CORONAVIRUS PONE A PRUEBA A MÉXICO

696
0
Compartir
Es un hecho que de la forma en que las autoridades mexicanas y los propios ciudadanos habremos de enfrentar el COVID-19, conocido también como la neumonía de Wuhan o coronavirus dependerá en gran parte la manera en  qué tan rápida o lenta, triunfal o fallida llegaremos al final de esta nueva experiencia que nos toca vivir.

Luego de que la mañana del viernes 28 se hiciera oficial el arribo a territorio mexicano del temido virus que ha puesto en serio predicamento a las bolsas y economías del mundo, a la comunidad médica y a redoblar esfuerzos a científicos y farmacéuticos en busca de la vacuna que consiga contener la propagación de la enfermedad, los mexicanos fuimos puestos a prueba.

Si bien ya se nos había advertido que era cuestión de horas o días para que el virus llegara a México, el hecho de que el presidente Andrés Manuel López Obrador anunciara oficialmente en su conferencia mañanera, que ya se tenia la confirmación del primer caso en México, de un joven de 35 años de edad residente de la capital del país, que acudió a una convención en Bergamo, Italia, que tuvo lugar del 11 al 22 de febrero, fue suficiente para que se desatara una especie de psicosis que propició caos en algunas tiendas de autoservicio del país de personas que afanosamente buscaban cubre bocas, gel antibacterial y desinfectantes, entre otros artículos que inmediatamente fueron agotados.

López Obrador, aseguró en su conferencia que México se encuentra “bien parado en caso de registrar algún brote, ya que tenemos muy buenos médicos”. Estamos preparados dijo, para enfrentar el coronavirus al contar con los médicos, especialistas, hospitales y la capacidad para hacerle frente a este caso. “En la medida en que se vaya desarrollando vamos a atender los casos”.

Por su parte, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, informó que el gobierno federal dará atención en 153 hospitales de alta especialidad, mil 500 hospitales generales, y más de 20 mil centros de salud de primer nivel. Abundó que diversos institutos de salud pondrían a disposición ventiladores y camas para el tratamiento, en lo que el IMSS apoyaría con mil 867 camas y dos mil 565 ventiladores, el ISSSTE con 551 camas y tres mil 64 ventiladores y Pemex con 102 camas y 103 ventiladores.

Sin embargo, surgen algunas interrogantes en torno a la vigilancia sanitaria que se está llevando a cabo, pues basta mencionar que pese a las advertencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y la alerta que lanzó para que los países pusieran en marcha sus protocolos para proteger sus aduanas de ingreso, la llegada a México del coronavirus se dio a través de un ciudadano que viajó en avión procedente de Europa, lo que quiere decir que falló el protocolo de vigilancia sanitaria en los aeropuertos.

Fue recién ayer, luego de que se oficializara la presencia del virus en México, que se emitieron los primeros comunicados por parte de algunas secretarías federales y estatales para abordar el tema, insisto, cuando hace por lo menos cuatro semanas que ya se conocía de la aparición del temido virus. Fue recién ayer que escuchamos y vimos los primeros comerciales en torno al mismo tópico. Además, no se tiene conocimiento de una coordinación con las entidades federativas ni con las diferentes secretarías -que ya deberían estar estratégicamente concertadas y actuando en consecuencia para contener la proliferación del virus en centros de salud y escuelas, principalmente.

Por ello, vale replicar lo que ha dicho tanto la Organización Mundial de la Salud como diversos organismos mundiales respecto al coronavirus.

La OMS ha señalado que la neumonía de Wuhan son virus de transmisión aérea pero también se pueden transmitir por objetos o sustancias recientemente contaminadas, como ocurre con el virus de la gripe, y por contacto humano.

Los síntomas descritos son fiebre, dolor de cabeza y fatiga, acompañados de tos seca y, en muchos casos, de disnea (dificultad para respirar).

El Centro de Control de Enfermedades de China ha hecho algunas recomendaciones, aconseja tomar las siguientes medidas con las que la población puede prevenir la enfermedad:

• Lavarse bien las manos, al menos, durante 20 segundos y hacerlo de manera frecuente, en especial, cuando se esté en espacios públicos.
• Evitar tocarse ojos, boca y nariz sin antes haberse lavado las manos.
• Evitar el contacto cercano con personas que se sospeche pudieran estar infectadas.

Ahora bien, estudios en China han permitido identificar a los grupos demográficos más vulnerables. Según el Chinese Journal of Epidemiology, el 14.8 por ciento de los casos se da en las personas mayores de 80 años; el 8 por ciento entre los 70 y 79 años, y el 3.6 por ciento entre los 60 y 69 años. Entre cero y nueve años, hay cero casos.

En cuanto a la incidencia, es mayor en hombres ya que asciende al 2.8 por ciento, y en mujeres 1.7 por ciento. Siendo factores el ser fumador, problemas cardiovasculares, y diabetes.

Según los últimos datos, la mortalidad del nuevo coronavirus se sitúa entre el 2 y el 4 por ciento en Wuhan, mientras que fuera del área de esta ciudad el porcentaje de letalidad se reduce a un 0,7 por ciento.

La realidad es que el virus ha llegado a México; hay ya tres casos confirmados (dos en Ciudad de México y otro en Sinaloa) de hombres que habrían sido contagiados en una convención a la que acudieron en Italia.

De tal suerte que esperamos que el esquema de prevención y eventual contención de la propagación del virus incluya una profunda coordinación entre todos los órdenes de gobierno en nuestro país, y que los propios ciudadanos sepamos identificar la información veraz que nos pueda ser de utilidad, atender indicaciones, y evitar caer en una psicosis que en nada contribuirá a resolver el problema, de manera que podamos pronto cantar victoria en cuanto a que habremos superado esta nueva prueba gracias a la capacidad tanto de las diversas autoridades mexicanas relacionadas con el tema como de la ciudadanía que sabe imponerse siempre ante la adversidad.

Opinión.salcosga@hotmail.com
@salvadorcosio1

Compartir

Dejar un comentario