’CON LA MISMA VARA’

541
0
Compartir

No deja de llamar la atención que a un año del arranque de la entrada en funciones de la nueva administración gubernamental encabezada por Enrique Alfaro Ramírez, dos ex secretarios del Gobierno anterior hayan sido vinculados a proceso por presuntas irregularidades en su desempeño, ambos al frente de la Secretaría de Salud en diferentes periodos del sexenio de Jorge Aristóteles Sandoval Díaz. Y es que en un país y en un estado en el que prácticamente nos hemos acostumbrado a que predomine la impunidad, es de aplaudir que se estén llevando a cabo las pesquisas ante la presunción de malos manejos, no obstante, faltará ver qué tan a fondo se quiere llegar para sancionar estas conductas que, ciertamente, no fueron exclusivas del área de salud, pero que tampoco lo están siendo únicamente de la pasada administración, pues bastaría revisar la lista de investigaciones en proceso que tiene la Contraloría del Estado a cargo de la maestra Teresa Brito, para darnos cuenta que las malas mañas se siguen dando y en todo caso, será interesante observar si se medirá con la misma vara para aplicar la justicia.

El caso específico que nos ha ocupado en los últimos días es el relacionado con los ex secretarios de Salud, Jaime Agustín González Álvarez y Antonio Cruces Mada, quienes en una situación sin precedente en Jalisco, han sido vinculados a proceso por un mismo delito en el que habrían incurrido los dos imputados en sus respectivos periodos al frente de la Salud.

En este sentido, habrá que recordar que en la pasada administración encabezada por el ex gobernador de Jalisco, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz, (2012-2018), el doctor Jaime Agustín González Álvarez, se desempeñó como titular en la secretaria de salud siendo el primero de los tres funcionarios que ostentaron ese cargo en ser designado por el entonces gobernador. González Álvarez dejo la secretaría en abril de 2016 en medio de la opacidad ya que las razones por las que habría presentado su renuncia dejaron más dudas que respuestas. Aunque se dijo que habría sido cesado toda vez que su relación con el mandatario se había fracturado tiempo atrás.

La vacante fue ocupada por el polémico Antonio Cruces Mada, quien en algún momento trascendió, habría sido apadrinado por José Luis Arriaga, el “suegro incómodo” de Sandoval Díaz, para obtener el nombramiento como secretario de los Servicios Médicos del Ayuntamiento de Guadalajara cuando Aristoteles despachaba como alcalde, -en donde supuestamente Arriaga y Cruces controlaban los recursos económicos y materiales de la institución-. Además, Cruces, con especialidad de ginecólogo, habría sido el médico personal de Lorena Arriaga, esposa de Aristóteles Sandoval.

Tras la salida de Jaime Agustín González de la Secretaría de Salud, llegó al cargo el amigo del gobernador; Aristoteles se decantó por Cruces Mada, pero luego de múltiples señalamientos y de acusaciones graves en el sentido de que se habrían desviado miles de millones de pesos del Seguro Popular, en octubre de 2017 Antonio Cruces renunció a su cargo, presuntamente para contender por la alcaldía de Zapopan en el proceso electoral de 2018, aunque El Diario NTR, puso los puntos sobre las íes al acotar:

“No cabe duda, Jorge Aristóteles Sandoval Díaz ha sido generoso hasta el final con su amigo Antonio Cruces Mada, al permitirle una salida digna para dejar el cargo como secretario estatal de Salud, que renunció por un supuesto interés en la candidatura priísta a la alcaldía de Zapopan.

En realidad, la llegada de Cruces Mada a sustituir a Jaime Agustín González como titular de Salud nunca fue bien vista, ni siquiera por los que integran el círculo cercano del gobernador, que decían que estaba bien para la fiesta, pero no para el intenso trabajo que requiere una cartera de esa importancia.

Tampoco fue aceptado por la ciudadanía, que no sintió confianza en que un desconocido en los ámbitos médico y político –más allá del pésimo trabajo que hizo en el Seguro Popular Jalisco– tuviera en sus manos la salud de las familias jaliscienses.

Tuvieron razón, a Cruces Mada le faltaron tamaños para hacer un papel ni siquiera mediocre al frente de la secretaría. No tuvo la experiencia, la habilidad administrativa ni los conocimientos y dedicación que un encargo de esa naturaleza requiere. Pronto fue evidente que el traje le quedó grande”.

Antonio Cruces no llegó a estar en las boletas, apenas unas semanas después, sepultó cualquier posibilidad de ser candidato  cuando su imagen en una discoteca de Cancún lanzando dólares falsos, apareciera en un video que se hizo viral en redes sociales y fuese portada en periódicos y noticia principal en todos los medios de comunicación a nivel nacional donde se daba cuenta de que el ex secretario de salud en Jalisco había sido premiado como el cliente que más gastó durante una noche en el Coco Bongo de Cancún, ganándose así el premio de ser nombrado “Big Spender”.

En marzo del presente año, Alfaro acusó a Cruces Mada por irregularidades que alcanzan los 605 mdp en el sector Salud durante la pasada administración.

Alfaro presentó una denuncia por anomalías que incluyen la supuesta compra, pero no entrega, de equipo de videovigilancia, nombramientos dobles en la nómina y deudas. Resaltando un contrato para el almacenamiento, transportación y distribución de vacunas no cumplido por casi 400 millones de pesos, además, dijo se encontraron medicamentos caducos en los almacenes de las unidades médicas.

En ese momento, el gobernador aclaró que la denuncia por 605 millones de pesos era sólo el primer paso de una serie de investigaciones por daños que, según sus estimaciones, podían alcanzar los ocho mil millones de pesos, mismos que serían consignados en acusaciones futuras.

Hace tres semanas, Antonio Cruces Mada, fue detenido tras no presentarse a un par de audiencias en los juzgados  a las que había sido citado y que desentendió con el argumento de que se encontraba enfermo. Tras librar con un amparo una orden de aprehensión, acudió finalmente el jueves 5 de diciembre a la nueva cita donde fue vinculado a proceso por desvío y aprovechamiento indebido de atribuciones y facultades.

Habrá que destacar que pese a los señalamientos por desvío por cientos de millones de pesos que pesan sobre él, en el proceso por el que ha sido vinculado a proceso Cruces Mada, es acusado -igual que González Álvarez-, de haber firmado, sin contar con facultades, un contrato de prestación de servicios con la empresa consultora contable CIG, representada por Omar Azael Cruz Herrera, mediante el cual brindaría asesoría contable y financiera para la Secretaría a su cargo. De menciona que se omitió el procedimiento legal de la adquisición, pues Cruz Herrera no estaba inscrito en el padrón de proveedores y no hubo concurso ni licitación, pese que el monto del contrato lo exigía, pues fue por seis millones 294 mil pesos.

Después de presentar elementos de defensa, el Ministerio Público solicitó un año de prisión preventiva para Cruces Mada por el riesgo de que evada la justicia, sin embargo el juez recordó que el ex secretario contaba con dos amparos para evitar la privación de la libertad. De tal suerte que como medidas cautelares, el juzgador ordenó resguardo domiciliario durante un año. Solo podrá salir por cuestiones laborales, de salud, relacionadas con sus hijos o si se le requiere en el proceso que enfrenta.

En el caso de Jaime Agustín González Álvarez, el Juez de Control y Oralidad determinó su resguardo domiciliario, por lo que deberá acudir a firmar todos los lunes durante cuatro meses. Como medidas cautelares el Juez dictó las contempladas en el artículo 155, fracciones I y V, La presentación periódica ante el juez o ante autoridad distinta que aquél designe y la prohibición de salir sin autorización del país, de la localidad en la cual reside o del ámbito territorial que fije el juez.

En el tema de la Salud, es un secreto a voces que han existido presuntos malos manejos administrativos y financieros  principalmente en los últimos gobiernos, en detrimento de los jaliscienses porque la infraestructura médica con que se cuenta ha sido afectada en forma tan dramática que prácticamente está prohibido enfermarse.

Y en esas condiciones se ha tenido que enfrentar una epidemia de dengue que ha enfermado a más de 100 mil ciudadanos y provocado la muerte de al menos 25 personas, pudiendo llegar esta cifra a más de 100, de acuerdo al corte de este jueves 12 de diciembre, en que la Secretaría de Salud del Gobierno de México, informó Jalisco alcanzó 11 mil 45 casos de dengue confirmados, con lo que la entidad sigue en el primer sitio a nivel nacional.

Lo anterior viene a colación por la responsabilidad directa que por incapacidad y negligencia tienen en esta crisis los responsables de la salud, Fernando Petersen Aranguren, titular de la Secretaría de Salud y la directora de los Servicios Médicos, Consuelo Robles Sierra, quien además, ya es investiga por la Contraloría por un caso de conflicto de interés al comprar a su esposo llantas para la dependencia a su cargo. En tanto que Petersen Aranguren, también fue señalado del mismo delito, luego de que Laboratorios Pisa, Dimesa ganó una licitación por mil 134 millones de pesos a la que convocó la Secretaría de Salud estatal, siendo una de las accionistas de dicha empresa familiar del secretario.

Así pues, estaremos atentos a lo que siga en las pesquisas a los ex secretarios ya mencionados, y si se medirá con la misma vara para sancionar a los actuales encargados de la Salud, que todavía no entendemos cómo aún se mantienen en sus respectivos cargos.

EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario