EL FANTASMA DE LA INTERVENCIÓN

Compartir

Donald Trump es un bato yo creo que supremacista racial por sus acciones que ahí están a la vista en la frontera o en su propia historia de vida para quien tenga curiosidad, lo que de entrada lo define como un loco de remate.

Hoy, en campaña total su amenaza electorera de intervencionismo, revive en México episodios históricos de traición y vendepatrias que siempre han ocurrido en el país y que tuvieron sus más conocidos ejemplos en el siglo 19 y principios del 20.

Entrados en el 21, los conservadores y liberales -fifís y chairos, ya saben- muestran oootra vez en todo el país una confrontación a través de las nuevas tecnologías de la información, en redes sociales, la televisión, la radio o la prensa.

O ves al Pejeloco o ves al Pejegurú, así como badajo de campana que tañe de un lado, luego del otro, ensordecedor ruido metálico donde el silencio que cabría esperar entre una y otra campanada es siempre roto por las vibraciones permanentes, no hay término medio en el ruido para pensar. ¿Quién puede hacerlo entre plañidos y mentadas?.

En el 21 century, los narcos mecsicanous son terroristas, brown also, y por tanto habrá que ir tras Osama Bin Laden y Saddam Hussein, digou los jefes de los cárteles que ahora en México son la ley y no me acuerdou sus nombres. Blond marines and artillery drones are the answer, soon.

Lo cierto es que la amenaza de Trump ahí está, cabrones. ¿No que muy viva México?

Las pulsiones de la derecha represora, golpista, son evidentes en todos lados, como evidente es la participación de agentes de Estados Unidos en la desestabilización de los países que como Bolivia o Venezuela se han empeñado en mantenerse fuera de su poderosa esfera.

En aras de evitar un daño económico catastrófico, el primer round en la relación Peje (¿loco, gurú?)-Trump con el tema de los aranceles si no se endurecía la contención del flujo migratorio por México hacia Estados Unidos, mostró cómo se tuvo que acceder a las exigencias del imperio y después soportar las constantes felicitaciones trumpianas.

Pero ahora que los narcos son terroristas por decreto presidencial y ambición reeleccionista del loco de Trump, cómo se impedirá que como sucedió en Bolivia para no ir muy lejos o como ocurrió en México también, entre 1846 y 1848, bajo el pretexto del terrorismo no nos llenemos de agentes, militares y tanquetas gringas tal cual ocurre en los países fuera de su eje comercial y político quienes, casualmente, tienen inmensas riquezas naturales.

En México está ocurriendo un cambio no sistémico pero sí el más profundo desde la época de Lázaro Cárdenas. Muchos no lo quieren ver porque lo tienen encima o les pesa en sus prebendas anteriores que ahora disipan con frustración, dudan de él por sus numerosos errores y hasta sus dislates éticos en el combate a la corrupción contra los suyos.

Pero el cambio está ocurriendo, los recursos se direccionan a la gente, de forma directa, porque es lo urgente, lo lógico, lo impostergable en un país con una problemática social cuya cara más evidente es la histórica violencia que se vive, en gran medida derivado del injusto reparto de la riqueza en el país, de la corrupción, de las burocracias doradas y delincuenciales.

Por supuesto remover las herrumbres del viejo sistema de privilegios ha desatado una vorágine que se hace eco a través de su arma principal, las redes sociales, porque para fortuna del país a un año de distancia de la llegada del Peje (¿loco, gurú?) al poder, quienes se oponen a él siguen sin llenar una plaza pública en la que quepan miles de personas, ni abarcan más de una cuadra en sus marchas, salvo cuando por supuesto se cuelgan de otras causas y convocatorias más amplias como la “defensa de la familia” o contra el aborto.

Pero en el país de los ecos sigamos como campana, tan-tan-tan-tan, reviviendo grescas de otros siglos y polarizando, tanto desde la mañanera como desde el tuiter del borracho de Felipe Calderón o del analfabeta de Chente Fo(c)x. Like, retuit, jajaja.

En tantou, the weapons are ready. Cierren puertas y ventanas, escondan a sus hermanas, ahí viene el army.

PARTIDIARIO

Tuapurie.- Junto a otros amigos compañeros de prensa, el martes 26 de noviembre platiqué con autoridades tradicionales de Tuapurie (Santa Catarina Cuexcomatitlán) que mantienen un paro escolar y reiteran el plazo del 29 de noviembre para que el gobernador Enrique Alfaro acuda a esa localidad y en asamblea comunitaria decidan y planeen el mejoramiento y cobertura de las múltiples necesidades de todo orden que padecen. La confrontación ha sido dura entre ambas partes, por un lado unos 650 niños wixaritari sin ir a clases, por otro un gobernador al que se ha invitado 4 veces de febrero a la fecha y simplemente ha ignorado las peticiones. Ellos dicen que como Alfaro dijo ante el Peje que sí iría a Tuapurie, entonces ahora sí cumplirá su palabra. Yo no creo, hay demasiada soberbia, tal vez hasta criollismo, aunque por ley el gobernador jalisciense esté obligado a dar un trato como sujeto de derecho y de libre autonomía a las comunidades indígenas…

Y ya con esta.– La FIL con India como país invitado de honor nos traerá sus encantos a partir del sábado 30 de noviembre. Nueve días, algunos más otros menos, en los que Guadalajara puede tener su diplomado anual de cultura. No se la pierda, es una oportunidad además para escoger uno de los mejores regalos que puede dar o darse…

 

Compartir

Dejar un comentario