URGE PONER UN ALTO A LA CNTE

Compartir

El país no puede ser rehén de los caprichos y exigencias de un grupo de individuos que han hecho de la confrontación, la presión, y la violencia una forma de vida para conseguir dinero y beneficios. Las autoridades estatal y federal deben poner un alto ya a esos rijosos disidentes de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), que desde el pasado 14 de enero mantienen bloqueadas vías ferroviarias en varias ciudades, principalmente del estado de Michoacán.

Independientemente de si sus demandas son o no justas, la forma de presión es incorrecta por el daño que causan a la población no solo de las ciudades y entidades en que se ubican, sino por las afectaciones y pérdidas económicas que provocan a todo el país.

En días pasados se estableció un acuerdo para levantar los bloqueos ferroviarios e instalar una mesa de trabajo tripartita en la Secretaría de Educación Pública, sin embargo, incumpliendo dicho compromiso, los integrantes de la CNTE volvieron a bloquear la vía Lázaro Cárdenas, punto principal para trasladar mercancía al centro y norte de México.

Hasta el viernes permanecían tomadas tres de las siete vías férreas: Uruapan, Pátzcuaro y Yurécuaro. Pero este sábado, los docentes disidentes decidieron liberar la de Yurécuaro, para trasladarse a la ubicada en Lázaro Cárdenas, una vía que tiene nueve ramales que se dirigen a Veracruz; Toluca; San Luis Potosí; Querétaro; a la aduana de Pántaco, en Ciudad de México; Monterrey; Guadalajara; Estado de México; y a Altamira Tampico.

Ferrocarril Mexicano (Ferromex), la mayor empresa de trenes privada en el país, ha alertado que México podría sufrir un desabasto de harina de maíz y trigo en los próximos días, tras dos semanas de bloqueos a trenes por las protestas de maestros que han generado millonarias pérdidas.

Fue el pasado 14 de enero, cuando el grupo disidente del sindicato de educadores comenzó a bloquear vías férreas en el vecino estado de Michoacán en reclamo de diversas reivindicaciones laborales,  impactando la distribución de mercancías e insumos para diversas industrias, incluida la de hidrocarburos y de granos como el maíz, fundamental en la dieta de los mexicanos.

Entrevistada por Televisa, la vicepresidenta de Relaciones con Gobierno de Ferromex, Lourdes Aranda, alertó que puede haber un desabasto  de harina de trigo y de maíz, lo cual implicaría que precios de productos de consumo del día a día, como el pan y la tortilla, se pueden ver afectados.

“Ya hay serio desabasto en muchas otras industrias, por ejemplo, la acerera, y la industria automotriz ya va entrar hoy en paro técnico porque ya no tienen los insumos necesarios para poder seguir operando”, agregó Aranda, quien sostuvo que una fabricante de tractocamiones ya entró en paro técnico, sin precisar el nombre de la firma.

Hasta el lunes 28 de enero, un total de 252 trenes no habían podido transportar 2.1 millones de toneladas de productos, por lo que cerca de 10,500 contenedores permanecían varados en los puertos de Manzanillo y Lázaro Cárdenas, dijeron asociaciones de firmas ferroviarias y agentes navieros.

Los datos incluyen cifras del consorcio ferroviario privado que opera la red más grande de ferrocarriles de carga de México, que forma parte de la división Transportes del gigante minero Grupo México, y Kansas City Southern.

HASTA HACE UNOS DÍAS LAS PÉRDIDAS ASCENDÍAN A UNOS 14,000 MILLONES DE PESOS (736 MILLONES DE DÓLARES), SEGÚN CÁLCULOS DE LA CONFEDERACIÓN DE CÁMARAS INDUSTRIALES DE MÉXICO.

El comercio exterior también ha sido impactado por los bloqueos, que han afectado al 95% de la industria de buques portacontenedores de 21 líneas navieras y a las empresas que distribuyen por ferrocarril, según la Asociación Mexicana de Agentes Navieros.

Más de 720 contenedores con exportaciones diarias vía ferrocarril desde la Ciudad de México y su zona conurbada están siendo afectadas por los bloqueos, agregó la asociación en un reporte.

La mañana del lunes en su conferencia de prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador llamó a los maestros de Michoacán a tener “conciencia” para que retiren el bloqueo, luego de que el gobierno federal a su cargo transfirió mil millones de pesos al gobierno de Michoacán como apoyo para que la entidad cumpla sus pagos pendientes con los docentes.

“Yo espero que tengan ellos conciencia de que ya se les atendió, y tomen la decisión de liberar las vías, no lo descarto, porque ya no habría motivo, ya sería un capricho y entonces no quedarían bien, serían mal vistos porque, les adelanto, no voy a dar la orden de reprimir al pueblo, no es debilidad, es que me voy a apoyar en la fuerza de la opinión pública; quienes sin razón actúen de esa forma, se van a debilitar mucho como organización”, indicó el mandatario nacional.

Dejo claro también que se trata de un problema de índole estatal y el gobierno federal sólo está apoyando al adelantar participaciones para que cumpla sus pagos pendientes.

Sin embargo, agregó “están ellos pidiendo otras cosas, nosotros no vamos a caer en ninguna provocación. Si son fines políticos no vamos a ceder ni a reprimir, cada quien se va a hacer responsable de sus actos. Cuando hay una actitud de intransigencia, cuando no hay una causa justa por la que se protestas, sino son otras razones, la misma gente se da cuenta y esto no ayuda a ninguna organización”.

Mientras tanto, el gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, informó que decidió acudir ante la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) para que esta determine si le corresponde a su administración o al gobierno federal resolver el conflicto magisterial que vive la entidad.

La iniciativa privada de igual forma se ha subido al tema y ha exigido al gobierno de López Obrador que resuelva los bloqueos de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación en las vías férreas de Michoacán.

“El bloqueo a las vías férreas que operan Kansas City Western de México y Ferromex afecta a cientos de empresas y pone en riesgo miles de empleos. Al final, el que pierde es México. Presidente López Obrador, haga valer el Estado de Derecho. Ya estuvo de tolerar la ilegalidad”, manifestó en Twitter el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Gustavo de Hoyos.

Por su parte, los maestros disidentes, acostumbrados a conseguir lo que desean por medio de ejercer presión, han incrementado sus demandas; ya se dieron cuenta que sin mayor problema y sin siquiera despeinarse les soltaron  mil millones de pesos, y como los expertos chantajistas que son, decidieron incrementar sus pretensiones y subieron la tarifa para exigir ahora  5 mil millones de pesos a fin de liberar el paso de los trenes. Se antoja que son ellos, los maestros, quienes necesitan que alguien les ponga un alto,  aunque ya veremos qué tanto están dispuestos AMLO y el gobernador Aureoles a ceder a las presiones o si deciden de una vez por todas hacer valer su condición de autoridad.

Opinión.salcosga@hotmail.com
@salvadorcosio1

EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario