Hipotecar a Jalisco

143
0
Compartir

En un video grabado en la plaza de la Liberación, con el teatro Degollado de fondo, Enrique Alfaro denunció que “en los sótanos de Casa Jalisco” el PRI y el PAN se habían puesto de acuerdo para endeudar al estado. Era el 10 de enero de 2013 y en el Congreso local se cocinaba la autorización para que el gobernador saliente, Emilio González Márquez, contratara un crédito por 2 mil 800 millones de pesos que gastaron él y su sucesor, Aristóteles Sandoval. Las declaraciones del ahora gobernador fueron respaldadas por quien ahora es dirigente nacional de Movimiento Ciudadano, Clemente Castañeda, asegurando que se trataba de un “atraco”.

El crédito se utilizó para cubrir el boquete financiero que dejaron los Juegos Panamericanos de 2011 y, en particular, el crédito quirografario por mil 400 millones de pesos que no se había pagado.

La postura de Enrique Alfaro contra lo que llamó “traición a la confianza de los electores” cambió radicalmente. En menos de dos años de gobierno, ya debe cerca de 16 mil millones de pesos en compromisos a corto, mediano y largo plazo, acercándose al mismo monto de deuda que heredó, por 17 mil 444 millones de pesos, que incluyen los saldos de los créditos contratados por los cinco gobernadores que lo precedieron.

Los pasivos del actual gobernador están conformados por el crédito que le autorizó el Congreso del Estado, por 5 mil 250 millones de pesos; 5 mil 639 millones de pesos en contratos multianuales; mil 600 millones de pesos en créditos quirografarios y otros 3 mil 419 millones en contratos para la rehabilitación de carreteras.

Es decir, todavía no se incluyen los 6 mil 200 millones de pesos que se anunciaron como parte del programa de reactivación económica.

Tan solo en deuda a largo plazo, si se autoriza ese crédito, Enrique Alfaro habrá alcanzado los 11 mil 450 millones, es decir, el equivalente a más de 65 por ciento de la deuda que heredó, convirtiéndose en el gobernador que más hipotecó a Jalisco.

Compartir

Dejar un comentario