Tras la cura del Covid-19

281
0
Compartir

La empresa Gilead anunció formalmente que finalizará a fin de mayo pruebas de Remdesivir para tratar la cepa de coronavirus COVID-19 en el mundo.

Tras el término de los ensayos, el acceso al Remdesivir sería sólo bajo la autorización de uso de emergencia.

Los dos estudios clínicos de Gilead Sciences Inc con Remdesivir, su potencial tratamiento contra el COVID-19, terminarán a finales de mayo, según investigadores estadounidenses involucrados en las pruebas.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) autorizó el uso de emergencia del medicamento el 1 de mayo, pero los hospitales están preocupados por el acceso.

Y es que los médicos y especialistas han dicho que tendría que garantizarse una distribución equitativa y transparente de este potencial tratamiento en todos los hospitales de los principales lugares de contagio.

Los estudios de Gilead −uno en pacientes con COVID-19 severo y el otro con enfermedad moderada− han reclutado a unas 8,000 personas, según las estadísticas de la FDA. Los ensayos son de “etiqueta abierta”, lo que significa que no comparan el tratamiento con un placebo y los participantes saben que están recibiendo el medicamento.

El interés en el medicamento de Gilead ha sido alto, dados algunos datos tempranos prometedores y la falta de tratamientos aprobados o vacunas preventivas para COVID-19, la enfermedad causada por el nuevo coronavirus que ha infectado a más de 4 millones de personas y ha matado a más de 300,000 en todo el mundo.

Los resultados preliminares de una prueba realizada por los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos (NIH) mostraron que el Remdesivir redujo las estancias hospitalarias en 31% en comparación con un placebo.

El NIH está estudiando ahora el Remdesivir solo en comparación con el Remdesivir en combinación con Olumiant, un medicamento antiinflamatorio aprobado para la artritis reumatoide y vendido por Eli Lilly and Co.

El Remdesivir sigue estando disponible para uso compasivo en mujeres embarazadas o niños menores de 18 años, pero la mayoría de los pacientes de COVID-19 pronto tendrán acceso sólo bajo la autorización de uso de emergencia.

En este sentido, un grupo de siete mexicanos, portadores del coronavirus SARS-CoV-2 que genera la enfermedad COVID-19, están dentro del protocolo de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para que se les administre Remdesivir, medicamento dado a otros pacientes y que les ayudó a tener menos síntomas.

El titular de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) Marcelo Ebrard fue quien reveló que se hicieron las gestiones ante la OMS para que se incluyera a México en las pruebas.

Ebrard ha dicho que se hizo un primer esfuerzo y una gestión exitosa para incluir a México. Se ha dicho que se va a ampliar el número de pacientes en México y seguramente van a participar más instituciones, pero hoy por hoy es el Instituto Nacional de Nutrición el que está participando.

Ebrard indicó que los siete pacientes son tratados en el Instituto Nacional de Nutrición; además de que se aventaja con el laboratorio que produce el medicamento.

“En el ámbito de la relación con laboratorios de carácter privado hemos ido avanzando con el laboratorio en Estados Unidos Gilead que desarrolló remdisivir, y ahí es el objetivo prioritario de México es poder tener acceso en tiempo y forma al medicamento que en su momento se ponga en circulación”, refirió.

Y es que ya se hizo evidente que Remdesivir sí es un medicamento activo contra COVID-19, que disminuye el tiempo de involución de la infección. En este contexto, el Remdesivir sería el primer medicamento aprobado en Japón para tratar a pacientes de coronavirus, sin embargo, se ha advertido que el medicamento puede causar fallo renal y otros efectos secundarios.

La aprobación, más expedita que lo usual, seguió los pasos de Estados Unidos, que autorizó hace poco el uso del fármaco para tratar a pacientes infectados por COVID-19 como medida de emergencia.

El Remdesivir fue desarrollado para el tratamiento de personas infectadas con Ébola, no obstante, su uso ha sido criticado por especialistas nipones, pues algunos aseguran que este es ineficaz en estados avanzados de la enfermedad.

El Ministerio aprobó la medicina que se aplicará junto con otros tratamientos experimentales que han manejado diferentes países, se espera que otros fármacos sean aprobados en el futuro.

El Remdesivir sería el primer medicamento aprobado en Japón para tratar a pacientes de coronavirus.

En tanto, más de 15 mil reportes de infectados por coronavirus han sido detectados en el país del sol naciente según el balance realizado por la Universidad Johns Hopkins.

En contraste, el Covid-19 sigue pegando fuerte en algunas partes del mundo, mientras el virus va saliendo poco a poco de algunos países, entra con más fuerza en otros. Algunos países en el mundo siguen aumentando los contagios por la pandemia, mientras unos parece que van en la recta final de este brote, existen otros que aumentan cada día más los contagios de este virus que ha cobrado la vida de miles de personas en todo el mundo. Al principio, Europa registró cifras espeluznantes de contagios, mismos que se fueron expandiendo hasta llegar al continente americano, en donde hoy existe un país dentro del top 10 de los más afectados por el coronavirus: los Estados Unidos de América. Los dos países que en las últimas semanas han presentado cifras alarmantes de contagios a causa del Covid-19 son Rusia y Brasil, este último superando los 200 mil casos y más de 800 fallecidos en las últimas horas a causa de esta nueva enfermedad. Si dividimos el planeta en continentes, en América se registra en la actualidad en mayor número de casos confirmados con Estados Unidos y, si nos vamos al territorio sudamericano nos encontramos con Brasil, ambos países dentro del Top 10 más afectado. Mientras, en Europa, Rusia aparece como el país con más contagios (debido a su amplia extensión geográfica); en Asia, Irán superó a China; África tiene a Sudáfrica y Oceanía a Australia.

Un dato revelador es que este viernes, México superó a China en muertes por COVID-19. En el país se han registrado 4,767 fatalidades y en China 4,644. Del 11 de enero al 15 de mayo, en China se han reportado 84,469 casos confirmados y 4,644 muertes. Este viernes se registraron 5 nuevos casos confirmados en el país asiático, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

China, país donde se originó la pandemia de coronavirus, hoy registra menos casos confirmados y fatalidades que Estados Unidos y países europeos como España e Italia.

Recientemente el mundo conoció a Winter, una llama, que vive en una granja laboratorio de Bélgica, y que guarda en sus células lo que podría ser un prometedor tratamiento contra el COVID-19. Una reciente investigación revela que un tipo de anticuerpo que desarrollan las llamas podría combatir de manera efectiva la infección del SARS-CoV-2, el tipo de coronavirus que causa el COVID-19.

El estudio apenas está en fase de laboratorio y pueden pasar varios meses o años para que se pueda hacer alguna prueba en humanos.

Los investigadores, sin embargo, se sienten “optimistas”, según dice Daniel Wrapp, investigador del Departamento de ciencias moleculares de la Universidad de Texas en Austin, y autor principal del estudio. La historia con la llama Winter (invierno, en español) comenzó en 2016, cuando solo tenía unos meses de vida.

En este entonces, científicos de la Universidad de Texas y la Universidad de Gante, en Bélgica, la escogieron para investigar al SARS-CoV-1 y al MERS-CoV, dos coronavirus de la misma familia del nuevo SARS-CoV-2. 

Cuando el sistema inmune de las llamas detecta un invasor externo como un virus o una bacteria, su organismo produce un tipo de anticuerpo del tamaño de un cuarto del tipo de anticuerpos que desarrollan los humanos.

Por eso los científicos le llaman “nanocuerpos”. 

Otros camélidos como las alpacas y los camellos también desarrollan nanocuerpos. También lo hacen los tiburones, pero es más fácil lidiar con una llama que con un tiburón.

El sistema inmune de los humanos no produce esos nanocuerpos. La ventaja de los nanocuerpos es que por su tamaño se aferran más fácil a las proteínas de espiga con las que el coronavirus se adhiere a las células que ataca. En el experimento de 2016 los investigadores le inyectaron a Winter proteínas espiga de SARS-CoV-1 y de MERS-CoV y notaron que los nanocuerpos que desarrolló Winter mostraron un buen potencial de detener la infección del SARS-CoV-1. Cuatro años después, ante el brote del nuevo coronavirus, Wrapp y su equipo realizaron nuevos experimentos para ver qué tan efectivos resultan esos nanocuerpos contra el SARS-CoV-2.

Inspirados en los nanocuerpos de Winter, Wrapp y su equipo desarrollaron un tipo de anticuerpo para enfrentarlo al SARS-CoV-2. Los resultados iniciales de sus pruebas en cultivos de células indican que el nanocuerpo puede neutralizar la proteína espiga con la que ataca el SARS-CoV-2.

Este hallazgo podría llevar al desarrollo de un tratamiento en el que a una persona sana se le inyectan los anticuerpos que la protegerán ante un posible contagio; pero también podría servir para que una persona ya infectada reciba los anticuerpos y disminuyan los síntomas de la enfermedad. Esta protección inmediata, dicen los investigadores, sería de gran beneficio para adultos mayores, que algunas veces no responden efectivamente a las vacunas. También podrían beneficiarse trabajadores de la salud que están en constante riesgo de contagio.

Según Wrapp, no es muy común experimentar con llamas, pero el objetivo era precisamente estudiar un animal que generara una respuesta inmune distinta a la de los humanos.

Ahora que ya saben que los nanocuerpos de las llamas muestran resultados promisorios, Wrapp y su equipo se preparan para comenzar pruebas en otros animales como conejillos de indias o primates, más parecidos a los humanos. 

El proceso de pasar de una prueba de laboratorio a ensayos en humanos puede tardar varios años, pero ante la presión que pone el coronavirus, se cree que podría lograrse en tiempo récord.

Es cierto que las llamas no son el animal más común en estudios experimentales. Sin embargo, en los últimos años se han vuelto muy populares como una fuente de anticuerpos, especialmente por los nanocuerpos, sin embargo, advierte todavía hay un largo camino por delante para que se apruebe el uso de anticuerpos en humanos.

Ésta no es una terapia estándar. Tienen que demostrar que es seguro y eficaz usar anticuerpos de llamas en humanos.

No es suficiente que sea solo un equipo el que encuentre un nanocuerpo, se necesita que haya muchos equipos desarrollando muchos tipos de anticuerpos, con la esperanza de que al menos uno sea útil contra el virus.

Mientras tanto Winter, que ya tiene 4 cuatro años, sigue pastando tranquila en los campos de Bélgica. 

En otro esfuerzo por encontrar un tratamiento, el grupo japonés Fujifilm realiza una serie de ensayos clínicos para probar la eficacia de su medicamento antigripal Avigan (favipiravir) para tratar pacientes afectados por el COVID-19, después de obtener resultados positivos de otros estudios realizados en China con este producto.

De comprobarse en los ensayos clínicos la eficacia del antiviral favipiravir para el tratamiento de COVID-19, el fármaco podría producirse a bajo costo en México, pues ya es genérico y cualquier país lo podría fabricar.

La Coordinación de Institutos Nacionales de Salud presentó ante la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) un protocolo para realizar un ensayo clínico con el antiviral japonés favipiravir, cuyos primeros estudios en China y Rusia han arrojado resultados alentadores.

El favipiravir evita que se reproduzca el coronavirus y es muy eficaz en una etapa temprana de la enfermedad.

Enrique Giraud de Haro, director General de Fujifilm de México ha dicho que hasta el momento, la empresa no ha recibido ningún tipo de utilidad por el uso controlado del antiviral, sería hasta que los gobiernos autoricen su uso para el tratamiento contra el virus. Su venta podría abrirse al público para poderlo comercializar, pero destacó que ya es un genérico, por lo que su fabricación no sería exclusiva de Fujifilm.

Por su parte, Rusia dio a conocer el pasado 13 de mayo que obtuvo buenos resultados con el uso de ese fármaco, mientras que en marzo, China concluyó una investigación clínica que demostró la eficacia del favipiravir sin observar reacciones adversas.

Hasta el momento, se realizan 15 ensayos clínicos: Italia, Irán, Estados Unidos, Egipto, Tailandia, China, Reino Unido, Francia, Brasil y Arabia Saudita, de acuerdo con la plataforma ClinicalTrival.gob.

Por otro lado, reportes de medios indican que también se estudia en España, Turquía, Ucrania, República Checa, Hungría e Indonesia. Fujifilm normalmente se relaciona con la fabricación de películas y equipo fotográfico, pero desde su fundación ha estado involucrada en artes gráficas y equipos de radiografías. Además, desde hace tiempo, la empresa ha adquirido algunas compañías de medicamentos, por ello crearon Avigan.

En este sentido, la empresa también ha colaborado con otros equipos médicos en México, como la distribución de 40 equipos móviles de rayos X para el diagnóstico de neumonía, así como equipos de endoscopia y ultrasonidos, y lectores moleculares del coronavirus de las pruebas que se usan para el diagnóstico de COVID-19.

Cabe destacar que el Avigan obtuvo en 2014 la aprobación del gobierno japonés para su producción y venta como un medicamento contra la influenza, pero nunca se ha distribuido en en el mercado.

Pero también la UNAM desarrolla laboratorio para crear vacuna. En la premura por obtener una cura contra el coronavirus, la máxima casa de estudios ya trabaja en el desarrollo de un laboratorio nivel 3 que será destinado para crear una vacuna contra el COVID-19. Lo anterior, con apoyo del gobierno de la Ciudad México y la Secretaria de Educación, Ciencia, Tecnología e Innovación de la Ciudad de México (SECTeI).

El laboratorio de bioseguridad nivel 3 debe prever medidas sustanciales de seguridad, pues el coronavirus que es un patógeno muy contagioso, por ello, la UNAM podría colocar este espacio en la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia.

Para hacer vacunas de un virus tan especial y riesgoso como es el SARS-Cov-2, que produce la enfermedad COVID-19, se requiere un laboratorio especializado donde no haya la menor posibilidad de que pueda salir o pueda haber algún contagio.Aunque no fue especificado el monto de inversión en este laboratorio ni la fecha en que estaría listo, se sabe que ya se trabaja en su construcción y equipamiento.

 

Compartir

Dejar un comentario