15 49.0138 8.38624 arrow 0 bullet 1 6000 1 0 horizontal http://elrespetable.com 300 0 1
theme-sticky-logo-alt
Please assign a Header Menu.
2020-02-26
1290 Views

Denuncia agresión; ahora la amedrentan

LAYDA DELGADO SAUCEDO DENUNCIÓ AGRESIÓN DE SU SUPERIOR; EXIGE JUSTICIA Y ALTO AL ACOSO LABORAL En diciembre del año anterior, Layda Gladys Delgado Saucedo, Oficial Mayor de la Escuela Mixta No. 8, denunció una agresión a su persona ante diferentes instancias públicas. Actualmente, teme por su integridad, pues ha recibido amenazas e intimidaciones. El 18... Read More

Desde diciembre, Delgado Saucedo  interpuso una denuncia penal en contra del subdirector de la Escuela Mixta No.8.

LAYDA DELGADO SAUCEDO DENUNCIÓ AGRESIÓN DE SU SUPERIOR; EXIGE JUSTICIA Y ALTO AL ACOSO LABORAL

En diciembre del año anterior, Layda Gladys Delgado Saucedo, Oficial Mayor de la Escuela Mixta No. 8, denunció una agresión a su persona ante diferentes instancias públicas. Actualmente, teme por su integridad, pues ha recibido amenazas e intimidaciones.

El 18 de diciembre, Delgado Saucedo se encontraba en una reunión con los directivos del plantel educativo; en dicha junta, evidenció que el subdirector, Óscar Garzón Jiménez, no había atendido sus peticiones de limpieza de la escuela para el turno vespertino ni que, a pesar de que llevaba casi un año solicitándolo, tampoco le había entregado los documentos del personal administrativo correspondientes al proceso de entrega-recepción, pues la Oficial Mayor ocupó dicho cargo a finales de 2018.

«De manera muy agresiva, me empuja contra la pared con sus manos en mi pecho.»

“Garzón Jiménez, de forma muy grosera y gritándome, me dijo que yo no era nadie para pedirle nada, que él era mi superior jerárquico y que no iba a tratar nada con ‘viejas’”, declaró Delgado Saucedo.

La Oficial Mayor se encontraba parada en la puerta de la Dirección, lugar donde se estaba llevando a cabo la junta. El subdirector, que pretendía salir de la oficina, al pasar al lado de Delgado Saucedo, la empujó con fuerza, lo que ocasionó que la Oficial se lastimara.

“De manera muy agresiva, me empuja contra la pared con sus manos en mi pecho. Con la fuerza de este empujón, golpeo yo con la pared de al lado de la puerta. Este golpe lastimó uno de mis pechos. Óscar Garzón Jiménez abandonó inmediatamente la dirección rumbo a la salida de la institución. En ese momento yo pedí al director que levantara un acta de hechos, y le pregunté si estaba él consciente de la agresión que sufrí”.

Por la noche del día de la agresión, la Oficial Mayor acudió a la Cruz Verde debido a un dolor intenso en uno de los pechos; se encontraron contusiones. Sin embargo, debido a que el dolor continuaba y la afectada tenía implantes, decidió acudir a un hospital privado. En dicha consulta, se determinó que la glándula mamaria izquierda tiene presencia de infiltrado de material anecogénico.

Tras conocer dichas lesiones, las cuales podrían ser graves a largo plazo, decidió hacer público el caso de agresión, además de proceder penalmente en contra de Garzón Jiménez.

La Oficial Mayor ha sido víctima de intimidaciones.

Layda Gladys Delgado denunció penalmente a su agresor ante la Unidad de Investigación de Delitos contra las Mujeres y Delitos en Razón de Género de la Fiscalía General de Jalisco. Actualmente se lleva el caso bajo la carpeta de investigación 128682/2019.

“Yo tuve que actuar conforme a la ley, primeramente, como persona. Como segunda, como abogada, que es la Fiscalía. Las últimas instancias para mí es lo administrativo, yo tuve que actuar conforme a derecho”, sostiene.

Delgado Saucedo ha solicitado medidas de protección, pues desde que denunció el caso, ha sido amedrentada.

Mencionó que ha recibido llamadas intimidantes de números desconocidos y que hay funcionarios de la Secretaría de Educación que la han acosado y han cuestionado su trabajo.

El Órgano Interno de Control de esta Secretaría ha ejercido violencia institucional, declara.

«Pido con extrema urgencia trabajar en un ambiente libre de violencia.».

Agrega al respecto: “es una situación caótica el estar frente a una victimización secundaria que te otorgan esos entes que están para protegerte. En este caso, el Órgano Interno de Control, ha sido una persecución y se han dedicado a la cuestión laboral y no de género. Esto no es un problema laboral, es un problema de género. ¿A qué me refiero con problema de género? Mi agresor es mi superior jerárquico, y esto no lo podemos permitir”.

Incluso, su agresor ha continuado intimidándola. “El día 8 de enero del 2020, me presenté a laborar y el agresor, Óscar Garzón Jiménez, se encontraba en el plantel; desde ese momento me sentí intimidada, ya que, de manera burlesca, con sus miradas y postura, reflejaban un acto intimidante a mi persona. Me mantuve en otra área de la escuela para evitar el acercamiento de éste, pues por la agresión sufrida tengo miedo a que se vuelva a repetir”.

Además de la denuncia penal, la afectada interpuso una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco.

La Oficial Mayor espera que avancen las investigaciones en contra de Garzón Jiménez, que se repare el daño y que se tomen medidas para la protección de su integridad.  “Pido con extrema urgencia trabajar en un ambiente libre de violencia, donde no exista violencia de género, violencia institucional y se cumpla el Protocolo Cero”.

Layda Gladys Delgado es abogada y maestra en Derecho Penal; tiene una antigüedad de más de 10 años como académica.

Respecto a su caso, Delgado Saucedo retoma una frase del libro En legítima defensa:

“Hoy, al exigir justicia, se rescatan vidas, libertades y la dignidad que todos merecemos frente a la autoridad. Denunciando y nunca callando, exigiendo y nunca cediendo. Informándonos y nunca conformándonos. La justicia de género es un derecho no renunciable ni limitado por nada ni nadie. Parece mentira que resulte igual de jodido ser víctima de unos infrahumanos que ser defensora frente al Estado”.

0 Comment

Leave a Reply