15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2020-10-02
582 Views

El 2 de octubre y la sistemática impunidad

SE CONMEMORA EL 52 ANIVERSARIO DE LA MASACRE DE TLATELOLCO DEL 2 DE OCTUBRE DE 1968

Sigue la impunidad en este caso.

La decisión de los ministros de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN),de aprobar la consulta solicitada por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) para juzgar a sus antecesores, ha causado un revuelo informativo y ha intensificado el ruido que de por sí caracteriza a las redes sociales.

Y como en otros asuntos nacionales, las posturas se han polarizado dependiendo de si se apoya o no a López Obrador. Para los críticos y malquerientes del presidente, la decisión de la Corte de autorizar dicha consulta (aunque con una pregunta modificada) es un retroceso en la división de poderes y los liberales más ortodoxos incluso creen que la “democracia en México” está en riesgo, como si alguna vez hubiéramos tenido una auténtica democracia en este país.

En tanto, para los seguidores de López Obrador la decisión de los ministros del máximo tribunal de justicia representa que se escuchó la voluntad popular y a la mayoría que gobierna ahora en el país. El ruido y polarización que generan ambas posturas (pro y anti AMLO) impide ver más allá de estos bandos

Creo que ambas posturas son una exageración. Se mira ahora la decisión de los ministros como una interferencia política del titular del Poder Ejecutivo, como si en anteriores sexenios la Corte no hubiera estado al servicio de los mandatarios en turno y de los poderes fácticos. Y como si en México hubiera existido una mediana división de poderes. Y se aplaude la decisión de los ministros como si eso garantizara un verdadero del pueblo en el país.

EL MEJOR EJEMPLO LAS IDEALIZACIONES DE QUE TENEMOS DEMOCRACIA CON DIVISIÓN Y CONTRAPESO DE PODERES ES LA IMPUNIDAD QUE HA EXISTIDO Y SIGUE EXISTIENDO SOBRE LOS GRANDES CRÍMENES DE ESTADO QUE SE HAN COMETIDO EN EL PAÍS.

Recuerdo esto ahora que se conmemora el 52 aniversario de la masacre de Tlatelolco del 2 de octubre de 1968 mediante la cual el gobierno que encabezaba Gustavo Díaz Ordaz pretendía poner fin al movimiento estudiantil-popular del verano de aquel año que puso en jaque el sistema político mexicano y significó un parte aguas para la vida nacional al modificar la subjetividad política de millones de mexicanos.

Tras 52 años, los sobrevivientes de la masacre de Tlatelolco aún siguen buscando y exigiendo una justicia que hasta ahora no ha llegado. Y en un pronunciamiento convocando a la conmemoración de este 2 de octubre, recordaron que así como la masacre de Tlatelolco, hay otros crímenes de Estado que no han sido juzgados y cuya impunidad corroe el sistema político y perpetúa la injusticia.

Entrada militar en la CDMX.

Dice el pronunciamiento del Comité 68 Por Libertades Democráticas: “La memoria histórica nos dice que la impunidad prevalezca sobre la justicia, no se podrá impedir que sigan ocurriendo crímenes como el 2 de octubre de 1968, el 10 de junio de 1971, los cometidos durante la guerra sucia de los años setenta y ochenta y todos aquellos de tiempos más recientes. Esto se demuestra con lo acontecido en las últimas décadas en que se han cometido crímenes políticos, como el asesinato de distinguidos actores políticos del Frente Democrático Nacional en 1988 y más de 500 militantes del Partido de la Revolución Democrática a partir de 1989, la guerra de baja intensidad contra el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, las masacres de Aguas Blancas, Acteal, El Charco, El Bosque, Tlataya, Tanhuato, Nochixtlán; la brutal represión en San Salvador Atenco y al movimiento de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca; el incendio de la Guardería ABC, la masacre de 72 migrantes en San Fernando, y la brutal agresión que llevó a la desaparición forzada de los 43 estudiantes de la normal rural de Ayotzinapa. La impunidad de estos hechos prevalece sobre la justicia”.

Y largo listado del Comité 68 aún se queda corto por los crímenes de Estado decidido y ejecutados por mandos del sistema político, empezando por los presidentes.

En su afán de pasar a la historia como presidente “moralizador” y transformador de la vida pública, López Obrador ha sostenido que el principal problema es la corrupción y por eso centra su atención en juzgar a los ex presidentes. Y está bien que sean juzgados por eso, pero también por su responsabilidad por los crímenes de Estado ejecutados para reprimir a las disidencias y fuerzas políticas opositoras al sistema político.

Esto es lo que se debiera estar juzgando y sin consulta de por medio. Pero me temo que López Obrador ya dejó pasar una gran oportunidad de hacerlo creando una especie de gran comisión de la verdad que indagara y enjuiciara a todos los responsables de los crímenes enlistados.

La violencia organizada y la abierta guerra que padece la población con casi 300 mil muertos y 77 mil desaparecidos no solo es producto de la disputa por territorios y monopolizar ganancias, también es producto de la impunidad estatal que alentó y protegió a los mandos que empezar con las desapariciones, las ejecuciones extrajudiciales y las masacres. Si la masacre del 2 de octubre de 1968 no hubiera quedado impune, probablemente no habría ocurrido el Halconazo del 10 de junio de 1971.

Los crímenes de Estado es lo que debería estarse juzgando, y no sometiendo a consulta si se enjuicia a los ex presidentes.

 

 

 

 

Periodista independiente. Conductor de @CosaPublica2 en @RadioUdeG. Al pendiente de las resistencias vs el despojo y las luchas sociales