EL DESTAPE DE ENRIQUE ALFARO

1421
0
Compartir

Enrique Alfaro Ramírez decidió iniciar su maratón de aspiraciones presidenciales con una toma de postura teatral contra Andrés Manuel López Obrador, cuando ninguno de los dos asume todavía su encomienda constitucional.

El acto de apertura aspiracional tempranero, con el apoyo de ora sí que los actores del sector empresarial y político local -incluyendo en primer plano las huestes de Raúl Padilla López- buscó y logró atraer la atención nacional, sobre todo al tratarse de una coordinada aparición mediática junto a doce gobernadores panistas, oh casualidad.

De todos es conocido que desde hace años no se mueve ni la hoja de la rama más lejana del tronco de MC Jalisco sin que sea debido a que Alfaro sopló.

Ay de aquellos críticos (a los que se les guarda su expedientote) si osan contrariar su línea mediática, ay de aquellos funcionarios que ¿le deben? el cargo si osan contrariar su voluntad omnímoda, de la que emergen todos los preceptos y soluciones conforme sea la temporada política en curso.

Por eso llama la atención que este político jalisciense que dice venir a refundar la historia estatal y que impondrá, por ejemplo, como fiscal “autónomo” a un panista con los antecedentes de torturador de Gerardo Octavio Solís Gómez -apalancado en el lavado de manos sobre el tema que hizo el Comité Social del Sistema Estatal Anticorrupción-, ahora se enarbole como un federalista, un cuasi gobernador que defiende la descentralización de los poderes y los recursos públicos, como si él le aflojara un ápice a la correa con que sujeta a los suyos.

La cargada empresarial y política jalisciense durante la declaratoria de guerra alfarista al Peje es sintomática de lo que le da comezón a Alfaro, así varios de los que acudieron a la convocatoria de entrada ni siquiera supieran a bien de lo que se trataba.

A esa cargada muy local, se debe sumar la de los doce gobernadores panistas que ¿coincidieron? en tiempo y espacio en su carta contra AMLO, por supuesto impelida por el fuego libertario y democrático de los federalistas new age.

En realidad se trata de la muy temprana reedición del fracasado frente que encabezó Riqui Riquín Canallín en busca de la presidencia, en particular luego de que en los dos primeros días de la FIL hasta el jeque de jeques RPL perdió el pudor y, anfitrión grosero con Olga Sánchez Cordero a un lado en el presidium, casi pidió que AMLO sea quemado en leña verde por su visión contraria a la modernidad que ellos, los iluminatis (con sacerdotisos de El Yunque y el Opus Dei), representan.

A su lado, muy a-zu-lado, Alfaro sonreía ante la gracia del espaldarazo padillista, aplaudido a rabiar por cientos de funcionarios universitarios que llenaron el salón inaugural de la FIL. “¡Bravo, bravo, bravísimo!”.

En la FIL de Padilla no faltó el foro federalista por supuesto, claro que no.

Más próceres nacionales en él, con Alfaro como sonriente prepreprecandidato: el muy independiente intelectual Héctor Aguilar Camín, el gobernador panista Javier Corral también aprovechando la pasarela, la dilecta priista Beatriz Paredes quien habló del fraude de las consultas populares, el no menos nacionalista Jorge Castañeda viendo por los intereses de México, hasta Cuauhtémoc Cárdenas dios mío.

Luego desayunos, comiditas con cortes argentinos, Alfaro grillando con Corral, los dos góbers suspirantes por la presidencial 2024, ahora amigos arrobados en sus mutuas virtudes, mañana adversarios por encabezar el frente interpartidista antipeje que buscará sacar al país de las catástrofes derivadas del error de julio del 2018.

¿Qué Alfaro dijo que no buscará ser candidato presidencial? Jajajaja. También dijo que Tlajomulco era territorio libre de Raúl Padilla. También fue del PRI, del PRD, de MC y se dice político apartidista.

PARTIDIARIO

Olga Olga Olguita.– La ya muy próxima secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, la única invitada del próximo gobierno federal a la FIL de Padilla, se apartó del grupo de políticos locales en cuanto participó en el corte de la cinta inaugural. De mi lo intentó pero no pudo y logré entrevistarla. Me dijo que si los gobernadores del frente unidos contra el Peje y a favor de Alfaro o Corral están inconformes con los superdelegados, con la guardia nacional y con el marcaje personal desde la federación, pues que elaboren una controversia constitucional y deroguen la ley, que ella, Andrés Manuelovich y todo el buró chairolastra, acatarán la resolución…

Y ya con esta.– También platiqué aunque más largo y tendido con Juan Villoro, tal vez el intelectual y escritor mexicano más conocido actualmente, y me habló sobre sus esperanzas y temores acerca de la llegada de Andrés Manuel López Obrador a la presidencia. Dijo que el paréntesis entre la elección y la toma de posesión de AMLO, lo hace mantener una mezcla “todavía equilibrada entre la esperanza y la preocupación” y que se vislumbran las bases para hacer la transformación necesaria del país pero a la vez se han evitado los consensos necesarios para lograrlo y, de julio a la fecha, “hemos ido de sorpresa en sorpresa”…

Compartir

Dejar un comentario