15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2020-06-25
1921 Views

Alfaro en campaña

ENRIQUE ALFARO ESTÁ AHORA EN FASE DE CONSTRUCCIÓN DE SU IMAGEN Y PLATAFORMA MEDIÁTICA PARA COLARSE EN LAS ENCUESTAS DE OPINIÓN DE PRECANDIDATOS A LA PRESIDENCIA DE LA REPÚBLICA

Sería de necios negar que el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, se encuentra ya en franca precampaña que busca convertirlo en candidato a la presidencia de la república. 

Al igual que los políticos profesionales que en sexenios anteriores se embarcaron en el objetivo de ser aspirantes a la silla presidencial, Enrique Alfaro está ahora en fase de construcción de su imagen y plataforma mediática para colarse en las encuestas de opinión de precandidatos a la presidencia de la república. 

Al mismo tiempo, está en un momento de construcción de alianzas políticas, y a la vez en tiempos de intento de construcción de imagen y diferenciación política. Por eso no debe extrañar que la dirigencia de Movimiento Ciudadano, el partido que usará Alfaro para su campaña por la presidencia, haya rechazado, por ahora, la alianza para las elecciones intermedias de 2021 con los partidos Acción Nacional (PAN) y de la Revolución Democrática (PRD). En este momento, no le conviene asociarse al PAN y PRD que son cartuchos quemados de la partidocracia tradicional. Pero si se confirma su precandidatura, ya los sumará a su proyecto en 2024.  

En este momento la apuesta de Alfaro es la apuesta por una agenda de contraste respecto a las políticas del presidente Andrés Manuel López Obrador y el gobierno de la Cuarta Transformación: la demanda de replantear el pacto fiscal, las medidas de contingencia sanitaria por la epidemia de Covid.19 , los programa de apoyos para la reactivación productiva por la crisis económica provocada por la pandemia, la acusación de que el presidente y “sótanos del poder” aliados al partido gobernante provocaron las manifestaciones de los primeros días de junio, por el asesinato de Giovanni López Ramírez ocurrida el 5 de mayo en Ixtlahuacán de los Membrillos, hasta la controversia constitucional por los decretos presidenciales que modifican los contratos con las empresas que supuestamente se dedican a las energías renovables. 

En esta estrategia de posicionamiento mediático como un político nacional opositor a López Obrador y su gobierno, ha sido clave la alianza con el bloque de gobernadores que cuestionan al gobierno federal. 

Vale la pena destacar que la pandemia de Covid.19 y las medidas de emergencia sanitaria han ayudado al gobernador de Jalisco a ganar puntos en las encuestas que miden índices de aprobación. Enrique Alfaro ha utilizado políticamente la pandemia para construir una imagen de diferenciación al gobierno federal. Está por verse si en realidad el gobierno de Jalisco, y aliados, han hecho mejor las cosas ante esta emergencia sanitaria o sólo ha sido utilizada para intentar ganar presencia en medios nacionales y puntos en la carrera por la candidatura presidencial. Lo que se puede registrar es que a partir de la pandemia, la aprobación Alfaro mejoró en las encuestas, luego de algunos meses de caída. En este sentido, Enrique Alfaro ha sacado provecho de la emergencia sanitaria provocada por la epidemia de covid.19. 

Pero no basta con lo que hagas, sino cómo lo publicitas.

Para encontrar eco en la esfera nacional, Enrique Alfaro ha hecho lo que hacen políticos que aspiran a la presidencia: pagar publicidad en medios nacionales. En efecto, el gobernador de Jalisco ha pagado millones de pesos en medios nacionales (como han documentado Álvaro Delgado de Proceso, Violeta Meléndez en Señal Informativa y Sonia Serrano en NTR diario). La inversión en publicidad en medios “nacionales” es su herramienta más eficaz para colocarse como supuesto líder de la oposición a López Obrador y, desde ese lugar, como firme precandidato presidencial. 

No obstante el énfasis que pone el gobernador de Jalisco en diferenciarse del presidente, si uno revisa a fondo los programas de Alfaro y de López Obrador en realidad son más parecidas que divergentes. 

Enrique Alfaro sigue promoviendo el mismo proyecto de desarrollo que empujaron gobernantes del PAN y de PRI en Jalisco: un modelo de “desarrollo” orientado a la obtención de inversiones y divisas mediante la producción industrial (electrónica) y agrícola (monocultivos) orientada al mercado externo, así como a la industria turística masiva, sin mayor preocupación por la explotación y los derechos laborales, sin considerar los pasivos ambientales, y sin considerar los saldos no deseados del turismo masivo. 

A pesar de que se ha colocado ya como precandidato presidencial, Alfaro ha generado una cadena de pasivos en la sociedad jalisciense: se le cuestiona el modo autoritario de gobierno, endeudamiento de las finanzas públicas, represión y reproducción del mismo modelo económico de sus antecesores, panistas y priistas, que tienen al estado en crisis. 

Y se desentiende los problemas principales del estado: los saldos de la guerra (desaparecidos, fosa clandestinas, la epidemia de asesinatos), pasivos medioambientales, crisis del modelo agroexportador, explotación y falta de derechos laborales, y crisis urbana por apostar al mercado de la vivienda dirigido por empresas cuyos dueños son cercanos al gobierno del estado. 

En resumen, Enrique Alfaro claramente está buscando posicionarse como eje o cara visible de un bloque opositor a López Obrador y el gobierno de la 4T. Pero más que por ideas, proyectos o prácticas políticas novedosas o radicales, el posicionamiento de Alfaro se debe a compra de publicidad y pago de contenidos informativos. 

Triste utilización de los viejos métodos propagandísticos para un político que se promociona como refundador, como cara visible de una “nueva política” y que al final no ha sido tal, sino la reutilización de las viejas tácticas de la partidocracia: búsqueda de popularidad mediante contratos publicitarios con los medios masivos, acuerdos y alianzas políticas bajo la mesa, uso del aparato estatal para hacer precampaña. 

¿Qué hay de nuevo en lo que está haciendo Enrique Alfaro que no hayan hecho antes los panistas Alberto Cárdenas Jiménez y Emilio González; los priistas Aristóteles Sandoval Díaz o Enrique Peña Nieto; los perredistas Marcelo Ebrard o Miguel Mancera; o Manuel Velasco del partido verde? 

Nada. Alfaro reproduce las viejas fórmulas de los políticos que aspiran a subir en la escalera del poder político en México. Es el típico político profesional pragmático y con ambiciones que cree que llegará para transformarlo todo, cuando está reproduciendo las viejas y peores formas de la política tradicional, para apuntalar un orden social y político que se cae a pedazos porque no sirve a la mayoría de la sociedad. El Alfaro en precampaña no está refundando nada, está reproduciendo lo peor del viejo régimen político de la corrupta partidocracia. 

Periodista independiente. Conductor de @CosaPublica2 en @RadioUdeG. Al pendiente de las resistencias vs el despojo y las luchas sociales
0 Comment

Leave a Reply