15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2020-07-06
2291 Views

De impunidades y amenazas

Fiscales, comisarios y comandantes de policías municipales, policías ministeriales y policías estatales y municipales han sido asesinados en Jalisco durante la presente administración estatal iniciada en diciembre de 2018, sin que hasta la fecha se reporten detenidos. La excepción fue la escandalosa balacera en el fraccionamiento Jardines del Edén, en Tlajomulco -en junio de 2019-,... Read More

Fiscales, comisarios y comandantes de policías municipales, policías ministeriales y policías estatales y municipales han sido asesinados en Jalisco durante la presente administración estatal iniciada en diciembre de 2018, sin que hasta la fecha se reporten detenidos.

La excepción fue la escandalosa balacera en el fraccionamiento Jardines del Edén, en Tlajomulco -en junio de 2019-, que duró un par de horas y atrajo a cientos de policías incluidos federales y soldados.

Esa ocasión, recordará el 83.4 por ciento de mis cinco lectores, mataron a un agente de la Fiscalía, lo que desató un infierno de disparos con la llegada de policías de todo calibre para mostrar su poderío incluido helicópteros contra una vivienda en la que si bien no estaban los asesinos del agente, sí había otros presuntos delincuentes de los cuales fueron abatidos dos y tres personas detenidas.

Pero fue la excepción. Según un recuento que la asociación Causa en Común lleva a nivel nacional, estatal y municipal sobre atentados contra elementos de seguridad pública, desde que Enrique El Endeudador llegó al cargo en diciembre de 2018 -y hasta el 31 de mayo pasado- se han presentado en Jalisco por lo menos 35 asesinatos de policías, varios de ellos contra comisarios y comandantes.

De hecho tres días antes que el gobernador Alfaro asumiera el cargo el 6 de diciembre de 2018, seis policías estatales murieron asesinados y otro más resultó herido en una emboscada ocurrida en el municipio de La Huerta en la costa sur jalisciense, región que desde hace años es considerada el cuartel general del cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG).

A pesar que el ataque fue en la cabecera municipal de esa demarcación gobernada por Israel Mendoza Rodríguez -quien recién había llegado al cargo en octubre de ese 2018 postulado por los partidos alfaristas MC, PAN y PRD -, de que fue a media tarde a la vista de muchos pobladores que identificaron tres vehículos desde donde comandos armados realizaron el ataque contra los uniformados, 19 meses después no hay un sólo detenido.

Tampoco ha pasado nada con el asesinato el 26 de julio de 2019 del fiscal regional de Jalisco, Gonzalo Huitrón Reynoso, cuando se desplazaba junto a dos escoltas (que resultaron con serias lesiones) por la carretera Santa Rosa-La Barca, en el municipio de Poncitlán.

“El mensaje sigue siendo y seguirá, mientras yo sea gobernador, el mismo: No nos van a doblar; vamos a seguir adelante”, dijo Alfaro, aunque a once meses del crimen tampoco hay personas detenidas.

Una semana después del asesinato del fiscal, el 2 de agosto, el comisario de la Policía de Tepatitlán, Arturo Gómez Vargas, y su escolta Juan Manuel Hernández Galván, fueron emboscados y asesinados a tiros cuando circulaban en una camioneta sobre la carretera Tepatitlán-Guadalajara. Tampoco hubo detenidos.

Durante 2020 con el claro objetivo de infundir temor (como ocurre en el panista Guanajuato donde la vida de un policía no vale nada como dice la canción y la realidad actual), en Jalisco la delincuencia se ha enfocado en comisarios de distintos municipios, sobre todo en la región Altos de Jalisco, donde hay un constante trasiego de grupos criminales aprovechando el corredor interestatal que comunica a Jalisco con Aguascalientes y Guanajuato.

Por ejemplo apenas el pasado 16 de junio el comisario de Jalostotitlán, Faustino Herrera, fue atacado en el centro de esa localidad por hombres armados y aunque salió ileso (contando con el apoyo de un escolta para repeler la agresión y que uno de los agresores fue abatido), hasta el momento no hay detenidos.

Dos semanas antes su antecesor en el cargo, de mayo Oswaldo García Vallejo, fue asesinado en una gasolinera de la autopista de Jalostotitlán a Guadalajara, en el municipio de Zapotlanejo. Sin detenidos.

En 2019, en febrero, tres policías de Tonalá incluido su ex comisario José Octavio García Aceves y los comandantes Gilberto Casillas y Javier Raudales (este último segundo al mando), fueron primero privados de su libertad y después sus cuerpos aparecieron descuartizados. Sin detenidos.

El 29 de abril de ese mismo año, el comisario de la Policía de Zamora, Michoacán, Daniel Torres Hernández, fue asesinado en el municipio de Ocotlán, Jalisco, durante su día de descanso.

No hay un sólo detenido.

Para el 19 de marzo la Fiscalía del Estado anunció que había “tres personas bajo investigación”, tres vehículos y una finca asegurados presuntamente relacionados con el asesinato del comandante Sergio Rivas Mejía y el oficial Ramiro Alejandro Delgado Pérez, ambos de la Policía de Guadalajara.

Nos lastima, nos exige po­der dar con los responsables, no quiero adelantar cómo va la investigación, solo puedo decirles que tenemos elemen­tos para llegar a fondo de este asunto”, dijo el gobernador Alfaro entonces, pero 15 meses después dicha investigación no ha dado nuevos resultados ni se ha informado qué ocurrió con los tres hombres que estaban bajo investigación.

También en 2019, en septiembre, fueron asesinados el comisario de la Policía de Lagos de Moreno -otra vez en la región Altos-, Vany Rodríguez y los oficiales José Julián de Jesús Cerrillo y José Norberto Juárez. 

Apenas unos días antes, el 13 de septiembre, el comandante de la Policía de Ojuelos, Everardo Prado, fue asesinado en el centro de ese municipio alteño donde se desarrollaba el inicio de la feria anual.

El reporte es que ocho hombres armados llegaron hasta el jardín principal a bordo de dos vehículos y dispararon contra el comandante, hiriendo a otro oficial. Pese a que cientos de personas fueron testigos de la agresión, no hay detenidos.

¿Por qué en Jalisco no hay detenciones de los homicidas de policías en una impunidad que se va acumulando? ¿Por qué si existen testigos, en algunos casos cámaras del C-5 y una supuesta coordinación entre los diferentes niveles de gobierno, sigue sin haber resultados?

Es inevitable hacer el comparativo con Ciudad de México en el reciente atentado -perpetrado por capos que tienen en Jalisco su cuartel general- contra el secretario de Seguridad Omar García Harfuch, donde el mismo día ya tenían a la mayor parte de los autores materiales e intelectual detenidos, haciendo uso principalísimo de las cámaras del C-5 no sólo en varias alcaldías de la capital del país sino en el vecino (y priista) Estado de México.

PARTIDIARIO

Cerrar filas.- Yo no dudaría que estén amenazando a Enrique El Endeudador como dijo está sucediendo por parte del cártel Jalisco Nueva Generación, pero ni es la primera ocasión que esto ocurre (¿se acuerdan del vídeo de 2019 con amenazas para el gobernador jalisciense realizadas por un grupo de encapuchados que dicen pertenecer a dicha organización criminal?) y también ¿casualmente? Alfaro revela las nuevas amenazas el mismo día que la titular de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, Rosario Piedra, señala que ha recibido amenazas por el caso Giovanni López. Nada novedoso y muy coincidente su llamado a la unidad… 

Y ya con esta.- La tradición alfarista de victimización es directamente proporcional a sus años como político priista, perredista y emecista. Hay episodios de que fue “amenazado” cuando fue candidato a alcalde en Tlajomulco, cuando en 2012 buscó sin lograrlo ser gobernador, cuando en 2015 estaba en campaña por Guadalajara (a través de su entonces esposa quien reveló que recibieron un mensaje de “cuide a su marido y a sus hijas”) y, en 2018, donde un día sí y otro también salía a declarar cómo el gobernador Aristóteles o la delincuencia organizada lo mantenían bajo amenaza a él, un prócer jalisciense tan dinámico, honrado, echado pa’ delante y greñudo (sus aduladores, dixit), quien pactando con todo aquel con quien tenga que pactar durante toda su vida, venía a refundir, digo refundar, Jalisco…

@jcgpartida

Periodista con experiencia en prensa escrita, radio y televisión. Corresponsal en Jalisco del diario La Jornada
0 Comment

Leave a Reply