‘FEMINICIDIO DE VANESA MARCARÁ SEXENIO DE ALFARO’

713
0
Compartir

La actitud y las declaraciones del Gobernador Enrique Alfaro Ramírez, tras el feminicidio de la joven Vanesa Gaytan Ochoa, registrado a las afueras de Casa Jalisco el pasado jueves por la mañana, provocan profundo malestar y, es de lamentar, que quien debe gobernar nuestro Estado con sensatez, sensibilidad y firmeza entre otros atributos, muestre graves deficiencias de perfil y conducta impropia para atender su delicado encargo, ya que además de las responsabilidades totales, tiene a su cargo la seguridad y protección de los habitantes de la entidad y siendo que existe clara incapacidad en las acciones respectivas por el Mandatario y su equipo obligado a desahogar eficazmente dichas labores, resulta incapaz de reconocer las fallas de su gobierno, y afectado de soberbia se empecine en responsabilizar a la sociedad y especialmente señalar culpable de todos sus problemas de gobernabilidad a la prensa, por el simple hecho de cumplir su trabajo de informar.

 

A poco menos de cinco meses de administración, Alfaro lleva a cuestas la muerte de al menos 70 mujeres asesinadas en la primera quincena de abril, y son realmente absurdas y por demás reprochables sus declaraciones relativas al trágico caso del feminicidio de Vanesa, en tanto cae a lo más bajo y la tiende a revictimizar, en conjunto con quienes conformamos la sociedad, en tanto aduce que el feminicidio “es un síntoma de la descomposición de la sociedad jalisciense y no una responsabilidad del gobierno”.

 

Reducir una tragedia de la magnitud de la ocurrida a las puertas de la Casa de Gobierno, en las circunstancias que la envolvieron, a decir que solo fue la accion de “un loco” y que su gobierno no falló en la protección de la víctima, es aberrante, e insultante para tantas mujeres jaliscienses que tienen años luchando por hacer visible este flagelo.

 

Sí, el autor material fue el esposo de la joven, el que le aventó el auto encima y la remató con un cuchillo de cocina. Pero la chica tenía una orden de protección girada por la justicia del Estado; entonces alguien incumplió con la responsabilidad de protegerla. El Gobernador, el Coordinador General Estratégico de Seguridad, el Fiscal Estatal y el Secretario de Seguridad, todos ellos se encontraban en una reunión de la Comisión de Seguridad al interior de Casa Jalisco, mientras Vanesa moría a las afueras del inmueble. La reacción de quienes estaban a las puertas del lugar; escoltas, policías y seguridad en general, es cuestionable, se habría esperado una respuesta con mayor pericia pero no la hubo; en los videos resulta pasmante el tiempo que transcurre desde el momento que se observa al vehículo girar para ir sobre la mujer y nadie atina a hacer algo para detenerlo hasta que ya es imposible evitar la tragedia.

 

Habrá que explicarle al Gobernador, porque evidentemente lo desconoce, que la descomposición social surge del estado que no brinda seguridad, empleo y salud. Que es competencia de su gobierno ofrecer las condiciones para que sus habitantes tengan posibilidades de desarrollo de la mejor manera posible, incluida la seguridad y tranquilidad.

 

De igual forma, habrá que hacerle entender que los medios de comunicación cumplen con una función de informar a la sociedad, de investigar y contrastar la información. Algunas publicaciones dan cuenta que en la entrevista del viernes, un día después de los hechos ocurridos a las afueras de Casa Jalisco, el gobernador se molestó cuando le pidieron explicara dónde fallan las dependencias de su gobierno; se abstuvo de contestar y en cambio insistió en que sí se protegió a la víctima y, una vez más descalificó el trabajo de la prensa.

 

“Muy bien, yo estoy a sus órdenes, si ustedes quieren seguir haciendo apología de la violencia, adelante, nosotros estamos trabajando muy duro. Lamento mucho lo que sucedió. Le doy mis condolencias a la familia, a pesar de que hay quienes quieran hacer de esto otra historia”, dijo Alfaro.

 

Habrá que aclararle también que los medios no son paleros del gobierno, no tienen que gustarle a él ni publicar lo que a él se le antoje.

 

No es gritándole a las reporteras, ni ignorando a la prensa, ni discriminándola ni agrediéndola, como va a conseguir que funcione su ya tan deteriorada relación y mucho conseguirá que cambien su manera de investigar o informar.

 

Esta tragedia de Vanesa, la joven madre muerta a manos de su marido que deja huérfano un niño de apenas dos años de edad, ha sido también repudiada por diferentes instancias que califican de inadmisible y omisa la actuación de más autoridades estatales y municipales. El viernes, El Colectivo de Familias Unidas contra los Feminicidios, convocó a realizar una vigilia en casa Jalisco para el sábado a fin de honrar la memoria de Vanesa y de las más de 70 mujeres asesinadas en lo que va del año en el Estado, al tiempo que se emitió un consistente y puntual comunicado.

 

Tiene razón CLADEM, cuando menciona que el feminicidio de Vanesa, es totalmente inadmisible y refleja a la perfección lo que ocurre en el Estado cuando una mujer es violentada: “La impunidad cobijará al agresor y ella se encontrará en la mayor de las vulnerabilidades, su vida estará en peligro ante la inoperancia de las autoridades. El Derecho a vivir una vida libre de violencia se ha vuelto una falacia en el Estado. No hay políticas públicas de prevención de las violencias y tampoco hay acceso a la justicia para las mujeres que las denuncian. El sistema de Justicia está Colapsado”.

 

Menciona además, agudos señalamientos respecto a la actuación de las autoridades en el feminicidio de la joven.

 

1. La autoridad tenía conocimiento de la situación de riesgo en la que se encontraba Vanesa, por lo menos desde el pasado 30 de diciembre del 2017 en que presentó en la Fiscalía del Estado una denuncia por violencia en contra de su esposo. (Las declaraciones del fiscal y de la directora de área son inadmisibles al señalar que durante un año realizaron tres llamadas y Vanesa no les contestó. Con esta respuesta pretenden trasladar la responsabilidad de su seguridad en la víctima y evidencia que no tienen ningún protocolo de actuación para vigilar al agresor).

 

2. Las declaraciones del gobernador “las disculpas no previenen, las promesas de quien les agrede no son garantía de nada; un primer acto de violencia, físico o psicológico, es suficiente para frenar, para decir basta, alejarse y pedir ayuda…” también revictimizan al responsabilizar a Vanesa por la relación que vivía con el agresor. Evidencia un desconocimiento pleno del círculo de violencia que viven las mujeres y elude la responsabilidad del Estado al responsabilizarlas a ellas por continuar en una relación violenta, estas declaraciones ofenden no solo a la víctima y su familia sino al resto de la sociedad jalisciense.

 

3. Inaceptable que la postura oficial del Gobierno del Estado sea desde una perspectiva de re victimizar a la víctima, de carga de la responsabilidad a las mujeres (si nos matan es porque nos lo buscamos, porque no lo evitamos), en lugar de reconocer la grave situación de violencia contra las mujeres que vive el Estado y que lo colocan como una de las entidades más violentas y de mayor riesgo para las mujeres.

 

4. A pesar de contar con una denuncia presentada en fiscalía por violencia y de contar con orden de protección, la omisión de las autoridades puso en riesgo su vida, ni siquiera el haber llegado a Casa Jalisco y de estar ante policías estatales y escoltas del Fiscal General pudieron evitar que le arrebataran la vida a Vanesa. Evidentemente hay responsables de esas omisiones que tienen que ser investigados y sancionados.

 

5. En rueda de prensa el Fiscal declaró: “ (…) recibimos instrucciones del Gobernador de revisar el asunto a fondo, en consecuencia y de nueva cuenta, reanudar todos aquellos esfuerzos que tengamos que hacer con el ánimo de salvaguardar la seguridad de todas aquellas mujeres que a través de la búsqueda de la Justicia están tratando de resolver un problema familiar”.

 

Preocupa que no se reconozca por parte de la autoridad responsable que la violencia contra las mujeres es una grave violación a los derechos humanos, desconcierta que el fiscal asuma este caso como uno que debe resolver por indicaciones del gobernador, cuando se refiere a que actuarán con el ánimo de salvaguardar a las mujeres involucradas en problemas familiares, lo que demuestra es desconocimiento de las funciones de su cargo, ignora que el Estado está obligado a garantizar a las mujeres una vida libre de violencia y que su actuar debe estar en todo momento acorde a los estándares internacionales de derechos humanos.

 

6. La filtración a la prensa del video y fotografías que muestran el momento exacto del asesinato solo pudo haber ocurrido por instrucciones oficiales e institucionales. Estos videos vulneran aún más a la víctima y a su familia, las revictimizan, generan mayor dolor al sufrimiento de la pérdida y en nada abona a clarificar los hechos, al contratrio, traslada la responsabilidad en el agresor como único responsable del feminicidio de Vanesa. Se tiene que investigar y responsabilizar a quien autorizó la filtración de dicha información que puede violentar aún más el derecho de las víctimas y sus familias a la privacidad de su dolor y sufrimiento.

 

El comunicado termina con una serie de preguntas respecto al proceder de las autoridades municipales y estatales y con un listado de acciones que se deben cumplir, y aseveración de que el Estado le falló a Vanesa, por lo que se exige justicia “para ella y para todas”.

 

Otra instancia que ya se ha pronunciado sobre este feminicidio es Amnistía Internacional, que demanda al gobierno del estado de Jalisco efectuar una investigación por medio de la cual se sancione la ineficacia de los funcionarios encargados de hacer cumplir las medidas de seguridad dictadas en favor de Vanesa, así como la aplicación de medidas urgentes encaminadas a erradicar la violencia machista y a garantizar de manera efectiva la vida de las mujeres.

 

La organización recordó que a inicios de este mes la Comisión Estatal de Derechos Humanos Jalisco (CEDHJ) emitió la recomendación 5/2019 por otro caso de feminicidio, en el que la víctima también contaba con medidas de protección. En ésta se exigió a las autoridades judiciales poner especial énfasis en la aplicación de estas órdenes, así como ofrecer garantías de no repetición de este tipo de hechos.

 

Así pues, Enrique Alfaro tiene una ardua tarea por delante en el tema de género, en el asunto de cuidar, proteger y brindar seguridad a las mujeres jaliscienses, en hacer que se cumplan los protocolos que dictan cómo proceder para evitar más feminicidios y en darle un sitio de privilegio a estos temas en la agenda de Gobierno, porque aunque no le guste, aunque haga berrinche, aunque grite a las reporteras y aunque insista en que no es su culpa, el feminicidio de Vanesa a las puertas de Casa Jalisco, sí es responsabilidad de su Gobierno y ha marcado su sexenio.

Compartir

Dejar un comentario