ALFARO: UNA ILEGALIDAD PARA CORREGIR OTRA

931
0
Compartir

Todo apunta a que el gobernador Enrique Alfaro Ramírez está apostando a desahogar en los tribunales los temas escabrosos con los que ha arrancado su sexenio, pues no conforme a las denuncias y demandas que ya pesan en su gobierno por tópicos como las presuntas ilegalidades en torno al programa “A Toda Máquina” y la licitación de “Intermet”, sumará al listado de asuntos judiciales la venta de las Villas Panamericanas, que por ley están impedidas a ser objeto de cualquier transacción y que le acarrearían una sanción por desacato que podría incluso podría ser la separación del cargo, además de sanciones penales correspondientes.

Desde el pasado lunes en que el Diario NTR dio cuenta en primera plana de la inminente venta del polémico inmueble construido en medio de una ilegalidad para albergar a 7 mil 500 atletas en los Juegos Panamericanos de Guadalajara 2011, el gobernador ha guardado silencio, apenas y se atrevió a mencionar que la construcción del inmueble no fue su responsabilidad y que en contraparte, su intención es que las instituciones como IPEJAL e Ijalvi (antes IPROVIPE) recuperen algo del recurso que invirtieron y no han podido regresar a sus arcas. Si bien admitió que él en un principio era opositor de la Villa, dijo que resulta un daño mayor el dejar en el abandono estos proyectos con costos de miles de millones de pesos, pues “tenemos que entender que estos proyectos que se hicieron con dinero público tienen que tener una salida”.

Alfaro no ha grabado un video para sus redes sociales como suele hacerlo para evadir a los medios de comunicación, mucho menos ha convocado a conferencia de prensa para dar a conocer su postura.

Hasta ahora no sabemos cuál es el verdadero interés del gobernador al validar esta transacción toda vez que está perfectamente enterado que los firmantes incurrirán en una ilegalidad, y que conoce la existencia de los procedimientos legales que no han sido desahogados por la autoridad correspondiente. Él también tiene conocimiento de las limitaciones que tiene la zona en donde está construida la Villa, sabe del daño que significaría al Bosque de la Primavera, el impacto ambiental y la afectación para un sector importante de la población que vive al poniente y norte de la zona metropolitana de Guadalajara, así que no solo está incurriendo en una violación a la suspensión, sino en una inmoralidad porque no puede pretender imponer su propia ley pasando por encima de las normas incurriendo en corrupción, y abuso de autoridad.

Lo extraño es que el gobernador no hubiere aprendido la lección de lo ocurrido con la licitación del programa A Toda Máquina, que tiene a su gobierno en medio de investigaciones por parte de diferentes instancias judiciales, y quien sabe bajo qué interés esté decidido a inmiscuirse en otro asunto que si no turbio, carece de claridad ante los ojos de la sociedad.

Tema aparte merecería la empresa que se constituyó el 22 de mayo pasado y que hoy hace gala de ser la intrépida compradora de la ‘papa caliente’ llamada Villa Panamericana.

Solo por recordar algunos detalles de lo que ya he señalado; Green Life Capital, SAPI S.A. de C.V., está adquiriendo un inmueble que enfrenta tres suspensiones. Y por supuesto que provoca desconcierto enterarnos que este consorcio está integrado por cuatro sociedades mercantiles mexicanas, y entre los nombres de los flamantes compradores nos percatamos que son empresarios que en su momento fueron funcionarios: Jaime Rábago Jiménez, quien proveniente como asesor del sector privado fue colaborador en el gobierno de Aristóteles Sandoval; Jaime Alberto Moreno Cardeña, exvicepresidente de Coparmex y su representante ante Fojal, además de Francisco Padilla Villarreal, tesorero con Ramiro Hernández en Guadalajara.

Otros nombres de socios que figuran en la negociación son: Jaime Lorenzo Mauricio González Bosco y Gerardo Huerta Hoyos, presidente de la Asociación Mexicana de Empresarios Inmobiliarios; Francisco Ángel Barrera, Heliodoro Guillermo Acosta y Fernando Arturo Mestre.

En el caso de Jaime Moreno Cardeña, es el diario Mural que afirma se trata de un accionista de Duvar Trading Management, y es personaje cercano al delegado del Gobierno Federal en Jalisco con licencia, Carlos Lomelí, y dice que se le ubica además como “asesor de cabecera” y operador del ex candidato a la gubernatura del estado de Jalisco, por más que habrá que ver cómo y quiénes propiciaron la incorporación de este personaje al equipo del galeno.

Así que seguramente será cuestión de días para que salga más información a la luz pública de esta empresa creada al vapor; quiénes están detrás de esa oscura negociación, cómo se fraguó, cuáles son los verdaderos intereses, y por qué no dan la cara, entre otras muchas dudas, principalmente, por qué corren el riesgo de adquirir un inmueble sobre el que pesan tres suspensiones, y que de concretarse el viernes la firma del contrato como está programada, estarían en posición de hacerse acreedores también a sanciones por parte de la autoridad judicial.

En fin, este tema seguramente dará todavía mucho qué hablar y quizá lleguemos a saber por qué Alfaro incurre en una ilegalidad para corregir otra.

 

Compartir

Dejar un comentario