Fugas, errores y negligencia

Compartir

Después de la tragedia ocurrida en Tlahuelilpan, Hidalgo, al explotar un ducto de Pemex, la cifra de muertos ha incrementado de manera considerable, hasta ahora se han contabilizado 79 fallecidos, según informó el Secretario de Salud federal, Jorge Alcocer.

Después de que los trabajadores de Pemex pudieran apagar el fuego, los cadáveres empezaron a verse con más frecuencia, pues gran cantidad de cuerpos calcinados fueron encontrados junto a la zanja que se hizo para perforar el ducto. Momentos de profunda tristeza atravesaron los familiares de las víctimas, quienes fueron hasta el lugar de la explosión para que se les aplicaran pruebas genéticas y así tratar de relacionarlos con los cuerpos encontrados.

Cabe mencionar que la autoridad federal fue cuestionada respecto a su participación en el momento de la explosión, se les reprochó respecto al por que no detuvieron a los ciudadanos que se encontraban en el lugar.

Cresencio Sandoval, Secretario de la Defensa Nacional, informó que se dio órdenes para que no se detuviera a los pobladores.

La gente se acercó para tomar gasolina. A las 16:50 horas del viernes 18 de enero, Pemex reportó una toma clandestina en el kilómetro 226 del ducto Tuxpan-Tula, en la localidad de San Primitivo del municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo. Decenas de pobladores, al ver brotar el combustible, en un chorro que alcanzó hasta los seis metros de altura, se aproximaron para tratar de llevárselo en bidones.

Una escena que se ha vuelto recurrente, en diferentes estados del país, con los casos de ordeña de ductos, aunque esta vez los acontecimientos derivaron en una explosión que cobró la vida a decenas de personas, mientras un centenar más resultaron heridas.

De acuerdo con el gobernador de Hidalgo, Omar Fayad, tras el reporte de Pemex las Fuerzas Armadas acudieron “inmediatamente” y “después de las 17:00 horas” ya se encontraban en la zona donde se registró la toma clandestina, que está a unos 13 kilómetros de la refinería de Tula. También llegó personal de Seguridad Pública del municipio, la Agencia de Seguridad Estatal, personal de Protección Civil y Bomberos.

Ahí, según Fayad, la acción de autoridades locales y militares fue tratar de persuadir a la gente, para que se retirara del lugar, porque corría peligro al estar en contacto con el combustible. Pero la mayoría ignoró ese llamado.

A las 18:50 horas, las autoridades de Hidalgo ya tenían confirmado que hubo una explosión, que dejó decenas de personas lesionadas. Transcurrieron al menos un par de horas, entre el reporte de Pemex al Ejército sobre la fuga de hidrocarburo (16:50 horas) y la explosión; tiempo en que la gente estuvo acopiando gasolina en garrafas, algunos incluso haciendo uno o dos recorridos, para llevarse la mayor cantidad posible, de acuerdo con testimonios. De ahí que las autoridades estén severamente cuestionadas por no haber tenido la capacidad para desalojar a los pobladores que se arremolinaron en el lugar, pudiéndose así haber evitado la tragedia.

Los horarios mencionados son los que dio el gobernador de Hidalgo en conferencia conjunta con autoridades federales, aunque medios de comunicación internacionales citaron el testimonio de un militar, mencionando que el ducto fue detectado por una patrulla del Ejército desde las 14:oo horas. El secretario de Defensa, Luis Cresencio Sandoval, dijo en conferencia de prensa que el oficial del Ejército que se encontraba al mando de la base de operaciones, encargada de revisar esa zona de ductos de Pemex, tenía 25 elementos bajo su mando, y que detectaron la toma clandestina en Tlahuelilpan “todavía en un momento que no tenía mucha salida el combustible”.

Según el reporte que le dieron al titular de Sedena, “había algunas personas ahí, cercanas a la toma”, y “poco a poco fue incrementando la salida de combustible en el ducto en la toma clandestina hasta llegar a alcanzar seis o siete metros de altura”.

Cuando empieza a incrementarse esta salida del combustible del ducto también se reúne una mayor cantidad de personas; informa el oficial  que había entre 600 y 800 personas que empezaron a llegar ahí, al área de la toma.

Según lo explicado por el secretario, cuando llegó la presencia militar a la zona de la toma clandestina, “había algunas personas”, y luego, al observar cómo brotaba el combustible, se congregó más y más gente, hasta ser unas 800. Entonces los elementos del Ejército buscaron persuadir a los habitantes, para que se alejaran, sin tener éxito.

Cresencio Sandoval aceptó que la cantidad de pobladores “obligó” a los 25 elementos del Ejército a hacerse a un costado, aunque no explicó por qué en ese lapso de tiempo no llegaron más militares para reforzar la acción. El titular de Sedena también detalló que no detectaron que los habitantes que acudieron por el combustible tuvieran algún tipo de arma.

En cuanto a otras corporaciones, el gobierno de Hidalgo solo indicó que había acudido personal de Seguridad Pública del municipio, la Agencia de Seguridad Estatal, personal de Protección Civil y Bomberos, aunque sin detallar la cifra de elementos.

Sin embargo y frente a la posible negligencia de militares y autoridades, el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, consideró que fue correcta la actuación del Ejército.

“La actitud, la acción del Ejército fue correcta, les diría yo que oportuna. No es fácil ante una multitud hacer prevalecer el orden, aun explicando sobre los riesgos”, mencionó el mandatario federal.

“En el caso de que se hubiese pedido auxilio, no se hubiese logrado  mucho, porque todo esto se da también de repente, llega muchísima gente y hay el antecedente que cuando se dan estos casos no se respeta  ni siquiera a los elementos del Ejército, se enfrenta la población. Hay otros casos sobre esto”.

El 13 de enero pasado, se reportó el caso de 10 militares que fueron retenidos durante varias horas por pobladores de la localidad de Santa Ana Ahuehuepan, en Tula, Hidalgo, al realizar un operativo contra el robo de combustible.

El ducto Tuxpan-Tula, en el que se dio la toma clandestina que derivó en la explosión en Tlahuelilpan, es muy importante porque surte a la refinería de Tula con gasolinas o con componentes para la gasolina.

Según reportes, el ducto Tuxpan-Tula estaba suspendido desde el 23 de diciembre, y hasta el 16 de enero había sido reactivado, para el “proceso de empaque” de gasolina Premium y el componente llamado MTB. Funcionarios de Pemex explicaron que cuando detectaron actividad irregular en el ducto Tuxpan-Tula, se redujo la presión aplicando los protocolos correspondientes, aunque no detallaron la hora en que se realizó el cierre de válvula.

“SE VENÍA OPERANDO A 20 KILOGRAMOS DE PRESIÓN, Y CUANDO OCURRE ESTO, LA SUSPENSIÓN Y EL CIERRE EN LA VÁLVULA, YA SE QUEDA EN APRÓXIMADAMENTE CINCO O SEIS KILOGRAMOS DE PRESIÓN”, MENCIONARON.

Tras los tristes y lamentables sucesos ocurridos, el desabastecimiento de gasolina que sufre México por el sistemático robo de combustible ha situado en el punto de mira a la icónica empresa estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), acuciada por la histórica corrupción interna y la caída de la producción.

Petróleos Mexicanos (Pemex) es una empresa estatal productora, transportista, refinadora y comercializadora de petróleo y gas natural de México que fue fundada en 1938 por el presidente izquierdista Lázaro Cárdenas, quien nacionalizó el sector petrolero.

Tras casi ocho décadas de monopolio estatal, el presidente Enrique Peña Nieto (2012-2018) abrió el sector a la iniciativa privada y aplicó planes de austeridad y de recorte de personal a la empresa.

Pemex, que perdió 1,227 millones de dólares en los primeros nueve meses del año pasado, genera cerca del 20 % de los ingresos totales del Gobierno mexicano.

El ‘huachicoleo’ se refiere a la extracción ilegal de combustible que se transporta por la red y que ocasiona pérdidas de uno 3,400 millones de dólares anuales.

Antes de venderlo, las personas que se dedican a esta actividad combinan el hidrocarburo con agua o una especie de aceite para hacerlo rendir y así obtener mayores ganancias al venderlo al consumidor.

Toma su nombre del Huachicol, una bebida adulterada derivada del tequila que es rebajada con alcohol de caña y luego vendida, pese a su mala calidad.

Vale recordar que para evitar el robo de combustibles, el gobierno de López Obrador, que asumió el poder el 1 de diciembre, implementó un cambio en el modelo de suministro de Pemex, que conllevó cerrar conductos y transportar el hidrocarburo por camiones cisterna, conocidos como “pipas”.

Esta modificación ha provocado desde hace más de 15 días problemas de abastecimiento en al menos diez estados y en Ciudad de México, así como el cierre de estaciones de servicio y filas de varias horas en las gasolineras.

La crisis ha causado un déficit de 93,000 barriles diarios de gasolinas aunque el robo se ha reducido drásticamente, de 126,000 a unos 3,000 barriles diarios, según informó Pemex.

El fondo es que funcionarios de Pemex habrían tolerado, o incluso participado coaligados con los huachicoleros durante años en el robo de combustible para revenderlo en el mercado negro y lavar dinero.

El nuevo Gobierno mexicano anunció la apertura de una investigación contra una quincena de funcionarios y el cierre de sus cuentas bancarias tras detectar el blanqueo de unos 523 millones de dólares del robo de combustibles.

Además, sobre la empresa pesan otras grandes acusaciones de corrupción, por ejemplo en contra del que fuera director general entre 2012 y 2016, Emilio Lozoya, por su supuesta vinculación en el caso Odebrecht.

El poderoso Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), con más de 100,000 afiliados, ha tenido tradicionalmente una gran influencia política y ha recibido críticas por la falta de transparencia en cuanto a sus recursos.

Su actual líder, Carlos Romero Deschamps, propietario de una mansión valorada en seis millones de dólares, tramitó el 9 de enero un amparo para que se suspenda cualquier orden de aprehensión en su contra a raíz de la crisis del huachicol.

Un día después, el líder sindical encomió en un desplegado publicado en diarios “la valiente lucha contra la corrupción en Pemex” emprendida por López Obrador.

Sin embargo, el presidente Andrés Manuel López Obrador envió una nueva advertencia al líder del sindicato petrolero, al asegurar que si hay investigaciones oficiales en contra del sindicalista estas continuarán.

Durante su conferencia de prensa de la mañana de este domingo, en la que dio a conocer más información sobre la explosión del ducto en Tlahuelilpan, Hidalgo, López Obrador fue cuestionado sobre si su gobierno continuará con las indagatorias que, según investigaciones periodísticas, pesan sobre el también político priista por posible robo de combustible.

Una investigación periodística publicada por un rotativo nacional apunta a que Romero Deschamps robó hidrocarburos a través de pipas. En particular, señala la posibilidad de que lo haya hecho de la refinería de Azcapotzalco, al norte de la capital del país.

“Si existen investigaciones en contra de dirigentes sindicales, que sigan su curso, (estas) no se van a detener”, dijo el presidente al respecto.

En esa línea, adelantó que solicitará toda la información relacionada con investigaciones judiciales abiertas contra el líder del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana.

En diciembre, cuando presentó la estrategia para combatir el robo de hidrocarburos, el presidente mencionó que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, habló con Romero Deschamps y le advirtió que no se le tolerará a nadie incurrir en esta práctica, fuese empleado de alto nivel o sindicalizado.

A inicios de este año, cuando el plan contra el huachicol comenzó a tener repercusiones, Romero Deschamps, quien se ha mantenido como dirigente del STPRM desde 1993, salió en defensa de la estrategia del gobierno federal.

“Se está limpiando el modelo de suministro. Esto afecta temporalmente al consumidor, es un costo pequeño para transformar Pemex. El gobierno está haciendo lo correcto. El sindicato apoya el cambio”, dijo entonces. Habrá que ver, que es lo que le falta por decir.

opinion.salcosga@hotmail.com

@salvadorcosio1

Compartir

Dejar un comentario