El abasto simplista del agua

324
0
Compartir

Es complicado entender por qué para las autoridades estatales de Jalisco el problema en torno a la presa El Zapotillo se resume a la altura de la cortina y se asegura que, una vez que este punto quede definido, se habrá solucionado la necesidad de agua para el Área Metropolitana de Guadalajara.

En esa simplicidad se insiste en privilegiar la necesidad de un mayor número de beneficiarios, los habitantes del Área Metropolitana de Guadalajara y la ciudad de León, Guanajuato, por encima de una minoría que resultaría afectada, es decir, los habitantes de los poblados de Temacapulín, Acasico y Palmarejo.

En los últimos meses, quienes se oponen a la presa El Zapotillo, tanto porque resultarían directamente afectados como por cuestiones técnicas, han insistido y lo han dicho de diferentes maneras: el tema de fondo es el manejo integral que se le da al agua.

Lo anterior exige un trabajo exhaustivo, no sólo relacionado con el sitio de donde se puede traer más agua a Guadalajara, sino en un mejor aprovechamiento, frenar el desperdicio y verdaderas campañas de cuidado en el consumo.

La información que se ha dado a conocer sobre el mal manejo del agua que hay en el Área Metropolitana de Guadalajara tendría que ser suficiente para que las autoridades aceptaran sentarse a la mesa y discutir el tema con seriedad. Esto, antes de insistir en un proyecto cuya viabilidad también ha sido cuestionada con fundamentos sólidos, por tratarse de una cuenca deficitaria, lo que además afectaría directamente la producción de alimentos en la región de Los Altos, la cual es superior a la de 31 entidades federativas.

Todo lo anterior, sin contar la grave violación a los derechos humanos de los habitantes de los tres poblados que serían inundados, así como ejidatarios, propietarios y productores afectados por el paso del trasvase.

La cereza en el pastel es el dinero que requeriría el proyecto integral y que algunos técnicos aseguran rebasaría los 71 mil millones de pesos: habilitar y terminar la presa El Zapotillo; la planta de tratamiento que conectaría con el acueducto; el acueducto con la liquidación de Abengoa y la indemnización de propietarios y poseedores a lo largo del trazo; el almacenamiento y la conexión con la red de agua de León; la infraestructura para conectar con cada uno de los 19 municipios de Los Altos; la infraestructura para conectar con el acueducto que llevaría el agua a la presa El Purgatorio y desde ésta a la zona metropolitana; el bombeo calculado en millones de pesos, y un largo etcétera.

Luego, habrá que revisar cuánto tiempo llevaría llenar la presa, con la raquítica disponibilidad de agua que hay en el río Verde.

Compartir

Dejar un comentario