15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2020-08-25
399 Views

La simulación del financiamiento privado

EL DINERO QUE LOS PARTIDOS UTILIZAN PARA FINANCIAR SU BÚSQUEDA DEL PODER ES UNA DE LAS GRANDES SIMULACIONES: MUCHAS VECES VIENE DEL CRIMEN ORGANIZADO O DE EMPRESAS CORRUPTAS

Los dos escándalos más recientes, el que surgió a raíz de la extradición de Emilio Lozoya a México y el que se derivó de los videos en que aparece el hermano del presidente Andrés Manuel López Obrador, tienen un denominador común: el financiamiento irregular de campañas.

El dinero que los partidos políticos utilizan para financiar su búsqueda del poder es una de las grandes simulaciones que, desafortunadamente, más allá de ventilarse cuando la guerra política es oportuna, encuentra consenso entre los partidos de todos los colores y tamaños. A ninguno interesa resolver este problema que se ha convertido en un círculo vicioso, porque quien financia campañas lo hace esperando algo a cambio cuando el beneficiario llegue a un cargo de elección popular.

El problema es que ese dinero lo mismo tiene su origen en el crimen organizado que en las empresas corruptas o quienes luego pretenden ser parte del equipo que gobierna.

La reforma electoral que estableció la actual fórmula de financiamiento público, ligándolo a dos factores que incrementaron hasta 500 por ciento este gasto, el número de ciudadanos inscritos en el padrón electoral y la Unidad de Medida y Actualización (UMA), buscaba limitar al máximo el financiamiento privado. Este cambio fue acompañado de un excesivo reparto de tiempos oficiales en medios electrónicos. El pretexto principal fue evitar el dinero sucio en las campañas.

Pero ese objetivo jamás se logró. Lo que hicieron los partidos políticos fue llevar el financiamiento privado a los drenajes de la política, aumentando cada vez más los insultantes gastos en campaña, ante organismos electorales que se hacen de la vista gorda de manera permanente.

A esto sumamos ejercicios de fiscalización basados en la buena fe, en los que prácticamente se revisan los ingresos y gastos que reportan los partidos políticos.

Mientras este tema no se aborde de manera seria, la entrega de dinero en efectivo para financiar campañas solo será un cúmulo de anécdotas con alguna sanción esporádica. Todo esto sin que los mexicanos conozcamos en realidad quiénes son los verdaderos jefes de quienes nos gobiernan y, por ende, quiénes dan las órdenes de cómo y para qué se debe gobernar.

Periodista especializada en temas políticos. Ha cubierto esta fuente para Grupo Milenio, y ahora para el diario NTR. Conductora de un noticiario televisivo en Canal 44
0 Comment

Leave a Reply