GUAIDÓ Y MADURO MIDEN FUERZAS

214
0
Compartir

Mientras Venezuela ha vivido este sábado una jornada más de manifestaciones y violencia, el autonombrado presidente Juan Guaidó, sigue sin conseguir el apoyo de los militares que necesita para conquistar su objetivo primordial que es derrocar de una vez por todas el Gobierno de Nicolás Maduro. Durante las múltiples protestas convocadas esta semana, cuando se pensaba surgiría un amplio número de desertores militares para derrocar al asediado presidente, los tránsfugas no han sido los suficientes para completar el plan de ver la caída del polémico presidente izquierdista. Guaidó ha intensificado su ofensiva y Maduro su resistencia. Ambos midiendo fuerzas y el pronóstico es reservado.

 

Lo cierto es que Guaidó sumó esta semana una “cartita” importante tras la liberación del arresto domiciliario que el líder opositor venezolano Leopoldo López decidió abandonar para de inmediato incorporarse a las filas del proclamado presidente, al tiempo que se pronunció por esperar el cambio de Gobierno en Venezuela ocurra en semanas, tras señalar que el levantamiento militar que superó el mandatario Nicolás Maduro el martes es “irreversible”.

 

El dirigente opositor Leopoldo López, que el pasado 30 de abril se liberó después de cinco años, para salir en apoyo de Guaidó, envió un mensaje desde la residencia del embajador de España en Caracas, donde está hospedado, dijo haberse reunido con generales y comandantes de la Fuerza Armada de Venezuela en las últimas tres semanas y aseguró que pronto habrá “más movimiento del sector militar”. Habría dicho también que se están preparando con mucha seriedad para la próxima fase que es el gobierno de transición”.

 

El dirigente, que pasó los últimos cinco años en prisión o detención domiciliaria, agregó que espera que el cese de la “usurpación”, como denominan los opositores al gobierno del presidente Nicolás Maduro, se produzca en “unas semanas”.

 

Las reuniones con los oficiales se realizaron en la casa de López y aún cuando no dio los nombres de los uniformados con los que se reunió, dijo que habló con “muchos”. “Claro que va a venir más movimiento del sector militar”.

 

López le dijo a CNN en Español que salió de la prisión domiciliaria tras recibir el indulto de Guaidó, pero también que fue liberado por un “movimiento militar” que se unió al propio presidente.

 

En tanto, el Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela informó que un Tribunal de Caracas revocó la medida de detención domiciliaria contra Leopoldo López “por violarla flagrantemente, además de violar la medida referida a la condición relativa a pronunciamientos políticos por medios convencionales y no convencionales, nacionales e internacionales, demostrando con ello la no sujeción a las medidas”.

 

Pero el Gobierno español dijo que no tiene intención de entregar a López a las autoridades de la nación OPEP tras la orden para detenerlo emitida más temprano.

 

López, su esposa Lilian Tintori y su hija menor Federica, ingresaron el martes como huéspedes a la residencia del embajador de España en Caracas, Jesús Silva.

 

España “en ningún caso contempla la entrega de Leopoldo López a las autoridades venezolanas ni su desalojo de la Residencia del Embajador”, dijo el gobierno español en un comunicado.

 

En cuanto a su fallido intento de esta semana, el presidente de la Asamblea Nacional advirtió insistirá en que todas las fuerzas armadas protesten juntas. “No estamos pidiendo una confrontación. No estamos pidiendo una confrontación entre hermanos, es todo lo contrario. Sólo queremos que estén del lado de la gente”.

 

Guaidó también llamó a los empleados del sector público a la huelga. Durante las manifestaciones del martes, más de 100 personas resultaron heridas, según el Observatorio Venezolano de Conflictividad Social (OVCSocial).

 

Human Rights Watch reportó que 168 personas fueron detenidas y dijo que creía que las fuerzas de seguridad lanzaron perdigones a los manifestantes y periodistas. Un equipo de CNN vio lo que parecían ser casquillos de balas en las calles de Caracas después de una protesta, pero no estaba claro qué tiempo tenían.

 

Esta semana, Guaidó había obtenido una victoria aparente cuando el exjefe del servicio nacional de inteligencia venezolano (SEBIN), pareció renunciar.

 

En una carta abierta “al pueblo de Venezuela” que recorre las redes sociales, Manuel Ricardo Cristopher Figuera acusó al régimen de Maduro de saquear el país. Horas después de que la carta saliera a la luz, Maduro anunció que Figuera sería reemplazado, sin explicar por qué.

 

Un funcionario del gobierno de Estados Unidos dijo a CNN el miércoles que Washington cree que la carta es genuina.

 

Maduro ha culpado al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, de lo que llamó el “intento de golpe de Estado” del martes. En su primera aparición pública desde que comenzaron las protestas, hizo un llamado a sus simpatizantes por su “máxima lealtad” y los instó a salir a las calles para luchar por la democracia.

 

Lo que viene después no está claro.

 

Maduro pidió dos “días de acción” para este fin de semana y urgió a todos los funcionarios electos a que se unan por el pueblo de Venezuela, en tanto los disturbios se desatan en las calles entre seguidores de Maduro y Guaidó.

 

El 30 de abril quedó marcado por una jornada de protestas contra el Gobierno de Nicolás Maduro.

 

“Es algo terrible. La gente se muere de hambre, la gente se está muriendo. No hay comida, no hay agua”, dijo el presidente de Estados Unidos en una entrevista con Fox Business. “Es un desastre increíble”.

 

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, dijo que la acción militar es posible y “si eso es lo que se requiere, eso es lo que hará Estados Unidos”. El secretario interino de Defensa, Patrick Shanahan, dijo que el Pentágono había “hecho una planificación exhaustiva, por lo que no existe una situación o un escenario para el que no tengamos un plan de contingencia”.

 

Después de los cuatro muertos y más de 200 heridos que dejaron los violentos choques entre manifestantes opositores y las fuerzas del régimen entre martes y miércoles, el presidente del Parlamento ha llamado especialmente a la calma y es de pronóstico reservado lo que ocurrirá este fin de semana, mientras las marchas convocadas por Guaidó se dirigen a los cuarteles venezolanos para exigir a la Fuerza Armada cese su apoyo a Nicolás Maduro. Se dice que los manifestantes intentan entregar una proclama en la que piden a los militares respaldar un gobierno de transición encabezado por Guaidó, reconocido como mandatario interino de Venezuela por más de 50 países. Ya veremos si consiguen su objetivo de entregar la proclama y cuantos detractores militares lograrán sumar a su causa.

Compartir

Dejar un comentario