DEMAGOGIA ELECTORERA 2020

1572
2
Compartir
Bien descansadito como es su costumbre, nuestro refundador jalisciense Enrique Alfaro Ramírez regresó al cargo que había dejado en stand by durante las fiestas decembrinas y de principio de año, para mostrar que los días de asueto le sirvieron para cimentar su estrategia de año preelectoral intermedio y lanzarse con todo contra Andrés Manuel López Obrador.
Así lo primero que hizo fue salir en su autodenominada defensa de Jalisco contra los abusos del gobierno federal, el primero de ellos la calumnia que dice alguien de allá de la capital del país, que vive en palacio frente al zócalo, le están haciendo a través de Alejandro Encinas para exhibir a Jalisco como el estado donde existen más desaparecidos, fosas y cadáveres encontrados dentro de esas tumbas clandestinas.
Tiene toda la razón Alfaro, muchas entidades no entregaron sus datos completos para el informe elaborado por la Secretaría de Gobernación sobre el tema de las desapariciones y que fue presentado en la segunda semana de enero -mientras el góber estiraba todavía sus vacaciones-, los maquillaron o de plano se hicieron guajes. Lo que no dijo es que entre esas entidades que presentaron datos muy cuestionables, está el mismísimo Jalisco de sus refundiciones.

Según los datos de la Segob en los primeros 13 meses del gobierno federal y estatal, Jalisco ocupó el primer lugar nacional en personas desaparecidas con 2 mil 100 casos. Además con 212 cuerpos, es segundo lugar en cadáveres extraídos de fosas y quinto en fosas clandestinas halladas, con 75.

Días antes, el 29 de diciembre yo por fin pude publicar en La Jornada un recuento sobre fosas clandestinas con información oficial conseguida tras mucho insistir en la Fiscalía del Estado, información que aunque no incluía diciembre de 2018, sí tenía un lapso de tiempo similar al del informe de la Segob pues abarca de diciembre de 2018 a noviembre de 2019.

En ese lapso y según la Fiscalía, en Jalisco fueron localizadas 35 fosas clandestinas -14 de ellas en Tlajomulco- de las cuales se extrajeron por lo menos 272 cuerpos de personas, sin contar restos óseos o “secciones anatómicas” encontrados en algunas de esas excavaciones.

Es decir, en los números oficiales que me entregó la Fiscalía de los 12 meses citados, hay más cadáveres en fosas que los que reportó en un periodo de 13 meses a la Segob.

Una diferencia muy importante de 60 cuerpos. 

El número de cadáveres reportado por el gobierno alfarista a La Jornada o a la Segob es impresionante por sí mismo y es el más alto en la historia del estado, pese a lo cual la asociación Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos en Jalisco (Fundej), consideró que se trata de “cifras maquilladas”.

“272 me parece una cifra muy corta, porque de las últimas tres (fosas) se han sacado 114 cuerpos. Son muchos más, nos falta La Noria, Tonalá, El Salto, El Zapote. Son cifras maquilladas”, me dijo a fines de 2019 Lupita Aguilar, de Fundej.

La demagogia de Alfaro disfrazada de su sobado discurso de político entrón, que siempre busca endilgar a otros las incapacidades propias, su falta de resultados y las muchísimas omisiones en que incurre su gobierno, queda evidenciada cuando además se recuerda que lo prometido en recursos y acciones para mejorar la búsqueda de personas desaparecidas también forma parte de su doble discurso, el que le publicitan sus medios afines y el de la realidad que por más que quiera evitarlo siempre le dará un sope en la cabeza. ¡Touché!

En 2019 presionado por diversos señalamientos de la sociedad civil ante la falta de resultados e insuficiencia de personal, además de al menos dos recomendaciones de la Comisión Estatal de Derechos Humanos por el mismo tema de desapariciones, el gobernador dijo que habría 121 millones de pesos este año como presupuesto para la Fiscalía Especializada en Personas Desaparecidas, pero en la propuesta que presentó al Congreso del Estado y que fue aprobada por los diputados, sólo fueron 93 millones de pesos.

Lo mismo ocurrió con el compromiso de dotar de 35 millones a la Comisión de Búsqueda de Personas del Estado de Jalisco, pues lo que propuso en el presupuesto 2020 fueron 24 millones, si bien en este caso los diputados finalmente aprobaron 29 millones.

Ni siquiera el Instituto Jalisciense de Ciencias Forenses, donde continúan la saturación y severas carencias ante el alto número de cuerpos que se recibe y las labores de identificación necesarias, obtuvo los 250 millones de pesos prometidos por el gobernador y finalmente lo aprobado fue 247 millones de pesos.

Esta semana Alfaro estará con AMLO, su anticrush electoral ahora que ya cimentó su amistosa y convenenciera cercanía con su otrora enemigo Raúl Padilla López, y dijo que le reclamara que traiga campaña contra Jalisco y su gobierno anaranjado, no sólo por el tema de desaparecidos y fosas, sino también por lo del Instituto de Salud para el Bienestar y por el “recorte” presupuestal desde la federación, temas donde por cierto el gobierno estatal también cojea, miente y no funciona, pues en el caso de salud sigue el desabasto de servicio y medicina, la falta de clínicas y médicos, mientras contra el “recorte” federal bien que aquí el góber refundidor se inventó aumentos a diestra y siniestra, el más cruel de todos el del transporte público.

El desgaste de Alfaro con su demagogia sigue creciente y por ello el gobernador que dijo inventó a nivel nacional la revocación de mandato, no se someterá a ese ejercicio que tanto decía legitimaba sus gobiernos. Pero vienen las elecciones intermedias y ahí la ciudadanía cada vez más informada, cada vez más consciente, pondrá a cada uno en su lugar.

PARTIDIARIO

Usuario.- El tren eléctrico caro y con fallas cotidianas, retrasos en el servicio, con directivos que ni siquiera tienen el mínimo decoro para instituir mecanismos que alerten a los usuarios sobre las fallas, que permiten el ingreso de pasajeros a los andenes cuando el servicio está suspendido; los camiones cobrando 10 pesos (porque a nadie le regresan los 50 centavos en un robo descarado y compartido entre “empresa” y ¿gobierno?) y la vialidad hecha un caos que hace hervir todos los días el estrés ciudadano, forman el panorama de movilidad que no será resuelto privilegiando el nuevo y gran negocio: el peribús, otro engendro creado por Alfaro para dar negocio a los transportistas con recursos otorgados desde el erario…

Y ya con esta.- Buen año espejo 2020 para mis cinco lectores y quienes de manera fortuita llegaron hasta estas líneas. Ojalá más allá de las diferencias de opinión, de visión para hacer política, más allá de las críticas siempre necesarias, dejemos la confrontación inútil de lado y nos dediquemos cada uno en nuestra parcela de vida, a dar lo mejor de nosotros a favor de los nuestros y del país en general. Un abrazo sincero y un agradecimiento por su paciencia…

Compartir

2 comments

  1. CARLOS 13 enero, 2020 at 18:33 Reply

    ya es dificil escribir comentarios sobre narco-politicos,pseudo servidores publicos,pero Alfaro es de lo mas nefasto,como persona y como politicoi y hasta me atrevo a decir como “amigo” ,este sr.no acepta su ineptitud y negacion a ser gobernante confiable,ya no le creemos que otros siempre son culpables de todos los delitos que se cometen y en gran cantidad en el estado, la inseguridad cada dia es mas alarmante,y las fechorias de estos gobernantes va en ascenso,quien podra ponerle freno? estos narcogobernantes no tienen limite,NI MADRE”

  2. Dionisio barron 14 enero, 2020 at 14:58 Reply

    Un saludo sincero y cordial, sobre la última publicación acerca de Alfaro, en Tala Jalisco, su achichincle, el presidente de Tala Enrique Buenrostro ahued, exhibió en la plaza principal, ma de 20 vehículos nuevos, endrogaria a nuestro municipio ?

Dejar un comentario