LA CABEZA DE ROMERO DESCHAMPS

282
0
Compartir

Llamarse Carlos Romero Deschamps debe ser difícil en tiempos del combate al huachicol. El malestar que ha provocado el desabasto de gasolina en al menos 9 estados de la República tras la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) de iniciar un combate directo contra el robo de combustible, conocido como “huachicol”, tendrá que tener consecuencias que logren amainar los ánimos de la gente que se siente afectada por la decisión federal, que si bien es cierto, está a favor de la misma, solo la validarán y justificarán ampliamente si ven rodar cabezas. Los ciudadanos piden la cabeza, principalmente, de Carlos Romero Deschamps, líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana, quien a su juicio, ha fincado su gran fortuna y ha disfrutado de lujos y opulencia a costa del erario público del que ha dispuesto y se ha enriquecido de manera ilícita. 

En las redes sociales hay comentarios que tachan al líder sindicalista de cínico, abusador y corrupto y lo quieren ver tras las rejas. En buscadores, de igual forma, lo describen como un personaje que se ha beneficiado del cargo que ostenta  “Son numerosas las acusaciones en su contra por diversos delitos, incluyendo delincuencia organizada, fraude, extorsión, enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias, entre otros. De acuerdo a diversas fuentes, dichos crímenes han sido frecuentemente cometidos con la complicidad de miembros de la élite política mexicana, indistintamente de su afiliación partidista.

En diferentes publicaciones se ha dado a conocer su lujoso estilo de vida el cual no esconde, hace unos años se supo que gustaba de caros relojes de la marca Aude Piquet, valuados hasta en 7 millones de pesos,  que cuenta con un departamento en Cancún valorado en 18.7 millones de pesos, propiedades en The Bath Club en Miami valuados en más de  110.8 millones.

El ex senador también es dueño de tres yates, dos de ellos los regaló a sus hijos. A Paulina Romero le obsequió el “Indomable” valuado en más de 16.4 millones de pesos, el “Guly” con un costo de  más de 14 millones que entregó a su hijo  y el “Güero” con un valor de casi 28 millones.

En mayo de 2012, su hija Paulina  publicó unas fotografías en su cuenta de Facebook en donde mostraba sus viajes a varias partes del mundo en aviones privados y comerciales. En algunas imágenes aparece paseando en yates acompañada por sus mascotas. También presume sus compras en tiendas exclusivas, como sus bolsas de marca Hermés.

En 2013 se dio a conocer que Deschamps regaló un Ferrari Enzo edición limitada a su hijo José Carlos Romero, para obtenerlo, el comprador debe demostrar que tiene solvencia económica, contar por lo menos con dos autos del mismo tipo, que el país donde se utilice el auto tenga una agencia de esa marca y pasar una prueba de manejo.

Recientemente por internet circuló un video en donde se ve al mismo José Carlos, paseando  en un Ferrari dorado por Mónaco.  El Ferrari 458 Spider tiene un costo aproximado  de más de 26 millones de pesos, además la pintura dorada representa un desembolso de otros hasta 6 mil dólares. Este automóvil se sumó a  un Lamborghini Aventador de 6. 5 millones de pesos.

Romero Deschamps fue reelegido por cuarta vez consecutiva para ser el secretario general del sindicato, en diciembre de 2017 y pretende estar hasta el 2024 en ese mismo encargo,  31 años en el puesto de esta organización que le ha garantizado votos y dinero al PRI.

Sin haber participado nunca en una elección, Romero Deschamps ha sido dos veces Senador de la República (1994-2000 y 2012-2018) y tres veces Diputado federal (1979-1982, 1991-1994 y 2000-2003).

Sin embargo, pareciera que su suerte está a punto de cambiar; el priista se sabe ya perseguido, sabe que está en la mira de los mexicanos y que AMLO se verá, en algún momento, presionado a actuar. Tal vez por ello este viernes los medios de comunicación dieron cuenta de que buscó un amparo esta semana con el que pretende evitar su detención. De acuerdo con información del diario Reforma, la orden judicial fue solicitada el martes pasado contra todos los jueces federales de la Ciudad de México, la Policía Federal, la Agencia de Investigación Criminal y la Policía Federal Ministerial; la solicitud de amparo ocurrió luego de que supuestos agentes comenzaran a buscarlo el fin de semana pasado en las oficinas de sus abogados.

AMLO  afirmó el viernes en su conferencia de prensa matutina que su administración no tiene registrada denuncia alguna contra Carlos Romero Deschamps.

“Entiendo que hay gente que quisiera que se le enjuiciara, pero esto no corresponde a lo que legalmente existe, no hay de parte del gobierno una denuncia, pruebas. No significa impunidad, significa decir la verdad, para que no haya falsa información, rumores de que nosotros estemos persiguiéndolo. No se puede enjuiciar a nadie si no existe una denuncia formal”, expuso.

Sin embargo, medios de comunicación dan cuenta que desde  2006, petroleros adheridos al Sindicato Nacional de Trabajadores de Pemex han presentado denuncias en contra de Carlos Romero Deschamps por los presuntos desvíos de recursos que han dejado diezmada a la organización que representa y que, presuntamente, ascienden a un daño aproximado de 5 mil millones de dólares.

Raúl Romero, de la Sección 34 del SNTPRM, con sede en la Ciudad de México, señaló que la última denuncia presentada en contra de Romero Deschamps fue en marzo de 2018, ante la Procuraduría General de la República.

Por cierto, entre las estrategias del líder sindical, el miércoles circuló en los principales impresos del país un desplegado donde aplaude los ‘esfuerzos’ realizados por el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO), al implementar la estrategia ‘antihuachicol’ o contra el robo de hidrocarburos.

Utilizando su postura de poder, en el comunicado habla en nombre del “Sindicato Petrolero” expresa su solidaridad con el mandatario y aseguró que se suma a los esfuerzos para terminar con la corrupción y garantizar el suministro y distribución del combustible.

Ya se verá de qué le sirve fijar postura, como ya lo mencionaba, Andrés Manuel López Obrador está prácticamente obligado a entregar cabezas para apaciguar el malestar de los mexicanos que han padecido por el desabasto de gasolina. La mejor manera de salir bien librado a los ojos de la población que ha sufrido la escasez del preciado líquido es que se presenten las denuncias, se inicien procesos penales y terminen tras las rejas los responsables de este atraco a la nación. Así que en los tiempos del combate al huachicoleo no debe ser cómodo  llamarse Carlos Romero Deschamps.

EtiquetaCosío
Compartir

Dejar un comentario