Señala UdeG “el horror” de la inseguridad en Jalisco

Compartir

Predio donde se encontraron las 119 bolsas.

EN UN COMUNICADO, LLAMA INSENSIBLE E INCONGRUENTE AL RESPONSABLE DE LA SEGURIDAD EN EL ESTADO, MACEDONIO TAMEZ

A través de un comunicado, la Universidad de Guadalajara (UdeG) expresó su preocupación ante la inseguridad que se vive en el estado de Jalisco.

En días recientes, se encontraron 119 bolsas con restos humanos en el Bosque La Primavera, lo que la casa de estudios considera como “la fosa clandestina más grande descubierta hasta ahora en Jalisco y una con más restos humanos del país”.

En el comunicado, difundido por redes sociales, la UdeG sostuvo que era evidente el problema de la inseguridad y la violencia, por lo que se hace un llamado a que las autoridades hagan una “autocrítica” a su estrategia y desempeño en dicho rubro.

También llamó “insensible” e “incongruente” al coordinador de Seguridad de Jalisco, Macedonio Tamez.

Además, se señaló que las autoridades, al mencionar que las muertes son “un ajuste entre bandas criminales”, se agrava el problema, pues es “un reconocimiento tácito de la incapacidad del Estado”.

Macedonio Tamez.

El comunicado dice:

1. El hallazgo es indicativo del grado que ha alcanzado la violencia criminal en México y en particular en Jalisco. Se sabe de 44 víctimas hasta el momento y un número indeterminado de restos por clasificar. Esto evidencia que el problema de la inseguridad y la violencia es mucho más grave de lo que se observa en los registros oficiales, lo que pone en entredicho la eficacia de las estrategias de seguridad seguidas hasta ahora, y en particular las acciones de prevención y combate a la desaparición forzada y a la cometida por particulares. Hacemos un llamado a las autoridades de los distintos niveles de gobierno a realizar una autocrítica seria y abierta de su desempeño en este rubro

2. No solo es motivo de horror el número de víctimas, sino el estado en que se encontraron. La saña, crueldad e inhumanidad ejercidas probablemente para asesinarlas y destruir sus cuerpos no se debe pasar por alto. La indiferencia ante estas atrocidades solo aumenta las probabilidades de que vuelvan a ocurrir.

3. Es probable que la fosa descubierta agudice la crisis forense por la que atraviesa Jalisco desde hace años, resultado de la incapacidad de sus instituciones y personal para actuar conforme a los principios y protocolos establecidos. No existe ninguna evidencia de que se haya superado el desastre institucional que propició el uso de traileres refrigerantes. Este condenable hecho, por cierto, sigue sin ser aclarado y sin que se sancione a sus verdaderos responsables.

4.La narrativa de que se trata de ajustes de cuentas entre bandas de criminales solo agrava el problema. Es un reconocimiento tácito de la incapacidad del Estado para disuadir en el uso de la violencia, para frenar la impunidad y garantizar la seguridad ciudadana.

5. Reprobamos en este sentido la criminalización de las víctimas realizada por el responsable de la seguridad en el Estado, Dr. Macedonio Tamez, carente de fundamento, insensible e incongruente con el cargo que ostenta.

6La violencia criminal se alimenta del silencio y la complicidad. Indigna que no se hayan pronunciado ante el hallazgo las autoridades y representantes populares. Es común que lugares de exterminio y fosas clandestinas sean conocidos con anterioridad a su descubrimiento. En este caso, se debe dar a conocer con toda claridad el proceso por el cual la autoridad tomó conocimiento del hecho y establecer si hubo denuncias ciudadanas previas que fueron ignoradas.

7. Muchas de las víctimas recuperadas de la fosa podrían tener denuncia de desaparecidas. Esto configura un tipo de delito que requiere una atención especializada. La desaparición de personas entraña la violación de múltiples derechos y no solo de la víctima. Las instituciones del estado también están obligadas a respetar y garantizar los derechos de los familiares, así como el de la sociedad a saber la verdad. 8. La evidencia de muchos casos y la experiencia cotidiana de los familiares revela una grave omisión y falta de profesionalismo del Estado en esta materia. La norma es la opacidad, la demora, el menosprecio y el trato indigno, todo lo cual ocasiona un nueva vicitimización a los familiares. Deben atenderse plenamente sus demandas, de los colectivos que los agrupan y de los organismos de la sociedad civil en torno a este suceso. Apoyamos cada una de ellas.

Por otra parte, la UdeG hizo un llamado a que se realice una actuación judicial expedita y los responsables de los crímenes sean identificados y detenidos.

Se pidió que se implementen medidas extraordinarias para la identificación forense y que las autoridades y organismos estatales trabajen de manera coordinada y eficaz.

Compartir

Dejar un comentario