15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2020-06-18
594 Views

ENTRE SALOMÓN Y PONCIO PILATOS

Normalmente no coinciden en sus posturas y son ya casi incontables los desencuentros que han tenido en los últimos meses a pesar de que en algún momento fueron cercanos y hasta aliados. Pero si bien continúan en una lucha que ya incluso llegó a tribunales esta semana por el tema “ecológico”, sin proponérselo y casi... Read More

Normalmente no coinciden en sus posturas y son ya casi incontables los desencuentros que han tenido en los últimos meses a pesar de que en algún momento fueron cercanos y hasta aliados. Pero si bien continúan en una lucha que ya incluso llegó a tribunales esta semana por el tema “ecológico”, sin proponérselo y casi al mismo tiempo, Andrés Manuel López Obrador y Enrique Alfaro Ramirez, fijaron posturas muy similares en torno a la estrategia frente al Covid-19. 

La necesidad de reactivar la economía y evitar muertes por hambre, ha orillado al presidente de México y al Gobernador de Jalisco a tomar una decisión salomónica aunque para algunos se asemeje más a aquel pasaje bíblico en que Poncio Pilatos se lava las manos. 

Con diferente lenguaje y tono, ambos mandatarios han pedido a los ciudadanos hacerse responsables de sus cuidados e higiene y proteger a su familia. 

En el caso de Jalisco, el gobernador denominó la estrategia “responsabilidad individual”, siendo para muchos motivo de escarnio por según su percepción, “abandonar a la gente”, aunque lo cierto es que no es otra cosa que una manera diferente de llamar a los ciudadanos a hacerse cargo de su cuidado luego de que el relajamiento en las medidas sanitarias provocó un incremento significativo en los casos de Coronavirus y muertes en esta entidad que el pasado miércoles, se informó, registró su tasa más alta de decesos en un solo día al alcanzar 41 en un lapso de 24 horas. 

No se trata de un “sálvese quien pueda” o “a rascarse con sus propias uñas”. La Mesa de Salud y la Mesa de Reactivación Económica, creadas explícitamente para atender la pandemia votaron por unanimidad la “responsabilidad individual”, en tanto de la mano del gobierno han enfocado los trabajos a diseñar otras herramientas y estrategias para amainar los contagios y evitar mayores daños a las economías de las familias. 

Tampoco se trata de estar del lado de los críticos o de quienes consideran acertada la medida, se trata de ser objetivos y ver los dos lados de la moneda; la gente tiene necesidad de abrir sus negocios para llevar dinero a sus casas y no se les puede prohibir porque simplemente los ahorros se agotan y los negocios quiebran.

Los ciudadanos no nos podemos llamar “abandonados” o “solos”, únicamente porque el gobierno nos pide que asumamos nuestra propia responsabilidad en los cuidados. Quienes así lo piensan deben tener un concepto muy reducido de lo que son los deberes y el juicio de las personas, siendo que la “responsabilidad individual” es algo que todos debimos asumir desde el inicio. 

El papel del gobierno no es vigilar a cada uno de nosotros, pero sí está dentro de sus facultades y obligaciones hacer cumplir a los negocios y empresas las disposiciones de salubridad ya debidamente establecidas sin ningún tipo de concesiones ni omisiones.  

Se deben aplicar las sanciones correspondientes cuando los dueños incumplen las medidas que les permitieron obtener su holograma para la reapertura, y las autoridades no pueden medir con diferente vara; hemos visto instituciones bancarias que no cuentan siquiera con tapetes desinfectantes, con gel o que permiten el acceso a personas que no usan el Cubrebocas. Lo mismo ocurre en tiendas de conveniencia. Coincidentemente se trata de empresas y negocios que nunca cerraron, de manera que no han requerido de cumplir los nuevos lineamientos establecidos para obtener el holograma de reapertura, de tal manera que tampoco se han preocupado por disponer medidas sanitarias que son estrictamente exigibles en otros negocios y hasta motivo de clausura cuando las incumplen. 

Aquí la participación de la ciudadanía debe jugar un papel preponderante exigiendo a los encargados de los establecimientos aplicar las medidas, e incluso denunciándolos ante las autoridades si éstos hacen caso omiso. 

Muchos jaliscienses cometieron el error de bajar la guardia; cayeron en la creencia de que como no había personas a su alrededor o entre sus conocidos que tuvieran la enfermedad, entonces el virus era un invento para quebrar las economías y rompieron el encierro provocando que el coronavirus avanzara, cuando fue gracias a que desde un primer momento se tomaron las medidas adecuadas que  se impidió se dispararan los contagios como ocurrió en otras entidades del país. 

Jalisco actuó correctamente parando actividades dos semanas antes que el resto de la nación.

Como lo mencionó el rector de la Universidad de Guadalajara, Ricardo Villanueva Lomelí, al detallar cómo Jalisco ganó tiempo y evitó muertes con aquella oportuna decisión. 

Explicó que en el Hospital Civil se ha dado de alta a pacientes con más de dos semanas de intubación, “ese paciente que duró tres semanas intubado y lo dimos de alta hace una semana en el Hospital Civil, si se hubiera enfermado en febrero o marzo, se hubiera muerto. La diferencia de haber sido intubado en febrero o marzo a hacerlo en mayo o junio, es la diferencia entre la vida y la muerte y creo que eso lo hemos ganado juntos, lo hemos ganado con el sacrificio de cada uno de ustedes, que sé que ha hecho”.

Dijo también que iniciamos con un modelo muy exitoso con niveles de aislamiento de un 60 por ciento, pero hoy solo el 31 por ciento de los jaliscienses está en confinamiento, de manera que “hay que prepararnos para una pandemia igual o peor que en cualquier parte del mundo”.

Y es que cada vez hay mas voces que refieren su rechazo a los confinamientos estrictos que la mayoría de los países adoptaron quizá por replicar la medida aplicada en China y países europeos, pero la comunidad científica se ha pronunciado con mayor contundencia contra el aislamiento estricto.

El mismo Michael Levitt, ganador del Premio Nobel de Química en 2013, afirmó hace unos días: “Estoy seguro de que el confinamiento pudo haber salvado vidas en el corto plazo, pero el daño económico costará vidas”, indica. «El confinamiento estricto es el que es peligroso».

El llamado del Gobernador que no es “hagan lo que les dé su gana”, es contundente: “Nos vamos a repartir la responsabilidad; los ciudadanos no deberán salir a la calles más que para lo estrictamente necesario, usar Cubrebocas, seguir todas las medidas de salubridad e higiene. Ya no se trata de vigilarnos, se trata de cuidarnos entre todos”, ha dicho.

En tanto el gobierno se enfocará en reforzar su capacidad hospitalaria para tener más camas y una mayor atención médica, ampliar la capacidad para hacer más pruebas y ampliar la capacidad funeraria para el correcto manejo de cadáveres por el Covid-19.

El llamado es a salir únicamente a lo más indispensable. “Entre menos gente en la calle, menos personas habrá en los hospitales”. 

El pasado fin de semana, el presidente Andrés Manuel López Obrador, hizo un llamado a retomar la libertad sin dejar las medidas sanitarias y en todo momento cuidarse. «Es un asunto de nosotros, recobremos nuestra libertad y actuemos con criterio (…) pero lo más importante es que  ya nos cuidemos nosotros mismos y que sin miedo vamos a recobrar nuestra libertad con la premisa de que ya aprendimos a cuidarnos”. 

Como ya lo mencionaba, pocas veces coinciden las posturas de López Obrador y Alfaro Ramírez, y esta es una de ellas; estamos en un punto en donde tenemos también que apostar por el buen juicio de los ciudadanos. 

Los últimos reportes dan cuenta de la saturación en hospitales privados de Jalisco que atienden a pacientes de Covid-19, y aún cuando se acaba de abrir el hospital Dr. Ángel Leaño para atender exclusivamente a enfermos con esta enfermedad, cada día está incrementando de manera importante el número de contagios registrados por día y lo último que se pretende es ver en esta entidad un colapso en el sistema de salud con hospitales a su máxima capacidad o réplicas de aquellas terribles escenas que vimos en otros países con enfermos en el piso o médicos teniendo que elegir entre a quien entregar un respirador y a quien dejar morir. 

López Obrador y Alfaro Ramírez coinciden en que no se puede seguir deteniendo la economía ni permitiendo que desaparezcan negocios y empresas, pero también han dicho algo fundamental “no se puede bajar la guardia” en los cuidado de higiene y salubridad y esa es sin duda una “responsabilidad individual”.

Doctor en Derecho y Notario; Analista y Columnista Sociopolítico; Consultor en Admon. y Políticas Publicas; Pdte. de Conciencia Cívica, A.C. y JALISCOenPLENO, A.C.
0 Comment

Leave a Reply