LA (FALSA) DEFENSA ALFARISTA DE JALISCO

Compartir

Enrique Alfaro perdió toda gracia y cada vez son menos los que le creen. Vaya, ni él mismo ya se cree como se demuestra al recordar que esa falta de confianza en sí mismo se refleja a la hora de sacarle la vuelta a la revocación de mandato, ese “ejercicio democrático representativo” que tanto pregonó como de su invención cuando fue alcalde y que conforme pasen los meses crecerá el clamor para que no se haga que la virgen le habla y se someta a lo que podría ser su tumba política anticipada.

¿Alguien cree que el gobernador que pertenece a una familia de farmacéuticos y que tiene un secretario de Salud como Fernando Petersen que pertenece a una familia dueña de otra farmacéutica, defiende al estado con su negativa de sumarse al INSABI?

¿Alguien cree que los casi 14 mil millones de pesos que tiene el presupuesto de salud para Jalisco en el 2020 autorizados por el Congreso del Estado no volverán a ser la gran bolsa de la que Pisa, la farmacéutica de los Petersen vetada por el gobierno de López Obrador por presunta corrupción, podrá tomar su tajada como lo hizo el año pasado cuando “ganó” una licitación

A nadie hace gracia ver a un gobernador que parece estar sobreestimulado más allá de sus intereses políticos por un apetito de dinero público para repartir, conforme a sus muy particulares reglas camufladas y auditores ad hoc contratados para exonerar -con impudicia si es necesario- cualquier resquicio por donde se le vean las tripas a sus motivaciones.

“Hay voluntad para coordinarse con el gobierno, para hacer mejor el trabajo en materia de salud y en todos los temas totalmente, (pero) sometimiento, entrega de nuestro sistema y quebrantar el pacto federal, eso no va a pasar, cuando menos no con el aval de Jalisco”, dijo el 22 de enero durante un discurso que realizó en el Colegio de Ingenieros Civiles.

Criticó que la propuesta federal, tal como está, parece muy cómoda para los gobiernos estatales que podrían desentenderse del tema de salud, pero eso no ocurrirá en Jalisco.

Es como suponer que es gratuita la postura de apoyo del director de los hospitales civiles, Jaime Federico Andrade Villanueva, a la posición de Alfaro, pues el gigantesco monstruo que son esos hospitales con todo el humanismo que puedan representar, forman parte del feudo del Licenciado, el intocable jeque de jeques universitario que tampoco quiere perder el control presupuestal ni de nombramientos de directivos y que, de pasada, tendrá algo más para cobrarle políticamente así ambos sean aliados que van balanceando el brazo tomados de la mano por la calle de la grilla.

Andrade aseguró que el Hospital Civil no se adherirá al INSABI porque sería restar autonomía a una institución que también es escuela para los profesionales de la salud que estudian en la Universidad de Guadalajara, además de que se trata de un nosocomio puntero a nivel nacional por la atención especializada que otorga.

Según el director del Hospital Civil de Guadalajara, en caso de que no se aclaren las reglas de operación del INSABI a la brevedad, para el mes de febrero comenzarán a presentarse problemas en la atención de los pacientes debido a que comenzarán a escasear los insumos, por lo que urgió a determinar las transferencias federales pues los procesos de licitación de insumos llevan tiempo y eso repercutirá de forma directa en el servicio.

La sociedad Alfaro-Padilla, aceitada, funcionando a la perfección, mostrando que por algo dejaron atrás cualquier diferendo y van con todo a evitar que se pierda dinero ante su proba intención de usarlo para que en Jalisco tooodos tengamos servicios médicos gratuitos.

PARTIDIARIO

Azqueltán.- En la sierra norte de Jalisco la autonomía de los indígenas, sus luchas pacíficas pero implacables en tribunales por la devolución de sus tierras ancestrales y la adhesión de la gran mayoría de comunidades wixaritari al Consejo Nacional Indígena, siguen siendo una piedra en el zapato para los poderes fácticos y oficiales, porque detrás de esas posturas políticas y de exigencia a sus derechos hay dignidad que no pacta, fuerza que no se amilana y la justicia de los que tienen la razón. Por lo pronto, la solidaridad encontrada este fin de semana entre diversas organizaciones que confluyeron en San Lorenzo Azqueltán, reiteran que el camino de la autonomía es irreversible y que más que combatirlo o ignorarlo, el gobierno estatal tendría que acompañarlo para devolver un poco de la justicia que siempre les ha sido negada…

Y ya con esta.- Y mientras por un lado Alfaro habla de su “defensa” de los jaliscienses como justificante para no inscribir al estado en el INSABI, por el otro refunde a quienes aquí habitamos con una serie desproporcionada de aumentos de todo tipo, desde servicios hasta multas, echando la culpa -adivine- a ya sabe quién. El año pasado fue el préstamo mutimillonario, histórico, que le autorizaron rápidamente nuestros honorables diputeibols, quienes ahora también mostrando su voracidad también aprobaron la lista completa de aumentos que les mandó nuestro muy leal y no menos honorable góber refundidor…

Compartir

Dejar un comentario