15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2020-06-08
475 Views

OLEADA VIOLENTA

Tras la expansión internacional de las manifestaciones por la muerte del afroamericano George Floyd en Minesota (EEUU), México también se ha convertido en un foco de protestas –y, en ocasiones, disturbios– tras otro presunto caso de brutalidad policial. El pasado 4 de mayo, Giovanni López, un albañil de 31 años, fue arrestado por los agentes... Read More

Tras la expansión internacional de las manifestaciones por la muerte del afroamericano George Floyd en Minesota (EEUU), México también se ha convertido en un foco de protestas –y, en ocasiones, disturbios– tras otro presunto caso de brutalidad policial.

El pasado 4 de mayo, Giovanni López, un albañil de 31 años, fue arrestado por los agentes municipales de Ixtlahuacán de Los Membrillos, supuestamente por no llevar cubrebocas.

Tras la difusión del vídeo de la detención del joven –en el que se aprecia cómo este grita «¡Ayúdame!» mientras la policía le retiene–, varias asociaciones han convocado manifestaciones en el país, bajo el lema #JusticiaParaGiovanni.

López murió mientras se encontraba bajo custodia de la policía municipal y, según aseguran sus familiares, «su cuerpo tenía signos de tortura, golpes en la cabeza y cuerpo y un balazo en una pierna», a pesar de que su fallecimiento «fue registrado como un traumatismo craneoencefálico».

En una de las protestas, celebrada este jueves en la ciudad de Guadalajara, capital del estado de Jalisco, un manifestante prendió fuego a un policía, al que roció con alcohol y acercó un encendedor, y se incendiaron varios coches patrulla. Ese mismo día, fueron detenidas 28 personas que protestaban.

Los tres agentes implicados en la muerte de López fueron detenidos al día siguiente, el viernes, fecha en la que continuaron las manifestaciones por la muerte de López y exigiendo la liberación de los arrestados el día anterior que fueron disueltas por la policía.

Pero hay que recalcar que una cosa fue la legítima intención de manifestarse contra lo que no se está de acuerdo, y otra muy distinta, lo que terminó ocurriendo en el centro histórico tapatío, donde vehículos y edificios públicos y privados fueron vandalizados por individuos (hombres y mujeres) que presuntamente infiltrados en la marcha, aprovecharon para dañarlos severamente en sus exteriores e interiores en medio de una excesiva e inaceptable violencia que sorprendió a propios y extraños.  

Posterior a los desmanes, trascendío que una de las detenciones por la muerte de López, tuvo lugar cerca de la Fiscalía estatal, donde los participantes portaron pancartas con la imagen del joven finado, pidiendo que se esclarezca su caso y el cese la presunta represión por parte de las fuerzas de seguridad en los actos violentos del 4 de junio.

Aunque Giovanni López murió hace un mes, el caso cobró relevancia este miércoles después de que se difundiera en redes el vídeo del violento arresto del joven,  por parte de policías municipales de Ixtlahuacán de los Membrillos, a 40 kilómetros de Guadalajara.

Llevar mascarilla es obligatorio para evitar contagios del coronavirus en las calles de Jalisco, donde las autoridades anunciaron «cero tolerancia» para quien incumpla las medidas sanitarias.

Sin embargo, la Fiscalía de Jalisco negó que la detención fuera motivada por el uso de la mascarilla y la atribuyó a que Giovanni «se puso violento» y tuvieron que llevarlo a comisaría.

El caso sin duda, seguirá dando de qué hablar.

En otras latitudes, también los disturbios han marcado la agenda de estos últimos días. Este domingo se vivió una nueva jornada de tensión en Londres, tras los disturbios registrados entre la policía y los manifestantes en el marco de las protestas contra el racismo.

Los choques de este domingo se registraron en Whitehall, principal arteria de la capital inglesa. En horas de la tarde hubo manifestaciones, detenidos, y hasta algunos uniformados heridos.

Usuarios en las redes sociales relataron que la protesta en esa zona de la capital perdió el control cuando algunos manifestantes comenzaron a arrojar “botellas, conos de tráfico y otros objetos” contra la policía. El resto de los manifestantes, en tanto, permanecieron pacíficamente y algunos, incluso, pidieron calma.

En otras partes del Reino Unido, cientos de miles de personas volvieron a manifestarse este domingo en repudio por el asesinato de George Lloyd a manos de la policía de Minneapolis, en Estados Unidos.

En Londres, Glasgow, Birmingham o Manchester, los manifestantes, muchos con guantes y mascarillas, desafiaron los llamamientos del Gobierno y la Policía, que alertaron de que son “ilegales” las congregaciones de más de seis personas por las restricciones impuestas para frenar el coronavirus.

Catorce personas fueron detenidas y al menos diez policías resultaron heridos este sábado en la capital británica al protagonizar una confrontación al término de una jornada de protestas pacíficas, en las que participó la cantante Madonna, que fue vista andando con muletas en una marcha por el centro de la ciudad.

Este domingo los manifestantes también vandalizaron estatuas de figuras históricas, como el caso de la estatua del comerciante de esclavos del siglo XVII Edward Colston, en la ciudad inglesa de Bristol, que fue derribada por los protestantes.

Los manifestantes en la localidad del suroeste de Inglaterra derribaron el controvertido monumento de bronce erigido en 1895 en el centro urbano y lo hicieron rodar por las calles hasta echarlo al agua en el puerto. Las imágenes difundidas en redes sociales muestran como uno de los manifestantes puso la rodilla en el cuello de la estatua de Colston tras ser derribada, en una imagen parecida a la del policía que mató al afroamericano Floyd el pasado 25 de mayo en Minneapolis y que está en el origen de la actual ola global de protestas.

El jefe de la policía local, Andy Bennett, informó que cerca de 10,000 personas asistieron a la manifestación de Bristol este domingo.

Vale recordar que esta ola de levantamientos tiene su raíz en los Estados Unidos, con manifestaciones pacíficas contra la muerte de personas negras a manos de la policía, que se vieron empañadas por disturbios que golpearon ciudades desde Filadelfia a Los Ángeles, con episodios cerca de la Casa Blanca.

Desde entonces, autoridades locales y estatales del vecino país del norte, desplegaron a miles de soldados de la Guardia Nacional, impusieron estrictos toques de queda y cerraron el transporte público para frenar los movimientos de los activistas, aunque esas medidas hicieron poco por impedir que muchas ciudades volvieran a sumirse en el caos.

Los manifestantes en Filadelfia lanzaron piedras y bombas incendiarias a la policía, según las autoridades, mientras saqueadores en más de 20 ciudades de California allanaron comercios y se llevaron todo lo que podían cargar.

Las tensiones se dispararon ante la Casa Blanca tras días de manifestaciones en el lugar. La policía empleó gas lacrimógeno y granadas aturdidoras contra una multitud de más de mil personas, que coreaban lemas al otro lado de la calle, en el Parque Lafayette. La multitud salió corriendo y apiló señales de tráfico y vallas de plástico para prender una gran hoguera en una calle cercana. Algunos quitaron una bandera estadounidense de un edificio y la lanzaron a las llamas.

Un edificio del parque que aloja una oficina de mantenimientos y baños públicos fue incendiado, y hubo allanamientos en bancos y joyerías. Las manifestaciones continuaron más allá del toque de queda, y la policía de Washington dijo estar respondiendo a varios avisos por incendios provocados en la capital.

Toda la Guardia Nacional de Washington DC (unos 1,700 soldados) fue desplegada para ayudar a controlar las protestas. A medida que las protestas cobraron dimensión, Donald Trump retuiteó al comentarista conservador Buck Sexton, quien pidió “fuerza abrumadora”. El republicano, que afronta los desórdenes civiles más importantes de su mandato mientras el país se ve duramente afectado por la pandemia de COVID-19, prometió “frenar la violencia colectiva” y denunció a los “extremistas de izquierda radicales”, en particular al movimiento Antifa (antifascista), al cual incluirá en la lista de organizaciones terroristas, según anunció.

Fuentes del Gobierno reportaron que el mandatario tuvo que refugiarse en el búnker de la Casa Blanca por prevención el viernes, aunque la información no fue confirmada oficialmente.

Al menos 4,100 personas fueron detenidas en los días de protestas, con cargos que iban desde saqueos y cortes de autopistas a incumplir toques de queda.

En Salt Lake City, un líder activista condenó la destrucción de la propiedad, pero dijo que el duelo por los edificios dañados no debería estar al mismo nivel que el dolor por hombres negros como Floyd. “Quizás este país reciba el mensaje de que estamos hartos de que la policía asesine a hombres negros desarmados”, dijo Lex Scott, fundador de Black Lives Matter Utah. “Quizá la próxima vez que un policía blanco decida apretar el gatillo, le venga la imagen de ciudades en llamas”.

Sin embargo, miles de personas siguieron marchando de forma pacífica en Phoenix, Albuquerque y otras ciudades, y algunos pidieron el final de los incendios, el vandalismo y los robos, afirmando que socavan sus demandas de justicia y reformas.

En el centro de Atlanta, las autoridades lanzaron gas lacrimógeno para dispersar a cientos de manifestantes. La alcaldesa, Keisha Lance Bottoms, dijo que dos agentes habían sido despedidos y tres, relegados a labores administrativas tras la difusión de un video en el que se veía a agentes rodeando un auto el sábado, luego, sacando a una mujer del asiento del pasajero y aparentemente disparando al hombre que conducía con una pistola eléctrica. La jefa de policía, Erika Shields, lo describió como “muy impactante de ver”.

En Minneapolis, el agente que presionó su rodilla sobre el cuello de Floyd por varios minutos ya fue acusado de asesinato, pero los manifestantes exigen que los otros tres policías involucrados en el caso sean procesados. Los cuatro ya fueron despedidos.

Doctor en Derecho y Notario; Analista y Columnista Sociopolítico; Consultor en Admon. y Políticas Publicas; Pdte. de Conciencia Cívica, A.C. y JALISCOenPLENO, A.C.
0 Comment

Leave a Reply