HUACHICOLEROS EN LA MIRA DE AMLO

689
0
Compartir

En septiembre pasado dediqué mi colaboración en este espacio para abordar el grave problema que significa la extracción y venta  ilegal de hidrocarburos (huachicoleo), quiénes lo generan, las pérdidas que representan y los posibles responsables. Este jueves, el presidente Andrés Manuel López Obrador anunció que fuerzas conjuntas del Gobierno federal mexicano intervinieron el sistema de monitoreo de Petróleos Mexicanos (Pemex) para detener el robo de combustible, informó que hay tres funcionarios directamente involucrados, que ya están bajo proceso penal y el viernes presentó el Plan Conjunto de Atención a las Instalaciones Estratégicas de Pemex.

En mi exposición manifesté que la extracción de hidrocarburos representa un problema de seguridad nacional e incluso de carácter ambiental, por los riesgos de explosiones en que se coloca a la población civil a causa de las tomas clandestinas y que no  son pocos los accidentes que se han registrado incluso en Jalisco a causa de este delito.

Dije también que era muy probable que los delincuentes no actuaran solos, ya que para poder instalar una toma clandestina se requiere saber cuándo pasa cierto tipo de combustible por el ducto y a qué hora: si se perfora un ducto mientras circula alguna sustancia es casi seguro provocar un accidente, el cual ocurre casi siempre a manos de ladrones inexpertos.

Entre otras cosas, advertí que el mercado ilegal representa una fuente importante de ingresos a los carteles de la droga en México, pero que tampoco podíamos descartar que algunos malos funcionarios participaran con su complacencia de estos beneficios, ya que no se observaban grandes esfuerzos por frenar estas prácticas que continúan a la alza.

Este viernes, el presidente afirmó que  ex directores de Pemex sabían del robo aunque carece de pruebas para decir que participaban.

AMLO anunció que Fuerzas de la Marina, del Ejército, de la nueva administración de Pemex y de la Procuraduría General de la República (PGR) participan en un operativo para frenar el robo. Otras dependencias también toman parte de este programa.

López Obrador dijo que sólo el 20 por ciento de los combustibles que se roban a Pemex es por medio de “ordeña” de pipas, y el resto es “de arriba”, es decir, desde adentro del mismo Gobierno. El Jefe del Ejecutivo dijo que la ordeña es “sólo una pantalla”.

El titular de la Secretaría de Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval González, especificó que en el plan conjunto participan 15 instituciones del Gobierno federal. El Ejército y la Marina han establecido vigilancia en 58 instalaciones consideradas como estratégicas. Entre ellas se encuentran seis refinerías, 39 terminales de despacho y almacenamiento, estaciones de rebombeo y el Centro de Control México. Dentro del plan se identificaron puntos como controlar acceso a instalaciones, vigilar el cuarto de control y los tanques verticales.

De acuerdo a una publicación de Sin Embargo, el encargado del despacho de la Procuraduría, Alejandro Gertz Manero, dijo que el robo de combustible “se manejaba desde adentro” y no desde afuera. Estableció que “había un grupo de individuos que estaban a cargo de este sistema”, quienes ya son investigados por las instituciones de seguridad del país. Agregó que por lo menos tres personas son las investigadas por la sustracción de la gasolina.

Andrés Manuel ha afirmado que se trata de una fuga de dinero público, un robo a bienes de la nación, al dinero de todos los mexicanos; un robo que el año pasado significó en términos generalas una pérdida para Pemex del orden de 60 mil millones de pesos. Aseguró que con el monto perdido este año, se alcanzaría para financiar el 40 por ciento de una refinería y con las pérdidas de tres años se podría pagar una refinería nueva. En el Reino del huachicol: cada día, 500 camiones cargan gas LP a 25 minutos del zócalo de Puebla.

López Obrador indicó que el año pasado se robaron diariamente más de 600 pipas, que se estiman eran de 15 mil litros cada una, lo que representa una cantidad de alrededor de 200 millones de pesos diarios. “Si pensamos en 600 pipas diarias, pues no estamos sólo hablando del llamado ‘huachicol’, la ordeña de ductos: estamos hablando de un plan que tiene vinculación al interior del gobierno y que se apoya en un sistema de distribución de combustibles; porque no es fácil, distribuir y vender 600 pipas diarias de gasolina”.

El Presidente igualmente dijo que había algunas áreas dentro de Petróleos mexicanos que eran administradas por trabajadores sindicalizados y por ende no se podía tener acceso a ellas. “Hay información de que un algunas áreas no podía entrar Pemex, la autoridad, porque eran áreas reservadas o estaban conducidas, administradas por trabajadores sindicalizados, pero eso ya se resolvió, nada más se les informó a los dirigentes sindicales que Pemex y el Gobierno federal y las Fuerzas Armadas iban a cuidar instalaciones estratégicas. En este plan no hay ninguna zona reservada ni ninguna área donde no se pueda intervenir”.

López Obrador informó que dos área fueron intervenidas en la primera etapa de este plan y dijo que la zona centro del país es en donde se registran más robos. “Un área que se intervino fue la de monitoreo porque se comprobó que se estaban violando la normas hay un sistema para conocer la presión de los autos y hubo un día en que no se procedió a cerrar válvulas. Otro hecho es de que se detuvo a un transportista que entraba y salía a una refinería. Lo demás no podemos darlo a conocer porque están abiertas las investigaciones”.

El tabasqueño aseguró que desde sexenios pasado se sabía del robo de combustible en Pemex pero las administraciones pasado hicieron caso omiso. “Desde hace tres sexenios sabían del robo, pero desde el 2000-2003 se aceptaba que se robaban 12 mil millones de pesos y ahora estamos hablando de más de 60 mil millones de pesos, es decir, ha ido creciendo sin que se haga nada”.

Octavio Romero Oropeza, director de Pemex, explicó que el promedio diario de combustibles ascendió a 30 mil millones en 2016; 50 mil millones en 2017 y alcanzó a 66 mil millones de pesos en 2018. Indicó que desde el pasado 20 de diciembre se inició este plan conjunto para el combate al robo de hidrocarburos y se intervino el sistema de control de ductos de Pemex; hubo una intervención, el día 20, hubo una remoción de funcionarios que fueron consignados ante las autoridades.

Oropeza señaló que el 21 de diciembre de este año se realizó una operación al interior de Pemex, que incluyó remoción de funcionarios e intervención en el sistema de control de ductos, y se observó una reducción en el robo de combustibles. “Se observa claramente que el 21 de diciembre de 2016 se robaron 78 mil barriles, en el 2017 fueron 70 mil, y este año, ya después de la intervención, fueron 43 mil. El día 22 de diciembre, repitiendo el mismo comparativo, observamos que en diciembre de este año fue el día que menos combustible se robaron en este día”.

El huachicoleo y los huachicoleros habían conformado una industria imparable, incontenible, y se manejaron en total libertad. Estamos ciertos que esta intervención ordenada por el Ejecutivo debe, sino terminar de tajo con este ilícito, sí propinar un duro golpe a este sector. Se dijo que hay tres funcionarios involucrados que están bajo proceso penal, pero también ellos deben tener un jefe y deben rodar cabezas “de las de arriba” como aseveró el propio AMLO, porque no nos podemos conformar con que se vuelva a empezar de cero y quienes “robaron y saquearon a la nación” queden impunes.

Opinión.salcosga@hotmail.com
@salvadorcosio1

Compartir

Dejar un comentario