15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2020-06-09
3449 Views

UN ACTO DE BARBARIE NO ES MOTIVO PARA QUE SE COMETA OTRO EN SU DEFENSA

Un acto de barbarie no debe ser motivo para que se cometa otro en su defensa. No es desproporcionado sumarse al reclamo de justicia por el crimen perpetrado contra Alejandro Giovanni López y exigir acciones efectivas de las autoridades estatales, pero siempre recordando que en Jalisco y en México existe y está plasmado en nuestra Carta Magna el Estado de Derecho y a ello debemos apelar; exigir que en la muerte de Giovanni, ocurrida presumiblemente a... Read More
Un acto de barbarie no debe ser motivo para que se cometa otro en su defensaNo es desproporcionado sumarse al reclamo de justicia por el crimen perpetrado contra Alejandro Giovanni López y exigir acciones efectivas de las autoridades estatales, pero siempre recordando que en Jalisco y en México existe y está plasmado en nuestra Carta Magna el Estado de Derecho y a ello debemos apelar; exigir que en la muerte de Giovanni, ocurrida presumiblemente a manos de policías del municipio de Ixtlahuacán de los Membrillos, las autoridades jaliscienses actúen en el marco de la ley, llevando a cabo las investigaciones, con procesos transparentes y castigando a los responsables del homicidio del joven albañil de 30 años de edad que ha desencadenado protestas, violencia y disturbios desde el pasado jueves en el centro de Guadalajara y el viernes en la Fiscalía General del Estado y en el inmueble de la representación de Jalisco en la Ciudad de México.  
La muerte de Giovanni, registrada el 5 de mayo, un día después de que fue detenido por uniformados, no se conoció ni las condiciones en que se dio hasta la semana pasada  a través de un sitio informativo originado en el vecino país al norte donde se mostró un video de la detención y la aseveración de que el hombre había fallecido a causa de las lesiones recibidas durante su arresto. Así fue que la noticia comenzó a correr hasta viralizarse en redes sociales donde fue ampliamente difundida.
Para comprar el silencio de los familiares del occiso, el alcalde priísta Eduardo Cervantes Aguilar, les habría ofrecido 200 mil pesos con la intención de que no se difundieran los sucesos y tampoco se emprendieran acciones legales, pero le rechazaron su propuesta y entonces, según la familia, el propio funcionario los amenazó con severas represalias usando su poder político local si hacían público el asesinato. 
Y aunque Cervantes Aguilar ha negado por completo esos señalamientos, no tuvo interés de comparecer ante el agente del Ministerio Público para presentar su declaración pues no asistió a la cita que tenía el viernes a las 12 en las instalaciones de la Visitaduría de la Fiscalía de Jalisco y tampoco envío a alguna otra persona en su representación.
La próxima cita la tiene el lunes 8 de junio para que declare en torno a otra carpeta de investigación, sin menoscabo que deberá responder además ante funcionarios ministeriales  en relación a adicióneles presuntos actos crimínales en los que aparentemente resulta vinculable, según ha dado a conocer la Fiscalía.  
Sobre este personaje, Eduardo Cervantes Aguilar, quien llegó al cargo tras ganar la elección en 2018 postulado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI) se dice tiene como antecedentes señaladas acusaciones de violencia y abuso de autoridad al ejercer su mandato como cabeza de la administración pública municipal y por ello a cargo jerárquico principal de la fuerza pública del municipio que dicho sea de paso ha sido citada en diversos momentos como autoritaria y contumaz violatoria de los derechos humanos fundamentales de ciudadanos que habitan o transitan en esa localidad municipal.  
Volviendo al tema de las manifestaciones generadas a propósito del asesinato de Giovanni, no se puede perder de vista el contexto en que se han dado, justo en un momento en que en los Estados Unidos de América, nuestro vecino del norte, suman ya dos semanas de protestas y disturbios tras la muerte del afroamericano George Floyd a manos de un agente de la policía en Minnesota.
De tal suerte que la gente no tardó en “retar” a través de las mismas redes sociales a que el asesinato de Giovanni con características similares al de Floyd (por haber sido ambos asesinados por policías) se reprochara de la misma forma, generando que jóvenes se coordinaran para iniciar una manifestación realizada el pasado jueves 4 de junio que partió del llamado parque rojo hasta llegar al Palacio de Gobierno de Jalisco.
Ciertamente llamó la atención que se acordara hacer el reclamo al Gobierno del Estado siendo que los presuntos responsables habrían sido policías municipales de Ixtlahuacán de los Membrillos, pero el caso es que a aquel municipio, con menos de 60 mil habitantes ubicado en la zona centro del estado colindante al sur con el Lago de Chapala, no llegaron las protestas; se concentraron en Guadalajara, donde participaron alrededor de entre 400 y 500 personas, entre ellas algunos presuntos infiltrados que provocaron destrozos a edificios históricos, negocios y mobiliario urbano, incendiando además dos patrullas de la policía de Guadalajara y llevando la violencia al extremo de prenderle fuego a un agente de la policía motorizada, quien afortunadamente salvó la vida. 
Los grupos policiacos de Guadalajara y Gobierno del Estado, habrían hecho uso de la fuerza pública para contener a los furiosos manifestantes utilizando gas lacrimógeno, y lanzando artículos que los mismos inconformes les arrojaron previamente.
En torno a lo sucedido diversos videos circulan en las redes sociales, pero dos de ellos han captado la atención particularmente; el ya mencionado momento en que un joven vacía un bote de thinner sobre la espalda de un agente y le prende fuego, y otro en donde un grupo de policías lleva a un detenido y uno de ellos lo golpea violentamente por la espalda en la nuca dejándolo inconsciente. De acuerdo a la información que ha trascendido se trata de Said Luna, de quien no se sabe haya cometido actos que sustentaran su detención ni mucho menos la violencia excesiva ejercida contra él para someterlo, quien al parecer ya fue liberado más mostrando severas huellas de daño físico. 
La noche del mismo jueves 4 del mes en curso, a través de un video que compartió en sus redes sociales, el gobernador Enrique Alfaro Ramirez, dio a conocer el saldo de la trifulca y anunció que había 27 personas detenidas tras los desmanes y que posteriormente daría a conocer nombres de cada uno de ellos y su situación procesal con total transparencia. 
También dirigió acusaciones al Gobierno federal, señalando tiene pruebas de que  “desde los sótanos del poder” se habrían orquestado los actos violentos ocurridos en la manifestación, y aunque esta mañana matizó la postura y dijo que sigue creyendo que el presidente Andrés Manuel López Obrador “es una gente de bien, que no está dando estas instrucciones”, insistió en que gente de su partido está interesada en desestabilizar a Jalisco y señaló: “Pero también le digo con claridad al Presidente de México que su gente cercana, que gente de su Gobierno, gente de su partido, está apostando por la violencia como una ruta para seguir manteniendo el poder, para seguir cuidando sus intereses y sus agendas personales”. Alfaro  le dijo al Presidente que él como Jefe de Estado “está obligado moralmente” a atender la petición que hace el Gobierno de Jalisco.
El Presidente López Obrador dijo la mañana del viernes 5 de junio que en efecto tiene diferencias con Enrique Alfaro, pero que él es el Jefe del Estado mexicano, no de grupo o de partido y refutó:No me meto en cuestiones partidistas por respeto a la investidura presidencial”, y en esa forma rechazo López Obrador que el Gobierno federal vaya a intervenir en el caso que desató protestas ayer, para no ser malinterpretado y expuso “Nos hacemos a un lado. No es la primera vez que tenemos diferencias [con Alfaro] y no respondemos. Somos respetuosos de la independencia y la soberanía de las autoridades locales”.
El viernes, alrededor de 100 personas acudieron nuevamente a protestar al centro de la ciudad, pero esta vez no hubo mayor cosa que comentar, no así en el otro punto donde se convocó la manifestación, en la sede de la Fiscalía del Estado, hasta donde intentaron llegar algunos jóvenes que exigían la liberación de amigos y familiares detenidos en la trifulca del día anterior. Pero no fueron bien recibidos por agentes de la corporación que desacatando las órdenes precisas del gobernador de actuar con prudencia, según dijo el propio Enrique Alfaro Ramirez, incurrieron en actos reprochables por los que también dijo el gobernador se llegará “hasta las últimas consecuencias”. 
Entre las acciones que ha emprendido el Gobierno de Jalisco para esclarecer el asesinato de Giovanni, de quien su familia dice fue detenido por no usar Cubrebocas en tanto las autoridades policiacas aseguran fue por una falta administrativa, no siendo ninguno de los dos argumentos evidentemente motivo para privarlo de la vida en un país donde existe el Estado de Derecho, se conoció que  a temprana hora del viernes la Fiscalía del Estado y la Secretaría de Seguridad del Ejecutivo en Jalisco intervinieron la Comisaría de Seguridad Pública de Ixtlahuacán de Los Membrillos y hay tres detenidos con orden de aprehensión que son el comisario, un mando medio y un agente de policía de la corporación de seguridad pública municipal. 
Es pues necesario que la autoridad actúe ahora sí rápidamente en consecuencia a lo ocurrido a Giovanni López, que deslinde responsabilidades y se castigue conforme a derecho a quienes participaron en el presunto asesinato, y que de igual forma, se proceda en contra de aquellos que habiéndose involucrado perversamente en la manifestación, incurrieron en actos violentos, daños a las cosas, así como lesiones e intento de homicidio contra un elemento policial, sin menoscabo de que se informe con total transparencia la situación legal de cada uno de los detenidos y sean motivo de procesos adecuados.
Se debe trabajar afanosamente en aras de evitar que se sigan presentando deleznables actos como el asunto que ahora retumba en Jalisco y no exista riesgo que aparezcan episodios que nos recuerden las atrocidades del caso Ayotzinapa.
La violencia no se justifica desde ningún punto de vista, aún cuando esta derive del abuso policial en contra de un ciudadano. Es menester se entienda claro que la justicia debe exigirse por las vías adecuadas para ello, lo que incluye protestas y manifestaciones, pero efectuadas en forma civilizada y pacífica. 
Doctor en Derecho y Notario; Analista y Columnista Sociopolítico; Consultor en Admon. y Políticas Publicas; Pdte. de Conciencia Cívica, A.C. y JALISCOenPLENO, A.C.
0 Comment

Leave a Reply