‘INDEFENSIÓN’

Compartir

No sorprendió bastante que 15 ciudades mexicanas, encabezadas por Tijuana que ocupa el primer lugar, fueran insertadas en el ranking mundial de las urbes con mayor violencia en el mundo.

De acuerdo con el presidente del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal (CCSPJP), José Antonio Ortega, se analizó la situación de violencia en 50 ciudades del mundo y dentro de los 10 primeros lugares, se encuentran cinco ciudades mexicanas: el área metropolitana de Tijuana, Acapulco, Victoria, Juárez e Irapuato.

Para nadie es un secreto que las cifras de delitos registrados en el país han tenido un aumento, sobre todo en lo referente a la trata de personas, secuestro y extorsión. El único ilícito cuyas denuncias disminuyeron de un mes a otro fue el feminicidio, según indican las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

Esta incidencia delictiva se refiere a la presunta comisión de delitos registrados en carpetas de investigación iniciadas y reportadas por las Procuradurías Generales de Justicia y Fiscalías Generales de las 32 entidades federativas, refiere una publicación de ADN Político.

Los datos dan cuenta de que el número de delitos registrados por las autoridades a nivel nacional pasó de 147,399 en diciembre de 2018 a 160,712 delitos en enero de 2019, un aumento del 9.03%.

En homicidio doloso, por ejemplo, la cifra casi se mantuvo, pues pasó de 2,444 a 2,452 en el mismo periodo; los reportes del robo de vehículo automotor ascendieron de 14,191 casos a 14,223 de un mes a otro.

El top 5 de los estados más violentos según este informe del Secretariado Ejecutivo son: el Estado de México con 24,442 delitos registrados, seguido por Ciudad de México (20,752), Jalisco (15,206), Guanajuato (11,213) y Baja California (8,180).

En su discurso del pasado lunes, al ofrecer un reporte de lo que han sido sus primero 100 días de gobierno,  el  presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) reconoció que la población se encuentra “en estado de indefensión” dado que solo se ha logrado contener la incidencia delictiva, pero no reducirla significativamente como es lo deseable. Admitió también que se mantiene prácticamente el mismo número de homicidios y de robo de vehículos de antes de que él llegara al gobierno. 

El informe, dado a conocer por el CCSPJP, se realizó a partir de la comisión de homicidios dolosos en ciudades y manchas urbanas superiores a los 300 mil habitantes, y la información puede ser recopilada por internet.

Inmediatamente después de que se conociera dicha información, la Secretaría de Seguridad Pública del Municipio de Tijuana, Baja California, envió un comunicado a través del cual rechazó ser la ciudad más violenta del mundo, como lo indica el estudio “50 ciudades más violentas del mundo 2018”.

“Debemos iniciar aceptando la problemática generada por la rivalidad entre grupos delictivos que provocó que las cifras de  homicidios aumentaran significativamente el año pasado en Tijuana”, explica.

Las autoridades de Tijuana señalan que “el estudio presenta errores en su metodología, siendo el principal que únicamente contempla como variable el homicidio para medir la violencia en una ciudad, cuando la violencia se debe medir en base a todos los delitos”

“Indebidamente el estudio publicado por el CCSPJP suma las cifras de homicidios del Municipio de Playas de Rosarito a las del Municipio de Tijuana y maneja un área metropolitana, adjudicando las cifras de homicidios únicamente a Tijuana, es importante resaltar que extrañamente éste criterio no es aplicado por el mismo estudio para otras zonas metropolitanas del país como Guadalajara, Monterrey o el valle de México, en donde contabiliza los homicidios de forma separada por Municipio, este error metodológico pareciera haberse utilizado para que Tijuana encabece el ranking”, señalan.

“Se debe considerar que en muchas ciudades, sobre todo en algunos estados de nuestro país con menores niveles de desarrollo institucional y de otros países en vías de desarrollo, los delitos y los homicidios dolosos no se registran con el mismo rigor metodológico que se hace en Baja California, tampoco los gobiernos publican cifras confiables, lo cual el mismo estudio señala”, indica la policía de Tijuana.

Y en parte tiene razón la dependencia, si consideramos que efectivamente se aprecian errores en la metodología y que los delitos y los homicidios dolosos no los registran los gobiernos apegados a la transparencia; baste recordar que a principios de su administración, el Gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramirez, presentó una denuncia precisamente sobre ese tema, al encontrar que la administración que le precedió habría  “maquillado las cifras” que se entregaban a la Federación. 

De ahí que metrópolis de Jalisco, inmersas en un clima de alta violencia y criminalidad, no se ubiquen en el listado de las “50 ciudades más violentas del mundo”, pero sin duda, sí ocupan un lugar importante entre las que citó el presidente, esas “en situación de indefensión”. 

EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario