SUPREMACISMO

249
0
Compartir

La escena de odio y terror se repitió de nuevo en los Estados Unidos de América, en contra de los inmigrantes, particularmente en contra de los mexicanos: el sonido de las detonaciones, los gritos, las carreras de los que intentaban huir, el llanto y la angustia de los que perdieron a los suyos en segundos.. 

Como sabemos, un joven blanco de 21 años entró el fin de semana anterior  en una tienda Walmart de la ciudad de El Paso, cerca de la frontera de Estados Unidos con México, y comenzó a disparar contra la gente que estaba allí: decenas de familias y otras personas que habían acudido a comprar materiales para el nuevo curso escolar.

Al menos 22 personas murieron y otras 26, incluidos niños pequeños, resultaron heridos en el peor incidente con armas de fuego que se registra desde noviembre de 2017 en el vecino país del norte.Los primeros reportes del tiroteo tuvieron lugar cerca de las 10:00 hora local, ocurrido en la zona del Cielo Vista Mall, un área muy transitada durante los fines de semana, particularmente por mexicanos.

El atacante fue detenido en la tienda y las autoridades le atribuyen un documento, publicado en internet, en el que apoya puntos de vista del nacionalismo blanco y racismo.

El sitio, un refugio de libertad para los supremacistas blancos, pronto borró su contenido, pero minutos más tarde, el joven comenzó su acometida: comenzó a disparar contra los cientos de personas que, según las autoridades, se encontraban en la tienda Walmart en ese momento.

En el texto, que medios de Estados Unidos le atribuyen desde después de la tragedia, el autor asegura que probablemente moriría ese mismo día, pero lo cierto es que se entregó poco después a la policía sin resistencia.

El “manifiesto” comienza con una declaración de simpatía hacia el autor de los tiroteos en las mezquitas de Christchurch, Nueva Zelanda, en los que 51 personas murieron en dos ataques consecutivos en marzo.

El criminal, que presuntamente siguió el mismo modelo del autor de los ataques en Nueva Zelanda de dejar un documento con sus ideas y justificaciones, asegura que el ataque fue una respuesta a lo que llama una “invasión hispana de Texas”.

Texas, como la mayoría de los estados del sur de los Estados Unidos, pertenecieron a México hasta finales del siglo XIX, quizá eso no lo indagó.

También, como el atacante Christchurch, apunta una idea popular entre los supremacistas blancos: que personas extranjeras estaban desplazando a la “gente blanca” de “origen europeo”. 

Dicha teoría racial llamada “el gran reemplazo” fue promovida por un escritor francés llamado Renaud Camus y argumenta que las élites en Europa han estado trabajando para “sustituir” a los europeos blancos con inmigrantes del Medio Oriente y el norte de África.

La diatriba del atacante del supermercado, de 2,300 palabras, se titula “La verdad incómoda” y no solo ataca a mexicanos e hispanos, también alega que los “judíos no ocuparán” el lugar de los “estadounidenses blancos”.

Los congresistas demócratas también se llevan parte de las críticas, pues según el atacante, tienen una estrategia para lograr una mayoría permanente para dar cabida a la creciente población hispana.

También culpa a los políticos de ambos partidos por la “podredumbre en Estados Unidos de adentro hacia afuera”, a la vez que se lamenta de que “la enorme población hispana en Texas” volvería al estado “un bastión demócrata”.

En su discurso antiinmigración también repite otra idea común entre los supremacistas: que los inmigrantes les están quitando los empleos a los “nativos” y que liberarse de ellos puede hacer mejor la vida mejor en Estados Unidos.

“Si podemos deshacernos de suficientes de ellos, entonces nuestra forma de vida puede ser más sustentable”, indica.

En uno de los momentos más tensos del manifiesto, el atacante entra en detalles meticulosos sobre los pros y contras de las armas AK-47 y AR-15, sus municiones, el diseño de bala y la “penetración” que tendrían en los cuerpos de sus víctimas.

El sospechoso intenta también quitar responsabilidad a los discursos de Trump sobre los inmigrantes y asegura que su posición es anterior al gobierno del actual inquilino de la Casa Blanca.

“Mis opiniones sobre automatización, inmigración y demás anteceden a Trump y su campaña para presidente”, indica.

Sin embargo, al igual que el xenófobo de Trump, ataca a los medios de comunicación por difundir lo que considera “noticias falsas”.

“Los medios de comunicación son famosos por las noticias falsas. Su reacción a este ataque probablemente lo confirmará”, escribió.

El fiscal distrital de El Paso, Jaime Esparza, indicó que la policía trata el caso como “terrorismo doméstico” y el perpetrador ha sido acusado de homicidio premeditado y buscarán la pena de muerte.

Según informó la policía el joven fue el único atacante y no se resistió a los oficiales al momento de ser arrestado.

De acuerdo con las autoridades, tras su detención, contó que su objetivo era “matar tantos mexicanos como fuera posible”.

Oriundo de la ciudad de Allen, al parecer, el criminal viajó durante nueve horas hasta El Paso para perpetrar la masacre.

La policía indicó que investigaba “potenciales nexos” del atacante con “grupos de odio” tras la aparición de un “manifiesto” que recurre al lenguaje de “supremacistas blancos”.

Varios conocidos del atacante contaron a medios estadounidenses que solía andar siempre solo en las escuelas y que era una persona muy callada y de pocos amigos.

El Collin College, la escuela donde el joven estudió de 2017 hasta este año, emitió un comunicado en el que también se ofreció a colaborar con las autoridades.

Según contó en un comunicado el representante al Congreso por Texas, Jeff Leach, Patrick se graduó de la Escuela Secundaria de Plano en 2017.

Una cuenta de Twitter con el nombre del atacante contiene tuits que incluyen un hashtag “BuildTheWall” (construye el muro, la frase de los seguidores del Donald Trump), una foto con pistolas que forman la palabra “Trump” y publicaciones de Paul Joseph Watson, un youtuber de extrema derecha que trabaja con Alex Jones en InfoWars.

Como ocurrió durante el ataque de Nueva Zelanda, varios analistas han señalado cómo los autores de estos tiroteos han pasado desapercibidos por gobiernos que combaten otro tipos de “actos terroristas”.

Renaud Camus, creador de la teoría racial “el gran reemplazo”.

Robert Evans, un periodista que estudia el radicalismo en internet, escribió que el manifiesto del tirador de El Paso muestra cómo el “terror” se convierte en parte de un juego y cómo se usan ciertas plataformas, como el sitio 8chan, para la radicalización hacia el supremacismo blanco.

Especialistas consideran también que el tiroteo en El Paso se ajusta a una tendencia creciente y perturbadora de violencia de extrema derecha a nivel internacional.

Al igual que el ataque en Christchurch, Nueva Zelanda, en marzo, el presunto atacante se ajusta a un perfil particular: un individuo que pudo haber actuado solo pero que visitó un sitio internacional en línea que se vincula con la subcultura del extremismo, en la que otros incitan y fomentan actos violentos.

En abril pasado, otro atacante que abrió fuego contra una sinagoga en Poway, California, también publicó una diatriba antisemita en el sitio de internet 8chan.

Según datos oficiales, el número de estadounidenses que han muerto desde el 11 de septiembre a manos de este tipo de ataques es mayor que los que han perdido la vida en actos asociados con el “terrorismo internacional”.

Sin embargo, pese a la seguridad y las múltiples campañas internacionales de combate al “terrorismo internacional” que realiza Estados Unidos, ninguna agencia de ese país se encarga de identificar “organizaciones terroristas” a nivel nacional.

Tampoco existe ningún delito penal asociado a este tipo de actos, lo que hace que a los individuos considerados “terroristas domésticos” se les imputen cargos con base en otras leyes existentes, como “crimen de odio” o violación de leyes relacionadas con armas de fuego o asociación delictuosa.

El racismo es la creencia de que las personas pertenecen a una raza determinada, basándose en sus rasgos físicos, y cuyos atributos y cualidades hacen que esta raza sea inferior o superior a otra.

La xenofobia se refiere al miedo y rechazo hacia una persona o población que se considera extranjera.

Ambos, el racismo y la xenofobia, son formas de discriminación y se basan en prejuicios. Promueven comportamientos que segregan a individuos y grupos humanos, sin poseer una base racional, y causan daños a quienes los sufren. 

El racismo es una forma de discriminación y se exhibe en acciones y prácticas, así como también se manifiesta en creencias sociales y políticas en contra de individuos y grupos por ser considerados parte de una raza diferente.

Además, el racismo está motivado por un prejuicio sostenido en contra de otro grupo, no solo por sus rasgos fenotípicos, sino también por su cultura y tradiciones, así como por su origen étnico. 

El concepto de raza indica una categoría utilizada para organizar o dividir poblaciones humanas, de acuerdo a rasgos físicos y biológicos. Sin embargo, la idea de que los grupos humanos se dividen en razas proviene más de una construcción social, que de una categoría científica válida.

El uso del término raza ha sido bastante controvertido a través de la historia. En la Edad Media se utilizaba para denominar a las personas que compartían una descendencia común. Más tarde, a partir del siglo XVIII, la raza incluiría la agrupación y división de personas según sus características fenotípicas.

El racismo es una actitud discriminatoria que consiste en considerar que las personas que tienen unos determinados rasgos físicos, como por ejemplo un tono de piel diferente, son por ello inferiores intelectual, social y moralmente al resto de personas que no tienen esos rasgos. En este sentido, una persona racista tiene la creencia de que existe una jerarquía de razas humanas inmutables con determinadas diferencias genéticas. 

Desgraciadamente, la creencia racista fue habitual entre los eruditos y científicos del pasado. En el siglo XXI, numerosos genetistas no están de acuerdo con estas teorías antiguas, de manera que destacan que el color de la piel no es un factor para saber cómo es un individuo, pues dicho color viene dado por una adaptación climática.

Tanto en ciencias sociales como naturales, este concepto no posee un valor científico definitivo. Esto se debe a que la separación entre diferentes grupos, según atributos físicos y biológicos, no presenta límites marcados y suele realizarse de manera arbitraria.

En Estados Unidos hay un fenómeno de racismo y xenofobia creciente, porque Donald Trump lo ha alentado; en el tiroteo de El Paso, Texas, a los mexicanos les ha tocado ser el grupo más estigmatizado.

Se trató, en este caso, de un ataque directo y no será el primero ni el único; es el comienzo y/o continuidad de una tendencia, por lo que se requiere un diálogo entre ambas naciones, exigir seguridad en los consulados y la prevención de más actos de este tipo. 

Lo registrado en en el centro comercial, forma parte de una tragedia en la Unión Americana, donde las masacres se registran con mayor frecuencia. Ésta es la tercera vez que sucede en Texas y la primera en El Paso. Hoy, el problema severo en aquel país es definir a nivel federal cuál es el calibre de las armas que se podrán vender a los ciudadanos, porque nunca se llegará a la eliminación de la Segunda Enmienda, que protege el derecho del pueblo estadunidense de poseer y portar armas, así como la integración de sus ciudadanos.

El conservador republicano que tiene un arma afirma de ese modo la defensa de su libertad. Por ello, no se habla de prohibición, sino de la regulación más estricta en la venta de armas, lo cual ya ha ocurrido en el pasado.

En los Estados Unidos 42 por ciento de la población tiene un arma en su casa y 44 por ciento conoce a alguien balaceado accidental o intencionalmente; además, 74 por ciento de quien posee un arma lo considera un derecho fundamental, así como el 35 por ciento de quien no la tiene. Asimismo, 2 de cada 3 personas piensan que contar con un arma es para protegerse.

El ataque de El Paso es un caso de terrorismo contra mexicanos, aunque del otro lado de la frontera no se quiera definir de esa forma, lo cual implica que en este y otros hechos los culpables reciban como castigo unos años de cárcel. 

No hay legislación que defina este terrorismo que tienen en la actualidad, a pesar de que van en aumento los grupos supremacistas. 

El resurgimiento de organizaciones extremistas, promueven e incitan el odio racial y el populismo nacionalista. 

La década pasada ha sido testigo del resurgimiento del populismo nacionalista. Y aunque alguna vez las políticas racistas, xenófobas e intolerantes fueron confinadas a plataformas extremistas ahora se han convertido en la corriente principal.

Las ideologías populistas nacionalistas de superioridad racial y prácticas de exclusión discriminatoria e intolerancia han echado raíces profundas, alentadas por partidos políticos y funcionarios que buscan beneficios electorales, en los casos más desgarradores, este discurso excluyente e intolerante ha alimentado la violencia mortal.

El populismo nacionalista se define como la intención de crear o ampliar las divisiones sociales entre las elites y el “pueblo”, generalmente visto como explotado o abandonado por líderes que no responden a los intereses populares o están corrompidas, en sus variantes más peligrosas, el populismo nacionalista presenta una visión excluyente del “pueblo”, en que se olvidan minorías. Esta ideología promueve “valores tradicionales” que alientan normas patriarcales y heteronormativas.

Entre estos líderes populistas nacionalistas, se encuentran Norbert Hofer (Austria); Milos Zeman (República Checa), Marine Le Pen (Francia), Viktor Orban (Hungría), Geert Wilders (Holanda), Robert Fico (Eslovaquia), Nigel Farage (Reino Unido) y Donald Trump (Estados Unidos).

Las comunidades cibernéticas funcionan a menudo como centros de reunión de grupos que defienden la superioridad y la intolerancia racial, alentados por el anonimato. 

Según especialistas, existen 18 tipos de racismo: biológico; sexual; cultural; por color de piel; por discapacidad; por la diferencia de religión; por la clase social; por la inclinación sexual; internalizado (personas de color interiorizan los mensajes negativos que han captado y llegan a sentirse avergonzados de sí mismos por ser diferentes); especial; institucional; a la inversa (trata de dirigir las conductas racistas hacia aquellas personas que no están acostumbradas al racismo). 

Racismo sútil (las víctimas pueden sentirse discriminados o rechazados por camareros, vendedores en las tiendas, etc.); colorismo; xenofobia; Ageism (Discriminación por edad); racismo sin saber/no intencional (por ejemplo, poner una imagen de un chico negro en un bote de chocolate y una imagen de un chico blanco en un bote de chocolate blanco); racismo aversivo (consiste en evitar ciertas interacciones con otros grupos étnicos por las evaluaciones negativas que tenemos sobre ellos en nuestra mente).

Practicar la tolerancia no significa renunciar a las convicciones personales, significa que toda persona es libre de opinar, vivir sus convicciones personales, respetando la ley y la paz social, significa aceptar el hecho de que los seres humanos, naturalmente caracterizados por la diversidad de su aspecto, su situación, su forma de expresarse, su comportamiento y sus valores, tienen derecho a vivir y convivir en paz.

EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario