15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2020-09-14
1188 Views

Inauguras y te vas

LO QUE PARECE NO SABER ALFARO ES QUE MÁS ALLÁ DEL CÁLCULO POLÍTICO QUE PUEDA TENER LÓPEZ OBRADOR, SU INTERÉS EN REALIZAR OBRAS DE ALTO IMPACTO SOCIAL VA MÁS ALLÁ DE LA SIMPLEZA POLÍTICA

Alfaro y AMLO, en la inauguración del tren.

¿Y sí habrá recorrido, gobernador?, le pregunta un reportero de un diario de la Ciudad de México a Enrique Alfaro, el sábado 12 de septiembre, día histórico en el sentido rancherón de que por fin y luego de tantos años y problemas ¡en Guadalajara ya tenemos Línea 3 (L3) del tren ligero, de lujo, de primer mundo, gratis por siete días!

Son las 10.30 de la mañana y Alfaro se muestra cómodo rodeado de grabadoras y micrófonos del pool de prensa de la fuente presidencial que llegó, como el gobernador de Jalisco, media hora antes del anunciado arribo del presidente Andrés Manuel López Obrador a los talleres de esa línea, donde se realizará la ceremonia inaugural. 

“No sé cómo vaya a ser eso porque no traemos nosotros el control de la agenda, la trae el presidente. Hasta donde yo sé el presidente no iba a hacer el recorrido”, dice Alfaro, ansioso de continuar siendo interrogado por una prensa en la que tantos millones de pesos del erario local ha invertido y ante la que se muestra cordial, pero que aún así le dice gracias dando por terminada la entrevista, mientras él añade:

“Pero por supuesto están aquí los trenes por si ustedes gustan, vale la pena subirse, ojalá puedan, nosotros estamos preparados y aquí están los trenes listos por si les da tiempo”.

Ninguno de ellos -al fin pool- tuvo tiempo para hacer el paseíllo que hasta entonces había estado reservado sólo a VIPs como el cantante Alejandro Fernández, ni tampoco lo tuvo el presidente López Obrador, quien llegó puntual a las 11 de la mañana y pasaditas las 12 se retiró sin subirse al tren ni cortar listón festivo.

En esa hora y cacho, López Obrador además de los discursos de él, del subsecretario de Transporte de la SCT y del gobernador, de un recorrido por mamparas donde se le explicaron detalles técnicos de la obra, también realizó su cotidiano homenaje y minuto de silencio por las víctimas de Covid-19 en el país, entonó el Himno Nacional y se dio tiempo para que la alcaldesa de Tlaquepaque, María Elena Limón, se tomará unas selfies con él.

Mientras Alfaro, quien por fin tuvo sus minutos para hablar en directo con López Obrador durante el recorrido que hicieron por una parte de los talleres del tren antes de que el presidente se fuera al aeropuerto, no ha anunciado alguna novedad respecto al tema que dijo le iba a reclamar en directo al presidente, el del 4.6 por ciento de supuesto recorte de recursos federales a Jalisco para el año próximo.

Y es que fiel a su estilo, un par de días antes de la inauguración de la Línea 3, el jueves 10 de septiembre, Alfaro calificó de “lambiscones ofensivos” a los mandatarios estatales que no criticaban como él lo hacía el “centralismo” emanado del proyecto de presupuesto de egresos 2021, con supuestos recortes generalizados a todas las entidades federativas.

Y muy en su estilo también, cuando llegó el sábado y tuvo enfrente al presidente -como ocurrió en la anterior visita presidencial- en lugar de reclamos, Alfaro mostró agradecimiento y elogios: “Con toda claridad quiero decir que estamos muy agradecidos con el presidente”.

d

Tenía que decirlo así Alfaro, pues hacer algún reclamo de recursos cuando llegaron a Jalisco casi 5 mil millones de pesos extraordinarios en menos de dos años para terminar la L3, habría chocado de frente contra la realidad.

Así que ni modo, a tragar camote y aceptar que ha fluido dinero desde los sótanos de la Ciudad de México (dinero público de todo el país, por cierto) para dar por terminada una obra que era, eso sí y bien lo sabía López Obrador, una cicatriz supurando en la ciudad.
Y si no tragaba camote llegó listo para recordarlo el subsecretario de Transporte de la SCT, Carlos Morán Moguel, quien especificó que desde la llegada del nuevo gobierno federal se destinaron a la L3 un total de 4 mil 620 millones de pesos adicionales para terminarla.

Fueron 4 mil 244 millones de pesos para la obra en sí, pero además según Morán el gobierno estatal le solicitó a la SCT 188 millones de pesos para el sistema de recaudo y otros 188 millones de pesos para el mejoramiento de entornos urbanos de las estaciones.

El funcionario federal también hizo énfasis que las dos anteriores líneas de tren ligero en la ciudad se hicieron, la primera con participación bipartita entre el gobierno federal y estatal, mientras la segunda fue con recursos tripartitas, pues también se sumó el ayuntamiento de Guadalajara, lo que no ocurrió para la L3 que se financió exclusivamente con recursos federales.

¿RECLAMAR ADEMÁS EN EL MARCO DE QUE LÓPEZ OBRADOR REITERÓ QUE PARA 2021 INICIARÁ LA L4?

Pum, hacerlo sería dispararse en la sien, según el cálculo político alfarista que sabe que la puesta en marcha de la L3 y la construcción de la L4, en el revoltijo y manipulación de los votantes, puede usarse localmente a favor de los candidatos del partido en el poder.

Lo que parece no saber Alfaro es que más allá del cálculo político que pueda tener López Obrador -que lo tiene en temas tan justos pero también tan electoreros como el juicio a los ex presidentes-, su interés en realizar obras de alto impacto social va más allá de la simpleza política porque, cual Mesías como le dicen que es, busca trascender y dejar huella en la historia nacional.

Por eso la discreción de su visita, su negativa a darse una vuelta en el tren con un gobernador que en cuanto se da la vuelta le avienta dagas, que se sale de la Conago y forma parte de la alianza golpista de gobernadores, que desde la campaña de 2018 ya conoció de cuerpo completo cuando su alianza con Riqui Riquín Canallín. 

Mejor así, sin hipocresías, inauguras y te vas se debió haber dicho López Obrador cuando se levantó esa mañana sabatina, antes de viajar a Guadalajara.

PARTIDIARIO

El Zapote.- A quienes el presidente en su visita sí les dio tiempo y también les dio cita en Palacio Nacional, fue a los ejidatarios de El Zapote que nomás no pueden con la vileza del Grupo Aeroportuario del Pacífico (GAP), siempre tan lángaro, ahora en contubernio policial con el gobierno de la Refundición Alfarista, el cual de enemigos cuando Enrique El Endeudador fue alcalde de Tlajomulco ahora los trata como si fueran socios de la Cervecería Chapultepec o la Constructora Tierra y Armonía. Antes de regresar a la capital del país, López Obrador fue abordado por un grupo de ejidatarios que le volvieron a plantear la serie de problemas de tierras que tienen tanto con el gobierno estatal como con el GAP y lograron que para este lunes, quizá cuando usted ya lea estas líneas, puedan ser atendidos en busca de dar solución final a tan largos litigios…

Y ya con esta.- La ciudad está de fiesta, claro que sí, con tanto tiempo y tantos problemas que acarreó la construcción de la L3. Pero no tendríamos que olvidar que esta línea debió haber estado terminada hace al menos 20 años, pero por desgracia los gobiernos panistas y sus 18 años de fatal administración pública paralizaron soluciones reales a la movilidad y al transporte público, lo cual nos costó mucha vida, millones de horas perdidas de cada uno de nosotros en una ciudad que durante esas dos décadas acentuó su histeria, violencia e inseguridad. Yo espero que al menos por un corto tiempo esta obra sea un respiro para todos…

@jcgpartida

Periodista con experiencia en prensa escrita, radio y televisión. Corresponsal en Jalisco del diario La Jornada