15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2020-06-17
396 Views

Seguridad, la otra responsabilidad individual

Diferentes hechos registrados en los últimos días nos obligan a preguntarnos quién manda en Jalisco. En la lista podemos incluir la admisión expresa del gobernador Enrique Alfaro de la infiltración en la Fiscalía Estatal por parte del crimen organizado, las desapariciones de personas en Chapala y la intervención de la Unidad de Inteligencia Financiera de... Read More

Diferentes hechos registrados en los últimos días nos obligan a preguntarnos quién manda en Jalisco. En la lista podemos incluir la admisión expresa del gobernador Enrique Alfaro de la infiltración en la Fiscalía Estatal por parte del crimen organizado, las desapariciones de personas en Chapala y la intervención de la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) en varios municipios por la presunta participación de sus autoridades en el lavado de dinero.

Distraídos como hemos estado en la pandemia de Coronavirus, la inseguridad que se vive en Jalisco y en nuestro país en general ha quedado en segundo plano, aunque no por ello ha desaparecido.

Es cierto que la situación actual, en la que el Estado ha perdido el control de la seguridad en su territorio, no es atribuible solo a las administraciones actuales. Esta situación es más bien una suma de acciones y omisiones de los últimos gobiernos que por diferentes razones fueron entregando a Jalisco a la delincuencia organizada.

Las consecuencias para los jaliscienses han sido terribles. Se ha ido perdiendo el derecho al uso del espacio público y la movilidad, así como la certeza en el espacio privado. Los niños jugando en la calle, una caminata por la noche o en el día si las calles están solas, o el tránsito nocturno por las carreteras del estado son actividades simples que han quedado descartadas de nuestras vidas.

El asomo de sinceridad del gobernador al admitir que no tiene control sobre lo que sucede al interior de la Fiscalía dejó helados a los jaliscienses. Aunque desde hace tiempo se conoce de la participación de elementos de seguridad con el crimen organizado, la confirmación, sin una acción inmediata para resolverlo, es por lo menos aterradora.

La normalización de las desapariciones en el discurso de los responsables de la seguridad y el coincidente encuentro de ocho personas privadas de la libertad en Chapala, justo el día en que habitantes de ese municipio salieron a manifestarse, así como la confirmación de esa colusión o sometimiento de las autoridades de diferentes municipios ante el Cártel Jalisco, son hechos que nos arrojan una realidad demasiado dura en la cara.

Porque ahora no sabemos qué sigue. Lo más probable es que simplemente volvamos a caminar, cada uno hacia lo nuestro, mientras nos las arreglamos para tratar de salvarnos y salvar a los que están a nuestro alrededor. Pareciera que en seguridad, como ante la pandemia de coronavirus, hace tiempo entramos en la fase de responsabilidad individual.

Periodista especializada en temas políticos. Ha cubierto esta fuente para Grupo Milenio, y ahora para el diario NTR. Conductora de un noticiario televisivo en Canal 44
0 Comment

Leave a Reply