15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2020-09-17
1505 Views

El tren ligero y el despilfarro panista

LA PUESTA EN MARCHA DE LA LÍNEA 3 DEL TREN LIGERO ES UN RETRASO INJUSTIFICABLE POR DONDE QUIERA QUE SE VEA

Los tres ex gobernadores panistas: Cárdenas, Acuña y González Márquez.

Los tapatíos parecen estar contentos por la puesta en marcha de la Línea 3 del Tren Ligero, y al subir a sus vagones y mirar la ciudad desde los tramos elevados parecen olvidar que esta mega obra llegó con retrasos y sobrecostos exorbitantes. Además la inauguración de la nueva línea del sistema de tren eléctrico se inaugura 26 años después de que se inauguró la Línea 2. Es un retraso injustificable por donde quiera que se vea.

La reseña del sistema del tren eléctrico tapatío es sencilla. La Línea 1 tiene un extensión de 15.5 kilómetros y 19 estaciones de las cuales 12 son superficiales y 7 son subterráneas. La línea que corre por las avenidas Federalismo y Colón, inició su construcción en marzo de 1988 y se inauguró 17 meses después, el 1 septiembre de 1989. Su diseño y construcción corrió a cargo del gobierno priista de Enrique Álvarez del Castillo.

En tanto, la Línea 2 tiene una extensión de 9.6 km de túnel, y cuenta con 10 estaciones subterráneas. Esta obra arrancó en enero de 1992 en el gobierno de Guillermo Cosío Vidaurri y terminó el 1º de julio de 1994, en el gobierno interino de Carlos Rivera Aceves, ambos del Partido Revolucionario Institucional (PRI). La construcción duró 30 meses.

En resumen, entre 1988 y 1994 se construyeron dos líneas de tren eléctrico con una extensión de 25.1 kilómetros y 29 estaciones. Pasaron 26 años para que se sumara una tercera línea de tren eléctrico con una extensión de 21.5 kilómetros y 18 estaciones, pero con un retraso considerable en la construcción y puesta en operación. Las obras de la Línea 3 comenzaron en agosto de 2014 y se inauguró seis años después, es decir, 72 meses.

Pasaron década y media para que los habitantes de la zona metropolitana de Guadalajara tuviera una nueva línea que casi duplicó la extensión de las líneas 1 y 2. Con la nueva línea, la zona metropolitana de Guadalajara suma tres líneas, 46.6 kilómetros, y 47 estaciones de este servicio de transporte.

LA ALGARABÍA POR LA INAUGURACIÓN DE LA LÍNEA 3 Y SUS ESTACIONES CON PISO DE MÁRMOL OPACAN EL HECHO DE QUE LOS TAPATÍOS TENEMOS UN SISTEMA DE TRANSPORTE PÚBLICO INSUFICIENTE Y REZAGADO.

La Ciudad de México, con 8.8 millones de habitantes, tiene una red de metro con 12 líneas, una extensión de 200 kilómetros y 197 estaciones. La zona metropolitana de Guadalajara, con 4.7 millones de habitantes cuenta apenas con tres líneas de tren ligero, 46.6 kilómetros y 47 estaciones.

A todas luces el sistema de transporte público masivo en Guadalajara tiene un rezago en su infraestructura, y sus responsables tienen nombre y apellido: los gobiernos panistas que tuvieron mayoría en el poder público entre 1995 a 2012 en Jalisco.

Por alguna razón que deberían explicar, las administraciones encabezados por los gobernadores del Partido Acción Nacional (PAN) decidieron no ampliar el sistema de tren ligero, y en cambio apostaron por un notable crecimiento de la infraestructura para la movilidad en auto con la construcción de pasos a desnivel, túneles, puentes como el inútil Atirantado, y avenidas. Y en buena hora quedó sepultado el locuaz proyecto de una autopista elevada de cuota al aeropuerto internacional de Guadalajara.

Cuando se les pregunte a los ex gobernadores panistas Alberto Cárdenas Jiménez (1995-2001), Francisco Ramírez Acuña (2001-2007) y a Emilio González Márquez (2007-2012) por qué no apostaron por construir otras líneas de tren eléctrico, quizá la respuesta es que no contaban con los recursos presupuestales suficientes, y su respuesta será una mentira.

Justo en este periodo, los gobiernos estatales tuvieron el mayor incremento presupuestal debido a la derrama de los excedentes del petróleo. Entre los tres gobiernos panistas contaron con un gasto público anual superior al presupuestado de casi 100 mil millones de pesos.

La Línea 3 ha causado alegría entre los ciudadanos, pero no se pueden olvidar las irregularidades e irresponsabilidaes.

Esa cantidad habría sido suficiente para costear al menos tres líneas más de tren ligero semejantes a la que acaba de inaugurarse o cinco más si se aplica el gasto con austeridad y sin desvíos. En efecto, los ex gobernadores panistas podrían quejarse de crisis, austeridad, recortes al gasto o lo que sea, pero será una mentira. Los datos muestran un incremento presupuestal sustancial en cada sexenio.

Por ejemplo, en el sexenio de Francisco Ramírez Acuña hubo un gasto adicional al presupuestado de 19,647 millones de pesos (Fuente: Público, 30 octubre 2008), suficientes para financiar con gasto estatal una o dos líneas más de tren eléctrico.

El caso del ex gobernador Emilio González Márquez es aún más sorprendente, pues llegó a contar con 74 mil millones de pesos más al gasto presupuestado en su sexenio (Fuente: Sonia Serrano, Milenio, 22 enero 2013). ¿Cuántas líneas de tren ligero hubiera podido construir a precios de entonces?

Pero además de no destinar recursos para aumentar la extensión del sistema del tren ligero de la zona Metropolitana, los gobiernos de Ramírez Acuña y González Márquez también se distinguieron por contratar deuda pública. En el caso del primero endeudó a los jaliscienses con 8,717 millones de pesos, cifra que duplicada por el segundo con empréstitos por 16,834 millones de pesos.

Estos datos muestran a gobernantes irresponsables que dilapidaron y despilfarraron recursos públicos extraordinarios que bien hubieran servido para contar con el sistema de tren eléctrico con al menos cuatro o cinco líneas de tren eléctrico adicionales a las que ahora se tienen, o para paliar y cubrir las necesidades más sentidas por la sociedad jalisciense, como sistemas educativos y de salud de calidad y suficientes.

En lugar de ello los gobiernos panistas se distinguieron por el aumento del gasto corriente, gastos suntuarios, subsidios a empresas privadas y televisoras, gastos suntuarios y proyectos irracionales y extremadamente costosos como los Juegos Panamericanos de 2011, que todavía estamos pagando.  Despilfarro, derroche, e irresponsabilidad definen a los gobiernos panistas en Jalisco.

Periodista independiente. Conductor de @CosaPublica2 en @RadioUdeG. Al pendiente de las resistencias vs el despojo y las luchas sociales