REFORMA DE LA REFORMA

401
0
Compartir

Uno de los mayores resultados que trajo consigo el llamado Pacto por México, acuerdo político de unidad que impulsaron en 2012 el Partido Revolucionario Institucional (PRI), el Partido Acción Nacional (PAN) y el Partido de la Revolución Democrática (PRD), fue la aprobación en su momento de la reforma educativa. A la postre, conocida como “la mal llamada reforma educativa”.

Se trató, junto a las otras llamadas reformas estructurales, de uno de los mayores éxitos del distraído ex presidente Enrique Peña Nieto, quien no sumaba en aquel entonces ni un año de haber asumido el Poder Ejecutivo. Sin embargo, seis años después de este evento, las cosas apuntan a cambiar drásticamente, toda vez que la nueva administración del presidente Andrés Manuel López Obrador decidió trabajar en una nueva reforma educativa que aparentemente borra la mayor parte de la columna vertebral de aquella avalada al inicio de la gestión pasada.

“Qué bien que se está consiguiendo avanzar en este terreno, es sin duda un problema menos, porque para mejorar la educación lo que más se necesita es que se tome en cuenta a los maestros”, mencionó el presidente López Obrador sobre la que fuera una de sus propuestas de campaña durante su conferencia matutina del pasado 25 de abril.

Así pues, con 97 votos a favor, 20 en contra y tres abstenciones, el Senado de la República aprobó la reforma educativa en lo general y los artículos no reservados, con lo cual se deroga la reforma educativa del ex presidente Enrique Peña Nieto.

Al ser una reforma constitucional, ahora debe ser aprobada al menos por 17 legislaturas estatales, para que pueda promulgarse.

De entre los cambios más relevantes, destaca que:

Desperece el Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), que será sustituido por el Centro Nacional para la Revalorización del Magisterio y la Mejora Continua de la Educación.

Se crea un Sistema para la Carrera de las Maestras y Maestros, en el que Federación tendrá la rectoría, y un Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación.

No habrá evaluaciones punitivas ni obligatorias para los maestros, quienes tendrán derecho a un sistema de formación gratuito.

Los artículos reformados son el 3, 31 y 73 constitucionales, que en materia educativa tiene algunos cambios, por ejemplo, que en planes y programas de estudio incluyan la enseñanza de matemáticas, la lecto-escritura, la literacidad y la educación sexual y reproductiva.

La nueva reforma también menciona la recuperación de estudios de civismo, valores, cultura, arte, música, deporte, y medio ambiente.

También se habla de una nueva política educativa diferenciada por zonas que permitirá una educación indígena, bilingüe y bicultural.

El Estado garantizará que los materiales didácticos, la infraestructura educativa, su mantenimiento y las condiciones del entorno sean idóneos.

En el Artículo 11 Transitorio se estableció que el Ejecutivo Federal, en un plazo no mayor a 180 días contados a partir de la entrada en vigor de la reforma, definirá una Estrategia Nacional de Mejora de las Escuelas Normales, la cual establecerá acciones para su fortalecimiento.

En el Artículo 16 Transitorio se estableció que la admisión, promoción y reconocimiento de los trabajadores al servicio de la educación, se regirán por la ley reglamentaria del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, prevaleciendo siempre la rectoría del Estado.

Se incluye el concepto de excelencia educativa, que antes solo era de calidad y también el principio de autonomía universitaria, que inicialmente se habría removido.

La promoción de los docentes a nuevas posiciones y cargos no estará ligada a ninguna evaluación, el ascenso será de acuerdo con sus capacidades y aptitudes observadas, como era antes de la reforma del 2012.

En esta nueva reforma se mantiene un artículo, que dice que los derechos laborales de los trabajadores al servicio de la educación se regirán por el artículo 123 de la Constitución, Apartado B, lo que significa que podrán disponer de 50% de las plazas vacantes y de nueva creación, sin embargo, para asegurar que no habrá venta de plazas se agregó un transitorio que dice:

“Con fundamento en este decreto, la admisión, promoción y reconocimiento se regirán por la Ley Reglamentaria del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, prevaleciendo siempre la rectoría del Estado”. Vale la pena señalar que la nueva reforma también menciona aspectos como la recuperación de estudios de civismo, valores, cultura, arte, música, deporte, y medio ambiente, así como menciona la importancia de las becas Benito Juárez, de nivel básico y para estudiantes universitarios.

También se habla de una nueva política educativa diferenciada por zonas, lo que, afirman, permitirá una educación indígena, bilingüe y bicultural, además de que se plantea una autonomía para la elección de dirigentes en los sindicatos. El artículo 3º de la Constitución conserva la parte central de su redacción, que establece que “la admisión, promoción y reconocimiento del personal que ejerza la función docente, directiva o de supervisión, se realizará a través de procesos de selección a los que concurran los aspirantes en igualdad de condiciones y establecidos en la ley (Ley reglamentaria del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros), los cuales serán públicos, transparentes, equitativos e imparciales”.

Sostiene que “se considerarán los conocimientos, aptitudes y experiencia necesarios para el aprendizaje y el desarrollo integral de los educandos. Los nombramientos derivados de estos procesos sólo se otorgarán en términos de dicha ley. Lo dispuesto en este párrafo en ningún caso afectará la permanencia de las maestras y los maestros en el servicio”.

Primero Morelos, después Tabasco y ahora Chiapas se convierte en la tercera entidad de México en avalar la reforma educativa propuesta por el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador (AMLO).Este fin de semana en sesión extraordinaria, el Congreso del Estado de Chiapas dio su aprobación  por unanimidad la reforma educativa, con esta aprobación la entidad chiapaneca se convierte en la tercera en avalar el dictamen que fue enviado por el Senado.

De tal manera que los diputados locales de Chiapas, aceptaron la nueva reforma educativa de AMLO, misma que fue aprobada días antes por el Congreso de la Unión, en la cual se hicieron modificaciones en los artículos constitucionales en materia educativa:  3º, 31 y 73.La nueva reforma que abroga la reforma educativa de 2013 establece que se garantizará la educación desde el nivel inicial hasta el superior, que esta debe ser obligatoria, universal, inclusiva, pública, gratuita y laica, así como contar con un enfoque de derechos humanos e igualdad sustantiva.

Según sus impulsores, esta reforma tiene como objetivo “retomar el rol de las niñas, niños, jóvenes y maestros como premisas fundamentales dentro de nuestro Sistema Educativo Nacional”. Además, contempla como actores principales del proceso educativo a las y los docentes.

El dictamen detalla que la educación se basará en el respeto irrestricto de la dignidad de las personas, con un enfoque de derechos humanos y de igualdad. Respecto a los planes y programas de estudio, se señala que tendrán perspectiva de género y una orientación integral, por lo que se incluirá el conocimiento de la ciencia y las humanidades.

En el Pleno de la Cámara baja se aprobó la modificación del artículo 15 transitorio para precisar la obligatoriedad con la educación superior, por lo que se incluirán recursos necesarios en los presupuestos federal, estatales y municipales.

Durante la sesión, al definir la postura del Partido de la Revolución Democrática (PRD), el senador Miguel Ángel Mancera dijo al grupo mayoritario de Morena que es indispensable garantizar que las leyes secundarias “no vayan a llevar a una calificación reprobatoria” a la reforma educativa, sino que reafirmen los principios planteados en la Carta Magna, porque, de lo contrario, representaría su fracaso.

La fracción del Partido Acción Nacional (PAN), en voz de la senadora Minerva Hernández, criticó no solo el contenido de la reforma, sino además el procedimiento legislativo.

En ese sentido, señaló que, acostumbrados a una larguísima campaña de 18 años, los integrantes de Morena aún no comprenden que ya son parte de un Poder del Estado, que los lugares comunes y las frases hechas que les funcionaron estando arriba de un templete no pueden sustituir a la técnica legislativa, al proceso parlamentario y a la política pública.

“En este nuevo gobierno y con esta nueva mayoría parlamentaria, el sello de la casa ha sido todo lo contrario de actuar con orden, apego a la ley y a la prudencia; por el contrario, se ha actuado al vapor y, como decían el siglo de oro español, “a tontas y a locas’”.

A través de Beatriz Paredes, los senadores priistas, quienes votaron a favor, justificaron que cada legislador ha defendido “con dignidad” su verdad, por lo que reconocen a los que se oponen y a los que la defienden.

El presidente de la Comisión de Educación, el morenista Rubén Rocha Moya, consideró que todos los senadores, incluidos los panistas, deberían votar a favor de la minuta de reforma, porque refleja las inquietudes de todos los partidos: la interculturalidad, la educación inclusiva, la reivindicación de las normales y la educación inicial.

Más temprano, el dictamen fue aprobado en las comisiones conjuntas de Educación, Puntos Constitucionales y Estudios Legislativos, Segunda, de la Cámara alta. Mientras que el miércoles fue aprobada tanto en comisiones como en el Pleno de la Cámara de Diputados.

El pasado 30 de abril, el proyecto de decreto en materia educativa no alcanzó los votos necesarios y fue rechazado en lo particular en el Pleno del Senado.

La reforma dejó un artículo según el cual los derechos laborales de los trabajadores al servicio de la educación se regirán por el artículo 123 de la Constitución, Apartado B, lo que significa que podrán disponer de 50% de las plazas vacantes y de nueva creación.

Pero de acuerdo con el secretario de Educación, Esteban Moctezuma, hablar de venta de plazas es “un discurso que no se sustenta en los hechos”, debido a que la SEP tendrá el manejo de estas y, por instrucciones del presidente Andrés Manuel López Obrador, se asignarán por medio de un esquema transparente.

“Se pondrán en una mesa de cristal las plazas vacantes, los aspirantes, el presupuesto, el proceso para que todo mundo conozca cómo se están asignando las plazas. Las plazas se van a manejar de manera transparente”, afirmó.

Estos son los plazos que deberán cumplirse, de aprobarse en los estados la nueva reforma:

El Congreso deberá expedir la ley del organismo y del Sistema para la Carrera de las Maestras y los Maestros, a más tardar en un plazo de 120 días a partir de la publicación del decreto.

El Congreso deberá expedir las leyes generales en materia de Educación Superior y de Ciencia, Tecnología e Innovación a más tardar en 2020.

El Congreso deberá hacer las reformas a la legislación secundaria a más tardar en un plazo de 120 días.

Las legislaturas de los estados tendrán un año para armonizar sus leyes.

La información del INEE deberá ser puesta a disposición de la ciudadanía en un portal público en un plazo de 90 días a partir de la publicación del decreto.

En el caso de las escuelas normales, la Ley de Educación Superior establecerá los criterios para el desarrollo institucional y regional, la actualización de sus planes y programas de estudio, así como el mejoramiento de su estructura y equipamiento.

Para educación inicial, el Ejecutivo federal definirá una Estrategia Nacional de Atención a la Primera Infancia y determinará su gradualidad en un plazo de 180 días contando a partir de la entrada en vigor.

De acuerdo con el artículo decimoquinto, se establecerá un fondo especial que asegure a largo plazo los recursos económicos crecientes para la prestación de estos servicios y la pluranualidad en la infraestructura.

EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario