCIALES SE VIO UNA EVIDENTE PRESENCIA DE BOTS ALFARISTAS QUE REPLICARON SU DISCURSO, LO FELICITARON AÚN ANTES DE QUE TOMARA LA PALABRA Y CUESTIONARON LOS SEÑALAMIENTOS DEL PRI Y MORENA, ADEMÁS DE QUE INSULTARON AL GOBIERNO FEDERAL

Las marchas que piden la revocación de mandato de Enrique Alfaro como gobernador de Jalisco crecen, aumentan en convocatoria, hay mayor participación ciudadana sobre la partidista y cada vez son más frecuentes y por tanto difíciles de ocultar, traspasando el umbral de que a ella acuden sólo simpatizantes de la 4T enojados por los desplantes del gobernante local, a quien acusan de grillar con objetivo electorero al gobierno que encabeza Andrés Manuel López Obrador.

Pero no podrá quejarse Enrique el Endeudador de no haber utilizado bien el dinero del erario estatal para acallar a buena parte de la prensa local, sobre todo la escrita, que ha evitado informar sobre las manifestaciones -hasta la tercera marcha aparecieron por fin notas tímidas, pequeñas y escondidas en las últimas páginas- en una evidente censura y autocensura para no hacer enojar al prócer que, designado por dios para enfrentar el Covid-19, ahora tiene una encomienda federalista más redentora aún. Y si no que le pregunten a Krauze.

Es decir, el autorretrato de El Endeudador a su gusto y complacencia, pagado de nuestros bolsillos. Y los medios escritos (entre los que siempre insistiré en no incluir a NTR que contra viento y marea conserva el decoro) haciendo el papel contrario a su razón de ser, la informativa, queriendo tapar absurdamente el sol con un dedo.

Es claro que en el pecado censor las empresas periodísticas llevan la penitencia de sobrevivir y que cada día más personas dan la espalda a quienes responden a intereses que no son los de sus audiencias, sino de quienes firman el cheque de la pauta publicitaria.

En esa tercera marcha muchos de los compañeros reporteros escucharon, porque fue el grito más constante de la marcha después de “fuera Alfaro”, lo que se trató de un reclamo, pero también de una sentencia, una especie de coro de una muerte anunciada: “Más youtuberos, menos chayoteros”.

Y es que a los periódicos les importó más cubrir a un gobernador que venía rozagante de haber pintado un estado en el cual no existen las fosas clandestinas, las desapariciones forzadas, los crímenes de odio o de género, la Fiscalía bajo control del crimen organizado, la impunidad, el agua sucia tanto la que llega a las casas como ya desechada al río Santiago, porque de todo lo anterior y otros temas Alfaro simplemente evitó hablar.

Prefirieron destacar su bravura, señalar su claridad de miras, luego que aprovechando el informe de nueva cuenta arremetió contra el gobierno federal, amenazó con abandonar el pacto fiscal, e hizo numerosos comparativos entre la Ciudad de México y Jalisco respecto a los resultados en el control de la pandemia por Covid-19. 

En su cotidiana cantaleta ahora convertida en informe, Alfaro presumió que en Jalisco se tiene la tercera tasa más baja en incidencia del país de Covid-19 por casos acumulados de contagios y la quinta tasa más baja de mortalidad, mientras en la Ciudad de México “es tres veces más grande” y eso según afirmó es una “muestra contundente de que hicimos lo correcto”.

Alfaro elogió su decisión de no haber entregado “nuestra infraestructura, recursos humanos, materiales y financieros al Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi)”, porque “imagínense si hubiéramos entregado nuestro sistema de salud lo que hubiera sido bajo las órdenes del gobierno federal”.

La representación rimbombante del informe, con un séquito de diputados aplaudidores -salvo de Morena y el PRI-, las cifras maquilladas y lustrosas, las bravatas demagógicas y electoreras, hicieron recordar los peores tiempos del PRI, partido cuyo ADN cruzado con genes panistas fue la cuna política de un gobernador que le hizo este homenaje de lengua presente a sus predecesores.

Salvador Caro y Mara Robles.

Pero lo peor fueron dos diputados, Mara Robles y Salvador Caro, en una muestra que me hace fruncir la nariz al ver el grado de genuflexión que priva en el Congreso del Estado, dominado por los refundidores de Jalisco y cuando Alfaro está con el dedo flamígero listo para designar las próximas candidaturas.

El clímax del informe vino cuando Salvador Caro, voz potente, adjetivos rebuscados que incendian el discurso, comparó a su ídolo con fray Antonio Alcalde y con el gobernador Francisco Labastida Izquierdo, quienes hace 300 y 100 años respectivamente enfrentaron epidemias que costaron miles de vidas al estado.

“Desde entonces a ningún otro gobernante le había tocado enfrentar un reto tan grande y complejo, usted se ha distinguido por hacer del humanismo, la responsabilidad social y la política, la insignia de su liderazgo. Con usted al frente, cualquier adversidad la superaremos”, dijo Caro, de corrido y sin hipear.

Estaba tan programada la lamida de zapatos que inmediatamente después de Caro tocó el turno al gobernador, quien completó -en una especie de discurso a dos tiempos- lo dicho por el diputado, con una reseña histórica sobre lo hecho por Alcalde y Labastida.

“Entre 1785 y 1786, en la Nueva Galicia hubo hambruna, y enfermedades que diezmaron en 15 por ciento la población, en aquella crisis sanitaria ahí estuvo el obispo fray Antonio Alcalde -que ha sido siempre un ejemplo a seguir-, para iniciar la construcción del Hospital Civil de Guadalajara que todavía lleva su nombre. Tiempo después, en 1918 la gripe española cobró la vida de casi 25 mil jaliscienses y obligó (al gobernador Izquierdo) a fundar aquí en la capital de Jalisco la primera Cruz Verde del país”, aleccionó Alfaro tal vez proyectándose que estaba en una conferencia mañanera.

Tras las lisonjas de cuerpo presente en redes sociales se vio una evidente presencia de bots alfaristas que replicaron su discurso, lo felicitaron aún antes de que tomara la palabra y cuestionaron los señalamientos del PRI y Morena, además de que insultaron al gobierno federal, al presidente Andrés Manuel López Obrador y fustigaron para que Jalisco abandone el pacto fiscal federal. Todo, por supuesto, con cargo al erario y a la deuda estatal. 

El mismo teatro y la misma función, contada por los juglares de la política jalisciense como una epopeya, a ocho columnas para que todos puedan leer lo que a final de cuentas se leerá menos cada día que pase, porque este mundo no se detiene y cada vez hay más youtuberos y menos chayoteros.

PARTIDIARIO

Crisis Aliancista.– En medio del “botón de emergencia” que buscó reducir la movilidad de los habitantes de Jalisco, la entidad cuyo gobernador gusta presumir que tiene una de las tasas de contagio más bajas de México y que su plan de combate al Covid-19 ha sido exitoso, en números redondos se consolida como la quinta del país con mayor cantidad de muertes al llegar a 4 mil 282 personas fallecidas el fin de semana -Puebla, sexto lugar, tiene 4 mil 518-, mientras su capital, Guadalajara, con mil 552 muertes por el mismo padecimiento, también asciende en la tabla y colocada en el séptimo lugar del país cada día se acerca más a Tijuana y Mexicali, ocupantes del sexto y quinto puesto.

Y ya con esta.- Continuando con las entidades de la alianza golpista, el área de salud es de las más sacudidas para tres entidades que decidieron no sumarse al Insabi dizque porque ellos querían seguir ¿administrando? los recursos (léase libremente) del sector. Pues ahí están Chihuahua, Nuevo León y Jalisco, padeciendo además de altísimas tasas de Covid, también la falta de personal, desabasto de medicamentos e insumos, deficiente atención a pacientes de grupos vulnerables y primer lugar nacional en el caso de Jalisco en cuanto a infectados y muertos por dengue….

Sigue a Partida en Twitter: @jcgpartida

Periodista con experiencia en prensa escrita, radio y televisión. Corresponsal en Jalisco del diario La Jornada