LA IRRESISTIBLE MANÍA DE PARTIDIZAR

493
0
Compartir

El año comenzó para los jaliscienses como los más pesimistas habían vaticinado: los gobiernos estatal y federal confrontados o incomunicados, con las primeras consecuencias afectando a los ciudadanos.

Así se esperaba porque 2018 cerró con el conflicto por el presupuesto federal, después que no fueron etiquetados los proyectos marcados como prioritarios por el gobierno de Jalisco que encabeza Enrique Alfaro Ramírez.

Según había declarado el gobernador, se presentaron formalmente las peticiones de recursos para la Línea 4 de Tren Ligero, la presa El Purgatorio, el libramiento a Puerto Vallarta y el saneamiento del Río Santiago. Ninguno fue incluído en el gasto de 2019. Además, según las autoridades estatales, entre los proyectos que no recibieron asignaciones y los recursos que no ejercerán dependencias federales en la entidad, habría un déficit de más de 8 mil millones de pesos.

Al parecer, el gobierno federal escuchó al gobernador, pero nada más.

En una entrevista en el programa radiofónico Cara a Cara, el secretario de Finanzas, Juan Partida Morales admitió que en 2019 habrá más dinero federal para Jalisco, pero no en lo que ellos esperaban.

Otro tema en el que la falta de comunicación ha sido evidente entre los gobiernos federal y estatal, es en el desabasto de gasolina.

El poliducto que trae el combustible a la entidad fue cerrado sin que el gobierno de Enrique Alfaro siquiera se enterara.

De hecho, la crisis ya había comenzado y la asociación de Gasolineros ya había advertido del desabasto, y el gobierno del estado todavía guardaba silencio. Fue hasta el fin de semana, cuando ya un número importante de estaciones de gasolina estaban cerradas y los ciudadanos hacían filas en las que sí tenían combustible, cuando finalmente el gobierno del estado intervino.

Otro tema con luces de alerta encendidas es el del apoyo económico para adultos mayores. El presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que se hará cargo a partir de este mes, por lo que el gobierno del estado suspendió el programa estatal.

El gobierno federal integra el padrón de quienes serán beneficiarios de este programa, aunque la informalidad con la que se ha trabajado y las dudas que han manifestado personas de la tercera edad, a través de medios de comunicación y redes sociales, no alientan a pensar en que los pagos estén a tiempo. El problema es que muchos de esos adultos mayores viven al día y tiene el dinero de programas sociales como único ingreso.

Lo ideal habría sido la comunicación y que el gobierno de Jalisco pusiera a disposición del federal su padrón de beneficiarios.

Con estos ejemplos, parece evidente que la comunicación entre los gobiernos estatal y federal no será fluida. Las diferencias políticas se mantienen y las ganas de partidizar los temas serán, de manera permanente, irresistibles.

Compartir

Dejar un comentario